Hedy Lamarr, la ingeniera de Hollywood que inventó el Wifi

Hedy Lamarr. /Wikimedia Commons

Si la semana pasada recordábamos al inventor del código TCP-IP que permitió la creación de Internet, hoy agradecemos a la heroína que contribuyó a hacer del mundo un lugar mejor, en los años 30, desarrollando un sistema de comunicación que es la base del WiFi, el Bluetooth y otras tecnologías actualmente en uso. Con todos ustedes, la ingeniera y actriz Hedi Lamarr.

Lamarr fue una estrella del celuloide, pero incluso antes de entrar en la industria del cine, esta científica vivió una vida de película: nació en Viena (Austria) en 1914 con el nombre de Hedwig Eva Maria Kiesler, hija de un banquero y una pianista judíos convertidos al catolicismo. Desde pequeña destacó por su inteligencia y fue considerada por sus profesores como superdotada. Empezó sus estudios de ingeniería a los 16 años, pero tres años más tarde, el 1933, los abandonó atraída por la farándula, así que empezó en el teatro berlinés como alumna del director Max Reinhardt.

A los 18 años, se casó con un poderoso empresario armamentístico austríaco, Friedrich Mandl que tenía contactos con la cúpula del nazismo y era un notorio fascista en Austria. Lamarr fue prácticamente una reclusa en su casa durante los cuatro años que duró su matrimonio, hasta que, en 1937, huyó a París usando una maniobra digna de una película de suspense: cambió de criada para elegir a una que se pareciera a ella, ensayó sus gestos y su manera de andar, le administró un sedante, se puso su ropa y logró escapar sin ser vista hasta la estación de ferrocarril. "Había jugado a tenerme prisionera. Yo jugué a escaparme. Él perdió", contó la actriz en su sórdido libro de memoras Extasis y yo (Notorious Ediciones).

Cuando los alemanes llegaron a Francia, huyó a Londres, donde conoció a Louis B. Mayer, presidente por aquel entonces de Metro Goldwyn-Mayer, quien le ofreció un contrato de siete años en Hollywood. Ya en el continente americano, Lamarr, conocedora de los horrores del régimen nazi, ofreció al gobierno estadounidense toda la información confidencial de la que disponía gracias a los contactos de su exmarido. Pero su trabajo como actriz también le aburrió rápidamente. Por esto, decidió desempolvar su interés por las ciencias aplicadas.

Cartel de la película 'Éxtasis', 1933. /Wikimedia Commons

En su trayectoria como ingeniera,conoció al compositor George Antheil con el que creó, en 1942, un sistema de detección de torpedos teledirigidos enviados por las tropas aliadas, inspirado en el funcionamiento de una pianola. Según la idea de Lamarr, si era posible hacer que tanto el transmisor como el receptor saltaran simultáneamente de frecuencia a frecuencia, cualquiera que intentara interrumpir la señal no sabría dónde estaba. Finalmente no se usó a lo largo de la II Guerra Mundial, pero sí lo aplicó el ejército de EE. UU. en 1962, durante la crisis de los misiles en Cuba.

La misma técnica se incorporó en alguno de los ingenios utilizados en la guerra de Vietnam y, más adelante, en el sistema estadounidense de defensa por satélite (Milstar), hasta que en la década de 1980, el sistema vio sus primeras aportaciones en ingeniería civil, y, con la irrupción masiva de la tecnología digital, permitió implantar la comunicación de datos WiFi.

Lamarr desarrolló otros inventos: una versión mejorada de los semáforos y una pastilla para crear una bebida gaseosa. Sin embargo, su faceta como científica e inventora tardaría en verse reconocida. Murió el 19 de enero de 2000, en Florida (EE.UU.). El 9 de noviembre, onomástica de su nacimiento, se celebra, en su honor, el día del inventor.

Por cierto, Lamarr fue la primera mujer que protagonizó un desnudo y simuló un orgasmo en la historia del cine, en la película que da título a su biografía (Éxtasis, Gustav Machatý, 1933). Además de ser considerada la mujer más bella del cine. Por si alguien sigue pensando que intelecto y belleza están reñidos.

Beatriz de Vera
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de
 Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.