Científic@s ilustres

Vidas que cambiaron el mundo

Charles Darwin: el naturista que cambió la historia natural con un único viaje

Charles Darwin. /Wikipedia

Charles Darwin fue un naturalista británico del siglo XIX, que ha alcanzado un puesto de honor en la historia de la ciencia gracias a sus estudios sobre la evolución de las especies, que fueron fundamentales para hacerle frente a las tesis defendidas por la iglesia cristiana. Nació el 12 de febrero de 1809 en Shropshire, Inglaterra. Con una afición muy precoz por la biología, en 1825, Darwin comenzó a trabajar como aprendiz de médico junto a su padre, y cuando tuvo edad suficiente, acudió a la Universidad de Edimburgo (Reino Unido) a estudiar medicina, pero abandonó las clases. Sin embargo, aprendió taxidermia y más tarde comenzó a colaborar en diversas investigacionescon animales.

Como no parecía mostrar interés por los estudios, su padre lo envió a estudiar letras a Cambridge (Reino Unido), con el objetivo de que se convirtiera en pastor anglicano. Pero en 1831 llegó el momento que cambiaría su vida, y probablemente también la historia de la naturaleza. Ese año Darwin embarcó como naturista en la segunda expedición del HMS Beagle, que zarpó de Plymouth el 27 de diciembre de 1831 al mando del capitán Robert Fitz Roy. El navío pasó, durante cinco años, por Brasil, Chile, las Galápagos, Australia y la punta Sur de África. Su misión era cartografiar la región, pero también se dedicó a tomar nota de todos sus hallazgos, recopilando ejemplares.

En Punta Alta, Argentina, en 1832 se encontraron fósiles de grandes especies extintas al lado de bivalvos extintos más recientemente y ahí comenzó a vislumbrar la posibilidad de que algunas especies se transformasen en otras, como medio para explicar como se distribuía geográficamente diferentes especies similares. Estos hallazgos fueron la primera evidencia que se acercó a la capacidad de las especies y fue el inicio de su teoría de la evolución defendida en El origen de las especies, publicado en 1859. Hoy en día, este libro sigue siendo una obra de referencia.

Pintura de Conrad Martens sobre la expedición del HMS Beagle. /Wikipedia

Tras su vuelta a Inglaterra en 1836, Darwin era una celebridad entre los científicos por su observación y recolección de especímenes. Durante años, sus investigaciones y hallazgos en el campo de la ciencia le valieron diversos reconocimiento. En 1854 ya había asegurado que las diferencias entre las especies se debían a su adaptación a unos entornos naturales en función de sus necesidades de supervivencia.

Sus obras, rompedoras en su momento, hoy siguen siendo de referencia en materia de evolución, aunque no es posible ignorar el tinte racista y machista que las empaña. Consideraba a todas las mujeres, y a los hombres de otros pueblos, como los indígenas que encontró en Argentina, individuos inferiores y así lo hizo notar en sus publicaciones. El científico no volvió a salir de expedición, porque catalogar e interpretar la cantidad de muestras y de información que había traído consigo fue labor de toda una vida. Finalmente, falleció de una a trombosis coronaria el 19 de abril de 1882.

Redaccion N+1

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista  N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​​​​​

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.