La gran divergencia

El concepto de la gran divergencia le pertenece al politólogo estadunidense Samuel Huntington. Usualmente, la frase describe las diferencias en el despegue de los índices de desarrollo de los países después de la revolución científica, el mismo que permitió a Europa y Occidente convertirse en los líderes del mundo. Por qué ocurrió en Europa y no, por ejemplo, en China, que hasta el siglo XVIII estaba a la par o incluso por delante de muchos de sus ‘rivales’. La materia ha sido objeto de estudio de historiadores, sociólogos, politólogos y economistas.

Cada una de estas ciencias humanas, en la búsqueda de las causas de la gran divergencia, se enfrentó situaciones tipológicamente similares, aunque a pequeña escala. Regiones, países y ciudades apenas distinguibles en cierto momento  se diferenciaron tanto que hoy es casi imposible de creer lo distanciados que están en lo que se refiere a desarrollo.

Algunos ejemplos de esta gran divergencia son conocidos: similares en cuanto a PBI, Suecia y Argentina optaron por distintos estilos hacia el desarrollo a inicios del siglo XX convirtiéndose en países cualitativamente distintos en lo que respecta, precisamente, al desarrollo. Quien mire desde el espacio podrá entender, sin leer docenas de libros de historia, qué es lo que dicen los niveles de electrificación de Corea del Sur y Corea del Norte sobre los regímenes políticos que las han conducido. Erigido por 28 años, el muro de Berlín generó una serie de cambios en la inicialmente homogénea sociedad alemana que hasta hoy hacen eco. Los expertos explican las razones para estas discrepancias en formas distintas: instituciones especiales (Acemoglu&Robinson); dos tipos de relaciones sociedad-estado (North&Weingast), valores y características socio-culturales de la población (Inglehart&Welzel). Argumentos similares son atribuidos a los fracasos económicos de Rusia, aunque a menudo queda la sensación de que las explicaciones no son suficientes. ¿Es posible explicar la situación actual de la herencia soviética o el síndrome post imperial? ¿Cuáles fueron los momentos o tópicos en que Rusia tomó el camino erróneo? ¿Tiene esta potencia la opción de hacerlo de otra manera?

El objetivo del proyecto La Gran Divergencia, de N + 1,  es intentar hallar causas y recetas que siempre funcionarán, y el ejemplo de siete ejemplos originales para mostrar cómo, en una situación dicotómica en particular en la que había condiciones similares al inicio, ciertas decisiones –algunas al azar– acaban dando resultados de largo plazo para nada obvios.

Casos de vecinos directos como Haití y la República Dominicana son constantemente comparados en las Ciencias Políticas. Malasia e Indonesia, o acaso Vietnam del Norte o Sur demuestran que la gran divergencia puede ahora ser mostrada como lección a sociedades que buscan su propio modelo de desarrollo.

Con estos ejemplos no se pretende hallar la fórmula mágica para la interpretación de eventos pasados y la búsqueda de modelos exitosos. Lo crucial podría estar en hechos ‘ocultos’ y al mismo tiempo totalmente obvios.

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.