Corea del Norte detonó bomba H

Cómo funciona y por qué es tan destructiva

"Ivy Mike", la primera arma termonuclear probada por EE.UU. en 1952, dejó este hongo destructivo en el campo de pruebas del atolón de Enewetak, en el Pacífico Norte. Ayer, Corea del Norte probó un arma similar (Flickr). 

El Servicio Geológico de los EE.UU. registró durante el último domingo un sismo de 6,3 grados cerca al mediodía (hora local) cerca de la localidad norcoreana de Kilju, situada a más de 20 km de la costa del país. El remezón incluso fue registrado por sismógrafos en Nottingham, Reino Unido. Pyongyang solo ha emitido una comunicación oficial al respecto señalando que el ensayo había sido exitoso, mientras que la mayoría de medios de comunicación y especialistas alrededor del mundo coinciden en afirmar que el temblor fue causado por una explosión subterránea de prueba, con la que el gobierno de Kim Jong-un ha querido evaluar el desempeño de una bomba de hidrógeno.

Estos explosivos emplean las leyes de la física, como las bombas nucleares convencionales, a fin de generar la mayor cantidad de energía en una onda destructiva a partir de la manipulación de los núcleos. Sin embargo, diferencias en los principios físicos empleados y el poderío demoledor de cada una separan a la bomba H de la detonada sobre Nagasaki o Hiroshima, por ejemplo.

Jugando con los núcleos atómicos

Empecemos por referirnos a dos conceptos básicos sobre reacciones físicas en cadena: fisión nuclear y fusión nuclear.    

La fisión nuclear consiste en dividir núcleos atómicos pesados en fragmentos de masa casi equivalente. En el caso de las bombas atómicas convencionales, se parte de la división de un núcleo de uranio o plutonio, con un neutrón libre chocando con un núcleo de estos materiales. El proceso libera importantes cantidades de energía pero además libera más neutrones (2 a 3 por cada núcleo atómico dividido). Los neutrones liberados continúan actuando sobre otros núcleos atómicos, dividiéndolos y haciendo de la fisión una reacción en cadena. Si bien esta es empleada en medios controlados, como reactores nucleares, para producir energía, en un contexto como el de una bomba atómica el poder desencadenado solo tiene un fin destructivo.

La fusión nuclear más bien causa el amalgamamiento de los núcleos atómicos. Pero ello se logra mediante la unión de núcleos ligeros a altas temperaturas, para formar núcleos más pesados. El proceso, al igual que el de fisión, libera masivas y mayores cantidades de energía, aunque ello ocurre con ciertas variantes. La fusión, que es el principio puesto en la práctica cuando hablamos de la bomba de hidrógeno, es lograda a partir de isótopos de este gas, que no son sino núcleos atómicos del mismo elemento aunque con unos neutrones extras. A partir del hidrógeno, y para construir una bomba, el deuterio y el tritio son los isotopos preferidos. Conservan el mismo número atómico que el gas que nos rodea (su número de protones alrededor del núcleo no cambia), pero su número de masa varía por los neutrones extra.

La bomba en detalle

Así las cosas, la bomba H es lo que se conoce como un explosivo de dos etapas, pues para fusionar núcleos primero los divide. Entonces, la primera parte de la explosión consiste en una fisión nuclear como ocurre con una bomba atómica convencional; ello eleva la temperatura a los niveles que el deuterio y el tritio necesitan para iniciar la fusión. De ahí que también se conozca a estos explosivos como armas termonucleares. La fisión y ola de calor generada por los rayos X producidos da pie al inicio de la fusión y consecuente destrucción.

El portal How stuff Works explica en detalle el mecanismo: “Imagine que dentro de la carcasa de la bomba hay otra bomba de fisión de implosión con una envoltura cilíndrica de uranio-238. Dentro de la envoltura está el deuterio de litio (combustible) y una barra hueca de plutonio-239 en el centro del cilindro. Separando el cilindro de la bomba de implosión está un escudo de uranio-238 y espuma de plástico que llena los espacios restantes en la carcasa de la bomba”.

La reacción que causa el mecanismo ocurre en 600.000 millonésimas de segundo, aunque no por ello deja de ser compleja y consistir en una serie de procesos coordinados:

1. La bomba de fisión implosiona, emitiendo rayos X.

2. Estos rayos X calientan el interior de la bomba y su envoltura; el escudo evita la detonación prematura del combustible.

3. El calor hace que la envoltura se expanda y queme, ejerciendo presión hacia dentro contra el deuterio de litio, que se comprime aproximadamente 30 veces.

4. Las ondas de choque de compresión inician la fisión en la barra de plutonio.

5. La barra de fisión emite radiación, calor y neutrones.

6 .Los neutrones entran en el deuterio de litio, produciendo tritio.

7. Esta combinación produce la fusión de tritio y deuterio y con ello más calor, radiación y neutrones.

8. Los neutrones liberados inducen a la fisión del uranio-238 de la envoltura y el escudo.

9. La fisión de la envoltura y las piezas del escudo producen aún más radiación y calor.

10. La bomba explota.

Poder destructivo

¿Y qué tan poderosa puede ser? Se trata del sexto ensayo nuclear desde que Kim Jong-un asumió el poder en Corea del Norte y de acuerdo con las agencias internacionales, el arma probada recientemente es 12 veces más poderosa que su antecesora. Con ello, la bomba H norcoreana debe ubicarse en el rango de 80 a 100 kilotones (1 kilotón es aproximadamente la cantidad de energía liberada por la detonación de 1.000 toneladas métricas de TNT). Little Boy, así bautizada la tristemente célebre bomba atómica detonada sobre Hiroshima, apenas llegaba a los 15 kilotones, aunque ello le bastó para acabar con toda vida en un diámetro de 3,5 km. Más de 66 mil muertes se sumaron a cerca de 70 mil afectados de por vida por el calor, la onda expansiva y la radiación.

Hans Huerto

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.