La guía última del bitcoin

Lo que aún no habías logrado entender sobre la criptomoneda

(Pixabay).

Hoy existen más de 900 criptomonedas en Internet. De entre ellas, la más empleada es el bitcoin, que desde su misteriosa creación (se le adjudica a Satoshi Nakamoto, aunque todo parece indicar que bajo este nombre se esconde un grupo de programadores no identificados) hace 8 años ha superado hoy los US$4.000 de tasa de cambio (en febrero de 2011 apenas valía US$1). Sin duda, el que su base de datos de usuarios supere los 10 millones y que detrás de ello estén cientos o acaso miles de mineros verificando transacciones y descifrando hashes para crear más moneda es parte del auge de esta fiebre del oro posmoderna.

Si nada de lo leído hasta aquí te suena a algo, pero te interesa, estás en el lugar indicado.

¿Qué son los bitcoins y cómo funcionan?

Un sistema de transferencias monetarias sencillo, legal, casi anónimo, seguro, confiable, eminentemente digital y al margen del sistema bancario convencional. Esta es la promesa del bitcoin y su intercambio a través de billeteras virtuales. También, a su vez, dichas ventajas le son propicias al cibercrimen: los recientes casos de ransomware ocurridos en Europa pedían rescates en bitcoins. Con ello, no extraña que la palabra esté casi de moda, por constituir una oportunidad de inversión para muchos (si bien hoy vale cerca de US$4.000, el fin de semana su valor superó los US$5.000) y una alternativa al sistema bancario tradicional para otros. Sin embargo, pocos entienden aún hoy cómo es que funciona.

La palabra clave para entenderlo es colaboración y confianza. Al ser una moneda virtual, el bitcoin descansa su valor en el blockchain, algo así como la cadena de bloques. Pensemos en la siguiente situación: quiero entregarle una naranja a alguien; le doy el encuentro, le extiendo la mano con la fruta, se la entrego; fin de la transacción. Con esta sencillez opera el intercambio de bitcoins en Internet, de billetera a billetera sin salir de casa. La ventaja frente a la banca digital convencional: no se pagan comisiones a una institución financiera (ni a nadie) ni se almacenan registros donde consta mi nombre y operaciones bancarias, reduciéndose así el riesgo al hackeo de cuentas. La operación se da con total seguridad y es porque detrás de este intercambio los mineros de la blockchain están verificando cada transacción para que conste en las actas virtuales del sistema; si alguna operación no es correctamente verificada o una brecha de seguridad se abre desde este proceso, el valor del bitcoin baja por la confianza disminuida en él, de manera que el sistema asegura que los mineros colaboren para fortalecer la moneda por su propio beneficio.

Aún debes estar confundido con el asunto. Pero hay más por explicar.

Cómo te haces rico con ellos: la cadena de bloques

Entonces, ¿qué es la blockchain? ¿Cómo funciona? ¿Me puedo hacer rico con ella?

Pensemos en el sistema del bitcoin como un gran libro contable (virtual) donde el registro de transacciones se imprime en bloques o blocks. Así las cosas, cada block es una página. Cada bloque puede almacenar 1 megabyte de datos. El trabajo de los mineros es confirmar la autenticidad de las transacciones contenidas en el bloque. Los mineros lo hacen tomando los datos correspondientes de cada transacción y usándolos para completar un problema matemático. Al completar un bloque, el minero responsable obtiene una recompensa, y es así como lucra con ello (más sobre esto, más adelante).

La solución a la ecuación se conoce como "hash", una cadena única de dígitos que contiene la información de la transacción en el bloque. Una vez completado, el hash sirve de punto de partida para la construcción del siguiente bloque, que es como bitcoin crea un registro de transacción permanente e inalterable (cambiarlo requeriría cambiar el registro del resto de usuarios del sistema bitcoin).

Si antes ya has leído algo parecido, te planteamos a continuación un ejemplo muy simplificado de problema, publicado en Bitcoin Stack Exchange.

Los datos:

-El hash del último bloque (abreviado a 30 caracteres): 00000000000001adf44c7d69767585

-Los hashes de unas transacciones válidas esperando la inclusión en el bloque (acortados): 5572eca4dd4

db7d0c0b845

-Y el hash de una transacción en particular con el que completas el block: 916d849af76

-Para construir un nuevo bloque hay que unir el hash del bloque anterior y los de esas 3 transacciones:

00000000000001adf44c7d69767585--5572eca4dd4-db7d0c0b845-916d849af76--

 

Ahora viene la parte de la minería, propiamente. La sucesión de números y letras arriba citada necesita ser completada con algunos números extras para que, al ser procesado, el hash arroje uno nuevo que empiece con trece ceros (como el hash del block anterior). A más ceros, evidentemente hay un nivel mayor de complejidad en la resolución del problema matemático (imagina cuán fáciles deben haber sido cuando los bloques comenzaban con uno o dos ceros).

Para calcular el nuevo hash, se emplean algoritmos como sha256 que procesa el hash unido a los números de transacciones para arrojar un nuevo número. Añadiendo un 1 al final:

> echo "00000000000001adf44c7d69767585--5572eca4dd4-db7d0c0b845-916d849af76--1" | md5sum

Resultado: 8b9b994dcf57f8f90194d82e234b72ac

el hash resultante no empieza con 0.

 

Si probamos con 2:

> echo "00000000000001adf44c7d69767585--5572eca4dd4-db7d0c0b845-916d849af76--2" | md5sum

Resultado: 5b7ce5bcc07a2822f227fcae7792fd90

El resultado empieza con 5.

 

Intentando con 16 al final, se obtiene el primer cero.

> echo "00000000000001adf44c7d69767585--5572eca4dd4-db7d0c0b845-916d849af76--16" | md5sum

Resultado: 03b80c7a34b060b33dd8fbbece79cee3

 

Y con 208, llegan los dos ceros.

> echo "00000000000001adf44c7d69767585--5572eca4dd4-db7d0c0b845-916d849af76--208" | md5sum

Resultado: 0055e55df5758517c9bed0981b52ce4a

 

La idea es seguir probando hasta que el algoritmo arroje un hash que comience con 13 ceros. Al dar con la solución habrás resuelto el bloque y ganarás 12,5 BTC (US$55.562). Sobre el bloque que acabas de construir, vendrán otros mineros a seguir construyendo. No obstante, tendrás que hacerlo rápido: precisamente, si alguien construye un bloque antes que tú, tendrás que empezar de nuevo y desde el principio con el hash del nuevo bloque (resuelto por el ganador).

 

La mina en el día a día: ¿es rentable?

El bitcoin es una moneda finita: solo han sido creados 21 millones, pues la idea es que tengan un referente como el de un recurso natural, digamos, el oro, y sea, consecuentemente, finito y confiable. A febrero de 2016 había 15,2 millones de bitcoins en circulación. Los nuevos bitcoins llegan al sistema mediante los pagos a los mineros. Actualmente, los pagos de 12,5 BTC por bloque se pagan cada 10 minutos, pero esta recompensa es periódicamente reducida a la mitad, exactamente cada 4 años (en 2020 tocará recortar a 6,25 BTC la recompensa). Con ello, se alarga la vida del bitcoin, de manera en que recién hacia 2110-40 se habrá distribuido el total de los 21 millones de BTC.

Entonces, ¿es fácil hacer dinero con esto, digamos, metido de narices en la laptop todo el día desde el dormitorio? La respuesta es no, ya no.

Automatizar el registro de transacciones y la resolución de los problemas aritméticos para crear nuevos blocks (y recolectar las recompensas) no es tarea de uno y para procesar cantidades masivas de transacciones y blocks se necesitan servidores dedicados y gigantes. De acuerdo con el Centro para las Finanzas Alternativas de Cambridge, más de la mitad de grupos de minería de bitcoins operan en la China. Y un reciente reportaje en Quartz da cuenta de una de las más importantes minas de bitcoins en el mundo, ubicada en la provincia de Ordos, en la Mongolia interior. Se trata de una localidad caída en la ruina por la contracción de la industria del carbón, pero beneficiada por la electricidad barata producida por las centrales de energía a base, precisamente, de este mineral.

“Ubicada en un parque industrial en decadencia en las afueras de la ciudad, la mina emplea a unos 50 individuos y consta de ocho edificios de un solo piso, tipo almacén, cada uno de 150 metros de largo. Siete de ellos albergan 21.000 máquinas que, juntas, representan casi el 4% de la potencia de procesamiento en la red bitcoin global. El otro hospeda 4.000 máquinas dedicadas a litecoin, una moneda digital alternativa que ha estado subiendo de precio en los últimos meses. Junto a los edificios del almacén se encuentra una oficina de tres pisos con una cantina y un dormitorio para los trabajadores de la mina”. Aquí, la minería se da 24 horas al día, los 365 días del año.

A tomar en cuenta: a medida que se agrega más poder de cálculo al sistema, los problemas se vuelven más complejos. ¿Listo para entrar al socavón?

Hans Huerto

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.