Orcas: hermosas y complejas cazadoras del mar

Una entretenida galería de fotos y videos sobre la vida e historia de las “ballenas asesinas”

Las orcas o ballenas asesinas son el más grande de los delfines y habitan en casi todos los océanos del mundo. Según una de las versiones, recibieron el sangriento título debido a un error de traducción. Aunque las ballenas asesinas, por supuesto, son depredadoras, raramente atacan a los seres humanos.

Los cetáceos más antiguos conocidos aparecieron en la Tierra hace unos 50 millones de años. Sus parientes más cercanos fueron los artiodáctilos. Por extraño que parezca, aparentemente los primeros cetáceos no se parecían ni a los ungulados ni a los peces, sino a los lobos o los perros, y cazaban animales acuáticos. Los pakicetus vivían en el territorio del Pakistán moderno (de ahí el nombre), y estaban unidos a las ballenas modernas por la estructura de los dientes y las características del oído interno, que se encuentran solo en los cetáceos.


Reconstrucción del Pakicetus inachus
Nobu Tamura / spinops.blogspot.com

Al pasar cada vez más tiempo en el agua, los antiguos cetáceos adquirieron adaptaciones que facilitaron esa forma de vida. Por ejemplo, los miembros de la familia remingtonocetus que vivieron hace unos 49-43 millones de años, tuvieron pies palmeados, un hocico alargado y una larga cola. Exteriormente parecían una nutria. Los protocetidos, que vivieron hace unos 48-35 millones de años, todavía tenían extremidades desarrolladas que podían sostener el cuerpo en tierra, pero el torso ya parecía el de un delfín. Los Basilosaurios, que vivieron en el período de hace 40-35 millones de años, eran animales completamente acuáticos.


Kutchicet Kutchicetus minimus de la familia Remingtonocetidus vivió hace 46-47 millones de años.
Nobu Tamura / spinops.blogspot.com


Rhodoceti Rodhocetus, de la familia de los protocetidos, vivió en el sur de Asia hace 46-47 millones de años.
Nobu Tamura / spinops.blogspot.com


Basilosaurus Basilosaurus cetoides vivió hace aproximadamente 35-40 millones de años.
Nobu Tamura / spinops.blogspot.com

Alrededor de hace 34 millones de años, las ballenas antiguas se dividieron en las que tenían dientes y las que tenían bigotes. Las ballenas con bigote no tienen dientes sino, placas córneas en la mandíbula superior, un hueso a través del cual filtran pequeños invertebrados y peces. Las ballenas dentadas, por el contrario, retuvieron sus dientes y todavía los usan; aprendieron a escuchar a frecuencias ultrasónicas y usaron la ecolocalización para buscar presas y navegación.

La orca aparentemente apareció hace unos 11 millones de años, poco después de la separación de la familia de los delfines de otras ballenas dentadas. Presumiblemente, hace unos 350 mil años se establecieron en casi todo el planeta, desde el Ártico hasta la Antártida y se dividieron en varios tipos, que difieren en apariencia y estilo de vida.


Ettore Balocchi / flickr.com

La mayoría de las orcas tienen una elegante coloración en blanco y negro: un lomo negro con manchas blancas detrás de los ojos y una mancha de silla de montar blanca o gris detrás de la aleta dorsal, y un vientre blanco. Algunas poblaciones antárticas cambiaron la coloración de blanco a amarillento. Los individuos de diferentes tipos difieren entre sí en el tamaño y la forma de la aleta dorsal, los arañazos y las marcas en ella, y la forma y el color de la mancha de la silla de montar. De acuerdo a estas marcas, los zoólogos pueden reconocer las diferentes especies de orcas.


Vijay Somalinga / flickr.com

Las poblaciones de diferentes tipos o tienen una vida sedentaria frente a las costas (principalmente en el norte del hemisferio norte y en el sur del hemisferio sur); migrando en aguas costeras, o viven en el océano abierto (estas poblaciones no han sido muy estudiadas). Las orcas sedentarias y migratorias se comunican en diferentes dialectos y no se aparean entre sí. Según los datos genéticos, las orcas del Pacífico Norte fueron las progenitoras de la población atlántica. Aproximadamente hace 650 mil años (en la era interglacial), los delfines migraron al Atlántico Norte, y luego algunos de ellos regresaron.

Las orcas son animales sociales y viven en grupos complejos de varios niveles. En el primer nivel, el grupo familiar está formado por una hembra matriarca, sus hijos, hijas y "nietas", las hijas más jóvenes. Teniendo en cuenta el hecho de que las hembras alcanzan la madurez sexual a los 10 años, se reproducen hasta los 40-45 años (generalmente dan a luz a un ballenato cada 3-8 años), y pueden vivir hasta los 90, una familia puede pertenecer a cuatro generaciones. La composición de este grupo es permanente y los participantes raramente se separan durante más de varias horas. Las familias relacionadas se agrupan en manadas de 10 a 50 animales que pasan al menos la mitad del tiempo juntos. Vale la pena señalar que los machos rara vez se aparean con las hembras de su manada. Varias manadas pueden formar un clan, y los participantes se comunican entre sí en un dialecto. El cuarto nivel - la comunidad - se forma, si los clanes se mezclan entre ellos.


Bryce Bradford / flickr.com

Las orcas migratorias tienen una estructura social más simple. Las familias, y en consecuencia, las manadas son más pequeñas y sus miembros a menudo están separados del grupo por un largo tiempo o para siempre. A veces los machos, después de dejar a la familia, viven solos, y se unen a un grupo solo por un corto tiempo para aparearse.

Una sociedad como esta es muy importante para las orcas. En particular, si los machos están "alejados" de su familia, mueren antes que sus parientes más sociales. Y la esperanza de vida de las hembras está más influenciada, no por la familia, sino por la manada, aunque los científicos aún no han descubierto porque esto es así. Es interesante que la matriarca, que vive mucho tiempo después del inicio de la menopausia, aumenta la vida de sus descendientes.


Andrew Reding / flickr.com

Al igual que otros animales sociales, las orcas se comunican entre sí. "Hablan" con un conjunto de clics, silbidos y gritos, que utilizan no solo para comunicarse, sino también para buscar presas y navegar. Se sabe que en las orcas asesinas del norte, además del dialecto, que une rebaños y clanes, los individuos tienen su propia "firma" vocal. Las orcas enseñan a los jóvenes un dialecto "familiar", repitiendo repetidamente sonidos en las primeras semanas después del nacimiento del bebé.

En la dieta de las ballenas asesinas están incluidas alrededor de 140 especies de aves, mamíferos, peces y cefalópodos. Dependiendo del lugar de residencia, los delfines se especializan en alguna producción específica. Algunos solo comen pescado, otras: focas y cetáceos, otras cazan aves, por ejemplo, pingüinos. Está claro que, según las preferencias, las estrategias de caza también cambian. Por ejemplo, las orcas que viven en las costas de Noruega y comen casi exclusivamente arenque, cazan juntas, en manadas. Rodean la jamba, y nadando alrededor golpean al pez con un golpe seco. Para desorientar y ahuyentar a los peces, las orcas golpean el agua con la cola y giran, mostrando el vientre blanco, luego el lomo negro. Otra población del Atlántico Norte se alimenta de pinnípedos. Las familias nadan a lo largo de la costa en previsión de una presa, u observan los alrededores de los "jardines de infantes", donde los cazadores de focas dan a luz a los jóvenes. Los pinnípedos, a su vez, se salvan de las orcas en aguas poco profundas, donde no les gusta nadar. Más focas han aprendido a reconocer los sonidos de las orcas, y descubren su acercamiento 2-3 días antes que los humanos. Además, distinguen los dialectos de diferentes poblaciones y no responden al "llamado" de los grupos de orcas que se alimentan de peces que ellos conocen.

Las orcas cazan a sus parientes, otros cetáceos. Según las historias de los Inuit canadienses, las ballenas asesinas cazan ballenas de Groenlandia, que son mucho más grandes que ellas, además de narvales y belugas. La manada ahoga a la ballena de Groenlandia, evitando que suba a la superficie, o cierra el respiradero. Las ballenas asesinas pueden azotar su cola, tal vez tratando de romperle las costillas y comérsela viva, mordiendo el vientre. Hacen lo mismo con narvales y belugas, pero intentan atacar a los narvales hembra y joven, y no tocan a los narvales machos que pueden lastimarlos o matarlos con sus cuernos.

Contrario a la opinión establecida, las orcas rara vez atacan a las personas en la naturaleza. Hasta ahora, ha habido varios casos en los que un delfín ha intentado atrapar a un humano contra un témpano de hielo, y probablemente confundiéndolo como presa. Pero ninguno de ellos llevó a la muerte de personas.

Ekaterina Rusakova

Traducido por Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma”. 

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.