Día internacional de la zurdera: mitos y verdades

Todo lo que debes saber sobre la asimetría cerebral y sus características

 

Mayor inteligencia, ventaja en deportes de contacto, éxito económico, tendencia al autismo y esquizofrenia son todos signos para distinguir estadísticamente a las personas zurdas de las diestras. En este artículo, aprende cómo la ciencia explica la existencia de zurdos y de qué otras cosas son capaces los que prefieren sus extremidades izquierdas.

 

¿Ser diestro o zurdo es algo con lo que se nace? ¿O es algo que se obtiene con el tiempo?

Nuestro cerebro está caracterizado por la lateralidad, una división funcional entre el lado izquierdo y derecho. Por esto, las personas tenemos una mano principal, una pierna que manda, y así sucesivamente con los ojos y orejas. El uso principal de la mano derecha o izquierda es la prueba más notoria de la manifestación de la lateralidad del cerebro. En promedio, 90% de personas en el mundo son diestras. Los movimientos de la mano derecha son comandados desde el hemisferio izquierdo, el mismo lugar donde se localiza el centro de procesamiento del lenguaje y el discurso.

Los estudios de ultrasonido del feto en el útero muestran que ya desde la novena semana tres cuartos de los embriones analizados empezaron a mover la mano derecha, y en la semana 15° empiezan a succionarse el dedo de la mano derecha. En la semana 38°, el feto mueve su cabeza hacia la derecha. Quizás la predilección hacia el lado derecho se desarrolle hasta cierto grado por azar, debido a las características de la anatomía. En aves, por ejemplo, cuando estas ponen sus huevos, estos se colocan en el nido de forma que el ojo derecho del embrión es iluminado periódicamente a través del cascarón semipermeable.  Esta característica en el cuidado de los pichones es clave en el desarrollo de la lateralidad de su cerebro. Igualmente, en los mamíferos, la localización del embrión en el útero está predeterminada, lo que contribuye a un desarrollo específico del hemisferio izquierdo. Sea lo que sea, las personas diestras resultan ser mayoría.

Sin embargo, tenemos un 10% de gente que prefiere usar su mano izquierda. ¿De dónde vienen los zurdos? En los 80’s, los investigadores estadounidenses Norman Geschwind y Albert Galaburda desarrollaron una hipótesis que indica que la zurdera proviene de un excesivo efecto de la testosterona en el feto durante el desarrollo intrauterino. De acuerdo a esta hipótesis, las hormonas sexuales inhiben el desarrollo del hemisferio izquierdo, y sus funciones son transmitidas parcialmente al hemisferio derecho. La influencia hormonal explica, por ejemplo, el incremento de la cantidad de zurdos entre madres que sufrieron estrés durante el embarazo. Hay otras hipótesis: las que provienen de la genética. Generalmente, los zurdos tienen posibilidades muy altas respecto a los diestros de ser gemelos, bebes prematuros, niños nacidos de madres de avanzada edad o fumadores. Los zurdos también tienen mayor posibilidad de ser hombres: hay 12 por cada 10 mujeres zurdas.

¿Y cómo se hereda?

Se presume que la zurdera es hereditaria. En familias donde uno de los padres es zurdo, el nacimiento de un niño zurdo es más probable que en familias de diestros. A la fecha, existen hasta cuarenta loci genéticos asociados a la predilección por el brazo izquierdo. Entre ellos, el gen PCSK6, que está involucrado en la formación del eje de simetría de izquierda-derecha en las etapas más tempranas del desarrollo. El LRRTM1, por otro lado, es responsable de organizar la sinapsis en ciertos tipos de neuronas de nuestro cerebro.

¿Los derechos son más que los zurdos en todas las sociedades?

Investigar la preferencia de alguien por una mano no es tan fácil como parece. Las personas pueden usar manos diferentes dependiendo de la tarea. La mano principal es usualmente empleada para los objetivos más complejos. Para evaluar estas preferencias, se usan cuestionarios y desafíos. Uno de los test más citados el Cuestionario de Edimburgo, publicado en 1971 y que consta de 20 ítems. En ellos se presentan tareas como escribir, pintar, dibujar, usar las tijeras, peinarse, cepillarse los dientes, barrer, lanzar un objeto, abrir una caja, distribuir cartas, etc. En cuestionarios similares, cada tarea recibe +1 ó -1 puntos, dependiendo de si la persona lo hace con la mano derecha o la mano izquierda. Si la suma es positiva, la persona es considerada diestra, y si es negativa, es considerada zurda.

Las desventajas del cuestionario de Edimburgo es que no todas las tareas son realizadas por todos los diferentes grupos de edad: por ejemplo, no todos los niños juegan cartas, y no todos los adultos mayores usan una raqueta. Otras tareas son obsoletas: actualmente, cada vez menos personas barren; más bien se usan aspiradoras. Y la batería de tareas está claramente basada en realidades occidentales. En algunas culturas, por ejemplo en China (y más temprano en la Unión Soviética), escribir con la mano izquierda era inaceptable, y los niños eran corregidos desde muy pequeños. Otras culturas que distorsionan el alcance de la zurdera incluyen, por ejemplo, la musulmana, que la consideraba algo “impuro”. Estudiar muestras representativas de distintas nacionalidades tomó dos acciones: lanzar algo o sujetar el martillo. Se halló, en el análisis de estas dos acciones, que el número más alto de zurdos se encontraba en Papúa Nueva Guinea, donde casi un cuarto de la población prefería la mano izquierda a la mano derecha, mientras que en los EEUU o el Reino Unido los zurdos fluctuaban en alrededor del 10%. Entonces, aunque el número de zurdos en ciertas poblaciones sea mayor que en otros, los diestros siempre dominan la oferta.

¿Tenemos zurdos entre los animales?

Más de un siglo después de la publicación en 1865 del trabajo de Paul Brock, donde este mostró que el discurso se codificaba en el hemisferio izquierdo del cerebro, la asimetría del cerebro fue considerada una forma de organización avanzada del sistema nervioso inherente al ser humano. Después de todo, solo los humanos elaboramos discursos, y hasta el momento no se había observado si los animales podían ser diestros o zurdos. Sin embargo, en los 70’s, se encontró asimetría cerebral en ratas y pollos de laboratorio. Lo que es aún más sorprendente es que la preferencia por un lado sobre el otro era inherente también en los seres más antiguos, desde la era Cámbrica. En trilobites petrificados, que sufrieron ataques de depredadores, el número de mordidas en el lado derecho era tres veces mayor al del área izquierda. Hoy, la asimetría del sistema nervioso ha sido identificada hasta en el Caenorhabditis elegans, un nematodo (pequeña lombriz), pese a que su sistema consiste en apenas 302 neuronas. En consecuencia, la lateralidad del cerebro puede ser una propiedad innata en todos los animales.

En cuanto a la preferencia de una extremidad u otra, el espectro es bastante amplio. Ciertos chimpancés obtienen termitas desde dentro de un tronco podrido con una rama, y para esta tarea son diestros. Aparentemente, los sapos y los pollos son diestros, pero los loros prefieren manipular su comida con la zurda. Sobre los perros y gatos, los resultados son bastante variables en diferentes tipos de tareas.

¿Por qué es necesaria la zurdera desde el punto de vista de la evolución?

Se cree que la asimetría apareció para acomodar mejor las funciones y eliminar la duplicidad de las mismas. Los sujetos con cerebros asimétricos tienen una reacción más rápida y precisa ante los eventos externos que los “simétricos”. La hipótesis es confirmada en estudios de peces y aves, donde la asimetría es expresada rotundamente. Gracias a la división entre hemisferios, los pollos pueden buscar un grano con un ojo, y otros pueden ver si un halcón sobrevuela encima de ellos. Ocurre igual con los peces: si artificialmente liberan una raza de peces simétricos en el acuario, su reacción a la comida en la presencia de un depredador en un acuario  vecino será dos veces más lenta que los peces normales.

De vuelta a la gente zurda o diestra, debe notarse que, quizás, los procesos evolucionarios contribuyeron a reforzar la asimetría. De acuerdo a información arqueológica, la preferencia por una mano existió en el ser humano en sus orígenes y las primeras herramientas de trabajo eran tomadas por la derecha. Un alto porcentaje de zurdos, sin embargo, se mantuvo estable en la población. Esto último, se cree según hipótesis, se desarrolló para lograr éxito en las peleas. La hipótesis de la lucha indica que los zurdos ganaban las peleas cuerpo a cuerpo gracias al efecto sorpresa de un golpe de zurda, dado que un diestro no esperaba un ataque desde ese lado.

¿Es verdad que los zurdos son más creativos y talentosos?

Algunos estudios muestran que los zurdos son, estadísticamente, atletas más exitosos especialmente en deportes como el box o la esgrima, tanto como en deportes de contacto como las carreras de velocidad, fútbol y el baseball. Al mismo tiempo, en deportes unipersonales, por ejemplo en la gimnasia, los zurdos no tienen ventaja. Al igual que en los deportes, los intelectuales zurdos contribuyen a la causa común. La zurdera se puede ver con mayor frecuencia en niños prodigio con cocientes intelectuales sobre el promedio. Lo mismo dedujeron Geschwind y Galaburda, quienes asumieron también que debido al desarrollo predominante del hemisferio derecho, los zurdos tendrían propensión por la arquitectura y matemáticas, y cierta información de los trabajos de Nikolai Leskov confirma la última afirmación. Además, existe un estudio en zurdos que demostraron que estos ganaron más dinero que sus pares derechos luego de graduarse.

Pero no todo es tan bueno: se cree que la zurdera es más común entre gente con autismo y esquizofrenia. También, el promedio de esperanza de vida es ligeramente menor que el de los diestros. Sin embargo, esto último se debería al número de accidentes que ocurren derivados del hecho de que estos viven forzados a desempeñarse en un mundo hecho para diestros. Adicionalmente, los casos de zurdera son más entre homosexuales.  

¿Es malo ser zurdo? ¿Es necesario volverse diestro?

Los niños zurdos en la Unión Soviética y en China eran considerados enemigos de la disciplina, por lo que estos fueron forzados a recapacitarse. Por fortuna, estos prejuicios son parte del pasado, y los sistemas educativos están intentando brindar iguales oportunidades a todos. Por ejemplo, tenemos programas para zurdos que se quieran convertir en cirujanos. No es solo inútil reeducar a niños zurdos, es también dañino: podría resultar en neurosis o dificultades de aprendizaje. Al contrario, si eres zurdo, deberías estar orgulloso. Mientras esperas que el mundo se adecúe a las manos izquierdas, te aconsejamos a animarte por la arquitectura, las matemáticas o los deportes del contacto.

 

Daria Spasskaya

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que suma: www.nmas1.org”.​​​​​​

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.