Whatsapp y las ‘fake news’, la clave de la victoria del ultraderechista Bolsonaro en las elecciones de Brasil

La popular aplicación, y no la televisión, ha sido la herramienta clave en la primera vuelta electoral de Brasil

Whatsapp, y no la televisión, ha sido la herramienta clave en la primera vuelta electoral de Brasil y la mejor herramienta de campaña del ultraderechista Jair Bolsonaro, diputado candidato presidencial brasileño que obtuvo el primer lugar en las preferencias (46.5%) del país sudamericano. En segundo lugar (con 28,5%) apareció el abogado Fernando Haddad, candidato del izquierdista Partido de los Trabajadores, y reemplazante de Luiz Inácio Lula da Silva (quien hoy se encuentra preso por el caso Lava Jato).

La aplicación, usada a diario por 120 millones de personas (y más de 30 veces al día) en un país de 147 millones de electores, fue el elemento disruptivo de la política brasileña. Aunque quizás el único en darse cuenta del detalle con antelación fue Jair Bolsonaro, o su equipo de campaña. De acuerdo al Instituto Datalfolha el 81% de sus incondicionales usa la aplicación, mientras que los de Haddad alcanzan a un 58%. Pero de acuerdo a fuentes de aquel país, el candidato del Partido Social Liberal (PSL) usó la aplicación para hacer propaganda desde el inicio de la campaña. Haddad se animó a cuatro días de producirse la primera vuelta anunciando un canal para denunciar noticias falsas.

Sin duda el flujo de usuarios en la aplicación la hizo terreno fértil para la propagación tanto de propaganda como de mensajes malintencionados, campañas de desinformación y noticias falsas. Más aún, teniendo en cuenta que más del 60% de brasileños emplea la aplicación para consumir y compartir noticias relacionadas a la política.

Una estrategia enfocada a redes sociales

La historia de Bolsonaro parece conocida. Sin un estructura partidaria grande empleó la estrategia de explotar al máximo las redes sociales, donde la polarización y los sentimientos de temor, odio y rabia se incrementan y viralizan. En la televisión, medio propagandístico tradicional, los candidatos de partidos más grandes usaron estrategias clásicas sin sorpresa.

Mientras otras fuerzas como el Partido de la Social Democracia Brasileña, el PT o el Movimiento Democrático Brasileño contaban con 5, 2 y 1 minuto en dos espacios diarios respectivamente, Bolsonaro solo tenía 8 segundos. En los últimos dos años, se concentró en dominar las redes sociales.

El éxito alcanzó su momento más dulce luego del atentado que sufrió en septiembre, con imágenes y videos en vivo transmitidos a través de sus cuentas hacia sus grupos y followers desde el hospital. Posteriormente, y más cerca del día de votación, un grupo de seguidores apodado los ‘bolsominions’ lanzó un contundente ataque virtual contra los rivales del diputado.

La maquinaria de las fake news

De acuerdo a un informe de la Universidad Federal de Minas Gerais hecho por expertos en ciencias de la computación reunidos en un proyecto llamado Elecciones sin Fakes, se registró un aumento sin precedentes de la actividad pro-Bolsonaro en WhatsApp, a favor suyo y en contra de los otros candidatos.

Entre los mensajes falsos, se viralizó a través de WhatsApp (y otras redes como Facebook, Instagram y Twitter) que “Venezuela tiene los códigos de las urnas electrónicas para manipular los comicios”, un mensaje iniciado por el hijo del candidato en la red social de los trinos. Se acusó también a Haddad de que si este ganaba, “el Estado se adueñaría de los niños al cumplir 5 años”.

Se dijo también que las fotos de las manifestaciones #EleNao de mujeres en Brasil en contra de Bolsonaro “fueron retocadas”. El propio Bolsonaro no se salvó de la propagación de informes dudosos en su contra: se proliferó que “los militares están preparados para tomar el poder en caso de derrota de Bolsonaro” y que este piensa “acabar con el programa Bolsa Familia”.

Otra característica interesante es que en todas las cadenas de WhatsApp con propaganda política dicen querer combatir a los grandes medios tendenciosos, un arma que Donald Trump ya utilizó tanto en campaña como durante su gobierno en los EEUU.

El fenómeno de las noticias falsas dejó hace tiempo de ser un problema menor: la popular aplicación recientemente empezó a notificar a las personas que reciben mensajes reenviados, y decidió limitar el número de mensajes a reenviar. Todo esto, tras el preocupante linchamiento de personas acusadas (sin pruebas) de secuestrar niños en la India. 

 

Daniel Meza

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, tecnología que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, tecnología que sumawww.nmas1.org”.​

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.