California arde

Explicaciones e imágenes de los mortíferos incendios forestales que padece el poderoso (y hoy vulnerable) estado de EEUU

NASA

 

California vive uno de los episodios más trágicos de su historia relacionados a incendios. Actualmente el estado californiano, uno de las economías más poderosas de EEUU y del mundo (por encima del Reino Unido y Francia), padece de importantes y mortíferos siniestros en tres áreas clave de su geografía. 

 

Los tres incendios más importantes de California en este momento

En primer lugar, empezando desde áreas céntricas tenemos el Incendio de Woolsey, que ha arrasado con casas lujosas en Malibú (donde viven estrellas de Hollywood), Westlake Village y Thousand Oaks mientras que amenaza partes de Simi Valley y West Hills. Se reportaron dos muertes, y al menos 250.000 residentes fueron evacuados. 

 


LA Times

 

Muy cerca está el llamado incendio de Hill, que ha atravesado cañones hasta el borde de zonas habitadas en Camarillo Springs y Cal State Channel Islands, calcinando hasta 4.000 acres (1618 ha).

Finalmente tenemos al norte de California al llamado incendio de Camp (Camp fire), llamado así por producirse en Camp Creek Road en el condado norteño de Butty County. Este es el incendio más mortal del estado, actualmente destruyendo a más de 6.700 estructuras y acabando con la vida de al menos 29 personas, de acuerdo a Los Angeles Times. 

 

¿Por qué se producen incendios tan devastadores, y por qué alcanzan centros poblados?

Los incendios no son raros en el estado occidental. La razón de la consternación es el alza de víctimas mortales. El incendio de Camp, que empezó el partes al norte californiano, llegó a tener 11 millas (17 km) de longitud en su primer día. Es decir, avanzó una milla por hora, algo no tan rápido para los seres humanos pero mucho para la extensión del fuego y la destrucción de su paso.

La estela mortal del fuego se extendió en Paradise, un pueblo de 27.000 personas, cuyas casas de madera (este es el material base de las casas en todo el estado) aumentaron el poder de las llamas.  El alcalde dijo que hasta el 90% de las casas fue destruido, cerca de 6.500 estructuras más 260 edificios comerciales. El anterior incendio más destructivo en el estado, el de Tubbs, destruyó hasta 5.500 estructuras. En términos de mortandad, el incendio en Griffith Park, alcanzó a 30 fallecidos. En el de Camp, aun quedan 100 personas por encontrar. Y el incendio apenas está contenido en un 25%, mientras autoridades estiman que solo el 30 de noviembre lograrán contener el azote de fuego. 

La principal preocupación para los especialistas en incendios es que el fuego no llega normalmente a zonas habitadas. Consultado por Wired, experto en incendios forestales de Arizona State University, Stephen Pyne, señaló que se creía que este problema había sido dejado un siglo atrás. 

Solo el incendio de Camp quemó 70.000 acres (28.000 ha) las últimas 24 horas, y alcanzó más de 100.000 acres (más de 40.000 ha). 

 

Causas y cambio climático

Neil Laureau, científico atmosférico de la Universidad de Nevada, Reno, EEUU, explicó al referido medio que uno de los factores es el viento. Hay demasiado llegando desde el este. Opuestos a los vientos occidentales, llegan con potencia desde la cresta de Sierra Nevada. Este viento, una corriente en chorro, se amplifica en esta época del año. El aire frío viaja a través de la Gran Cuenca en Nevada y se distribuye a través de las montañas de Sierra Nevada hacia el este de California. En consecuencia, los vientos se aceleran en el descenso.

Uno de los lugares destinatarios de ese descenso es la zona donde está el incendio de Camp. Este aire hace descender la humedad y hace la vegetación sensible a la combustión, y mucha. Esto ocurrió muchos días antes de que el incendio de Camp se desatara. Hace mucho calor, es seco y hace viento. La fórmula perfecta para que todo arda.

No es coincidencia que los incendios de Camp, Hill y Woolsey aparezcan al mismo tiempo. Para Laureau, es la misma masa de aire la que causa los incendios en los tres núcleos. Aparentemente estamos ante consecuencia del cambio climático, al estar “todo esto en un contexto en el que las cosas se están poniendo más calientes”. Para el científico, la atmósfera está volviéndose más caliente y más sedienta, al notar que los niveles de humedad bajaron.

Siete de los 20 incendios más destructivos del estado se han producido en el último año.

 

 

Daniel Meza

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.​​

 

 

 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.