“No dejar a nadie atrás”

Las diferencias entre discapacidad, deficiencia y minusvalía, en el Día Internacional de las Personas con Discapacidad

PxHere

Existen 650 millones de personas en el mundo con algún tipo de discapacidad. Para concienciar en la necesidad de eliminar las barreras que impiden a algunas personas disfrutar de los mismos derechos que el resto, en 1992, la Asamblea General de Naciones Unidas proclamó el día 3 de diciembre Día Internacional de las Personas con Discapacidad. "En este Día Internacional, reafirmemos nuestro compromiso de trabajar juntos por un mundo mejor que sea inclusivo, equitativo y sostenible para todos, y en el que los derechos de las personas con discapacidad se hagan plenamente efectivos", ha dicho António Guterres, Secretario General de la Organizacón. 

Este lema de este año se centra en el empoderamiento de las personas con discapacidades para asegurar un desarrollo sostenible, inclusivo e igualitario y de esta manera, cumplir con la Agenda de Desarrollo Sostenible. Según este plan de acción, para 2030 existe el compromiso de "no dejar a nadie atrás". Para ello, es necesario que los gobiernos, las personas con discapacidades y las organizaciones que las representan, las instituciones académicas y el sector privado trabajen en equipo. 

Durante la jornada, las redes sociales se han llenado de homenajes y mensajes de superación. 

Últimamente, el término discapacidad se sustituye frecuentemente por el más inclusivo diversidad funcional. Para la Organización Mundial de la Salud (OMS), este concepto abarca las deficiencias, las limitaciones de la actividad y las restricciones de la participación. A continuación aclaramos los diferentes términos:

Discapacidad

Como explicábamos, se trata de una limitación funcional, consecuencia de una deficiencia, que se manifiesta en la vida cotidiana. La discapacidad,  al igual que la deficiencia, puede ser congénita o adquirida, temporal o irreversible y, además, progresiva o regresiva. Las discapacidades se pueden aglutinar en tres troncos principales: de movilidad o desplazamiento, de relación o conducta y de comunicación. En la actualidad, se está redefiniendo el término discapacidad como falta de adecuación entre la persona y su entorno, más que como una consecuencia de la deficiencia de las personas.

Deficiencia

Es toda pérdida o anormalidad, permanente o temporal, de una estructura o función psicológica, fisiológica o anatómica. Puede ser física, que limita o impide el desempeño motor; psíquica, que llevan a la persona a no adaptarse completamente a la sociedad, debido a otro tipo de enfermedades mentales como la depresión mayor, esquizofrenia, trastorno bipolar o el autismo; sensorial, que afecta a los órganos de los sentidos y por tanto pueden llevar a problemas de comunicación, como ceguera o sordera; e intelectual o mental, un término utilizado cuando una persona no tiene la capacidad de aprender a niveles esperados y funcionar normalmente en la vida cotidiana, como , por ejemplo, las personas con Síndrome de Down.

Cada uno de estos tipos de deficiencia, puede llevar a una discapacidad. Por ejemplo, si existe deficiencia visual (como la ceguera), existe discapacidad visual.

Minusvalía

Minusvalía es una situación de desvantaja en la que se encuentra una persona, como consecuencia de una deficiencia o discapacidad que limita, o impide, el cumplimiento de una función que es normal para esa persona, según la edad, sexo y los factores sociales y culturales.

Una persona es minusválida cuando se le niegan las oportunidades de que se dispone en general en la comunidad y que son necesarios para los elementos fundamentales de la vida.

Pero ni todas las personas con una deficiencia sufren una discapacidad, ni todas las que tienen una discapacidad tienen una minusvalía. Para clarificar los diferentes conceptos, la OMS ofrece un ejemplo en el que están relacionados: una persona sin piernas por un problema al nacer (deficiencia motora) tiene problemas para andar (discapacidad motora), y por tanto puede tener problemas de independencia física (minusvalía); y otro en el que no lo están: una persona sufre una miopía (deficiencia) pero con el uso de gafas no le impide realizar ninguna actividad en su vida cotidiana así que no tiene ninguna minusvalía. 

Para la Organización Mundial de la Salud, la mayor causa de discapacidad es la depresión. Según cifras del organismo internacional, el 4% de la población mundial vive con depresión, y las mujeres, jóvenes y ancianos son los más proclives a sufrirla. Aproximadamente 332 millones de personas sufrieron desórdenes depresivos el 2015, un incremento del 18.4% en una década, una posible consecuencia de que actualmente la gente vive más.

Beatriz de Vera

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.