Tomografía magnética vegetal

¿Qué pasa si ponemos plantas en una máquina de fMRI?

El método de la resonancia magnética fue descubierto en la década de 1970, aparentemente por varios científicos que trabajaron de forma independiente, aunque el Premio Nobel por su invención en 2003 fue otorgado al químico estadounidense Paul Lauterbur y al físico británico Peter Mensfield.

El método se basa en el fenómeno de la resonancia magnética nuclear asociado con las peculiaridades de las propiedades magnéticas de algunos núcleos, principalmente el hidrógeno. Primero, un potente campo magnético constante alinea la dirección de los momentos magnéticos de los núcleos - giros. Luego, bajo la influencia de un campo magnético alterno, comienzan a moverse, lo que crea una señal electromagnética que captura el tomógrafo y, a partir de él, crea una imagen del objeto que se está estudiando.

Los tomógrafos modernos son ampliamente utilizados en medicina y son capaces de localizar la señal para obtener imágenes de secciones estrechas de un objeto tridimensional de cualquier forma. Esto permite estudios no invasivos del cerebro o la médula espinal y otros órganos internos. Pero el núcleo del hidrógeno no está solo en el cuerpo humano. ¿Qué pasa si ponemos, por ejemplo, un brócoli en un tomógrafo? El resultado en nuestra galería.

Coles de Bruselas

Ciruela china

Mazorca de maíz

Papaya

Platano

Girasol

Pera

Ajos

Tomate

Brocoli 

 

Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”. 
 

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.