Infierno nunca antes visto

¿Los incendios son inusuales en Australia? ¿Hubo en el pasado algo así?

Los bosques se queman cada año en casi cualquier rincón del planeta (en los que hay un bosque), ni Siberia ni Australia son una excepción. Sin embargo, en las últimas semanas los informes de los incendios australianos llenaron el aire: ¿qué tienen de inusual? ¿hubo en el pasado incendios más terribles? Los climatólogos Joel Gergis y Jeff Cary de la Universidad Nacional de Australia explican cómo los incendios actuales en Australia difieren de los anteriores y por qué preocupan tanto a los científicos.

Cada vez que ocurre un clima extremo, algunas personas se apresuran en decir que ya hemos pasado por todo eso: que peores eventos han sucedido en el pasado, o que es solo parte de la variabilidad climática natural.

La reciente crisis de incendios forestales es un buen ejemplo. Escribiendo en The Australian recientemente, el columnista Gerard Henderson dijo: “En Victoria, hubo más grandes incendios en 1983 y 2009. Pero hasta ahora, no había ninguna sugerencia de que el futuro del estado sería uno de apocalipsis continuo”.

Por supuesto, Australia tiene una larga historia de incendios forestales. Pero varios factores hacen que la reciente crisis del este de Australia sea diferente a los infames incendios forestales en el pasado.

Primero está la enorme extensión geográfica de los incendios de esta temporada, y segundo, la ausencia de condiciones de El Niño típicamente asociadas con incendios severos previos. En tercer lugar y lo más importante, estos incendios fueron precedidos por las condiciones más cálidas y más secas de la historia de Australia.

Comprender el clima de Australia

A medida que el clima de Australia se ha calentado desde la década de 1970, las condiciones climáticas de los incendios se han vuelto más extremas, y la duración de la temporada de incendios ha aumentado en gran parte de la nación.

El calentamiento inducido por el hombre ha sido evidente en las temperaturas australianas desde 1950. Esto ha contribuido a una clara tendencia a largo plazo hacia condiciones climáticas más peligrosas que pueden provocar incendios en muchas áreas.

A medida que el planeta continúa calentándose, la variabilidad climática natural en el Pacífico, los océanos Índico y Meridional continuará generando variaciones en el clima australiano. Estos factores climáticos naturales son complejos. Pero tomarse el tiempo para comprenderlos y cómo interactúan con las influencias climáticas humanas es de vital importancia.

La variabilidad natural del clima se refiere a procesos como El Niño y su opuesto, La Niña en el Océano Pacífico. En conjunto, estos se conocen como El Niño-Oscilación del Sur, o ENOS. Otros procesos de este tipo incluyen fases del Dipolo del Océano Índico (IOD) en el Océano Índico y fluctuaciones en el Modo Anular del Sur (SAM) a través del Océano Austral.


Las influencias climáticas naturales de Australia.
Oficina de Meteorología

En este momento, el ENSO no está activo, y el evento IOD positivo más fuerte desde 1997 acaba de terminar. Los eventos positivos de IOD generalmente producen precipitaciones de invierno-primavera por debajo del promedio en el sur y centro de Australia, y a menudo se asocian con condiciones de incendios forestales más graves.

También ha habido un marcado calentamiento de la atmósfera sobre la Antártida, conocido como calentamiento estratosférico repentino. Esto ha llevado a un debilitamiento del vórtice polar, lo que resulta en condiciones más negativas en el modo anular meridional, esencialmente el movimiento norte-sur del cinturón de viento del oeste que rodea la Antártida.

Una nueva investigación australiana ha encontrado que el debilitamiento y el calentamiento del vórtice polar estratosférico sobre la Antártida aumenta significativamente las posibilidades de extremos cálidos y secos, incluidas condiciones climáticas de incendios más severas en el este de Australia subtropical, lo cual es normal para la primavera y principios del verano.

Esta combinación de variabilidad natural inusual en los océanos Índico y Meridional, la falta de lluvias de invierno sin precedentes en 2017, 2018 y 2019, y el verano más caluroso registrado en Australia, han contribuido a la sequía extrema que afecta actualmente al 100% de Nueva Gales del Sur y al 67.4% de Queensland

Estos factores se han combinado para secar el paisaje, incluso transformando las selvas tropicales subtropicales generalmente húmedas en combustible disponible para las catastróficas condiciones de incendios forestales de esta temporada.


Lluvia de invierno en el este de Australia, 1900–2019.
Oficina de Meteorología
 

Cómo el clima influyó en los incendios forestales australianos

Históricamente, las temporadas y sequías de incendios forestales más severas de Australia ocurrieron cuando el Dipolo del Océano Índico se combinó con El Niño para reforzar las condiciones secas. Ambos factores climáticos influyen en las precipitaciones australianas y la humedad del suelo, con las condiciones más secas en el sureste, pero en general en la mayor parte del país (con la notable excepción de la costa noroeste de Nueva Gales del Sur - NSW).

A medida que el clima de Australia continúa calentándose, una variedad de fuentes científicas sugiere que algunas relaciones establecidas entre los impulsores históricos del clima australiano y su impacto en la lluvia y la temperatura pueden estar disminuyendo.

Por ejemplo, los años más calurosos de Australia registrados históricamente se asociaron con eventos de El Niño, en línea con las tendencias de temperatura global. Sin embargo, el calentamiento global significa que incluso los años tradicionalmente más fríos de La Niña ahora son más cálidos que muchos años de El Niño del pasado. Esto sugiere que la variabilidad natural puede verse inundada cada vez más por las influencias humanas en el clima.

Tras el verano más caluroso registrado en Australia y un año récord de calor y sequía, la temporada de incendios forestales 2019-2020 comenzó tan pronto como el invierno de 2019.


Monte Macedonia en Victoria, después de los incendios forestales del Miércoles de Ceniza en 1983.
Wikimedia

En septiembre, apenas una semana antes de la primavera, los catastróficos incendios forestales causaron estragos en muchas áreas del sur de Queensland y el norte de Nueva Gales del Sur. Incluso las selvas tropicales generalmente cubiertas de musgo las selvas tropicales de Gondwana, declaradas Patrimonio de la Humanidad de Australia, ardieron.

De manera similar, en Tasmania, los incendios de 2016 destruyeron grandes áreas del antiguo bosque de Gondwana, provocando una cascada de cambios en todo el ecosistema.

Sorprendentemente, los incendios forestales catastróficos actuales están ocurriendo en ausencia de condiciones de El Niño típicamente asociadas con incendios forestales graves en el pasado.

Los notorios incendios del Miércoles de Ceniza que devastaron partes del sudeste de Australia en febrero de 1983 ocurrieron durante uno de los eventos de El Niño más intensos registrados. Unas 75 personas murieron en todo el sureste del país y se perdieron más de 2.000 hogares.

El Miércoles de Ceniza también fue precedido por un evento positivo del Dipolo del Océano Índico. Junto con El Niño, esto creó un “doble golpe” de las condiciones de sequía que proporcionaron el telón de fondo climático para los incendios.


Promedio de deciles de lluvia para la lluvia total de invierno-primavera para seis eventos positivos de IOD que han ocurrido con el evento de El Niño desde 1960.
Oficina de Meteorología

De manera similar, los incendios de Sydney en 1994 también fueron influenciados por una combinación de El Niño y condiciones positivas de IOD. Sin embargo, la sequía actual está afectando áreas como la costa de NSW que históricamente no han sido influenciadas por eventos positivos de IOD y El Niño. Esto sugiere que otros conductores están en juego.


Déficits de lluvia experimentados desde el 1 de julio de 2018 hasta el 31 de diciembre de 2019.
Oficina de Meteorología

Quizás lo más alarmante es que la crisis de incendios forestales de este verano también difiere del pasado en la extensión y extensión del paisaje quemado. Más que durante el Miércoles de Ceniza de Victoria o el Sábado Negro, los incendios de esta temporada han quemado grandes extensiones del país. En algunos casos, los incendios se fusionaron para formar “mega incendios” sin precedentes. Es aleccionador considerar lo que podría pasarle al paisaje australiano la próxima vez que golpee El Niño.

Por supuesto, llevará tiempo antes de que los investigadores puedan determinar en qué medida el cambio climático influyó en la sequía actual y los incendios forestales asociados.

Pero ya está claro para los expertos que la variabilidad natural y las influencias humanas en el sistema climático ahora están interactuando para generar extremos que pueden no tener paralelo en la historia de Australia.

Lo que esto significa para el riesgo de incendios forestales

Al igual que con las temperaturas de la tierra y el mar, Australia ha visto tendencias crecientes en los índices de peligro de incendio en las últimas décadas.

En particular ha aumentado el Índice de Peligro de Incendio Forestal (FFDI) anual acumulado para el este y el sur de Australia. Este índice tiene en cuenta la sequía, la lluvia reciente, la temperatura del aire, la humedad relativa y la velocidad del viento.

La temporada de incendios forestales se ha vuelto más larga e intensa. De hecho, las condiciones extraordinarias experimentadas durante los incendios del Sábado Negro de Victoria en febrero de 2009 provocaron la creación de una nueva clasificación de incendios "catastrófica", representada por una IEDF de 100 o más.

El 6 de septiembre del año pasado, menos de una semana después del invierno, se ocasionaron graves incendios forestales en Queensland y NSW. En las áreas más afectadas, los valores diarios de IEDD ese día (en la imagen en la parte inferior derecha del gráfico a continuación) fueron más altos que cualquier cosa observada tan temprano en la temporada desde que comenzaron los registros en 1950. Sorprendentemente, se registró un IEDF de 174 en la brecha de Murrurundi en el Región del cazador de Nueva Gales del Sur.


Comparación de incendios forestales históricos utilizando el Índice de Peligro de Incendio Forestal para el 16 de febrero de 1983 (Miércoles de Ceniza, arriba a la izquierda), 6 de enero de 1994 (incendios en Sydney, arriba a la derecha), 7 de febrero de 2009 (Sábado negro, abajo a la izquierda) y 6 de septiembre, 2019 (abajo a la derecha).
Dr. Andrew Dowdy, Oficina de Meteorología

Reescribiendo la historia

En el pasado, Australia solo tuvo que lidiar con la variabilidad climática natural. Ahora, todos nuestros sistemas meteorológicos y climáticos están siendo alterados y amplificados por la actividad humana. El cambio climático está haciendo que los eventos extremos sean aún más severos, lo que resulta en condiciones sin precedentes que están reescribiendo la historia de nuestra nación.

Las proyecciones climáticas más recientes del CSIRO (Organización de Investigación Científica e Industrial del Commonwealth) y la Oficina de Meteorología reconfirmaron sus proyecciones publicadas en 2015, que claramente mostraban que Australia enfrenta condiciones climáticas más peligrosas en el futuro.

Llevará tiempo comprender la contribución exacta de cada factor climático en la temporada de incendios forestales de 2019-2020. Sin embargo, una cosa es cierta: a menos que haya reducciones globales en las emisiones de gases de efecto invernadero, las temperaturas continuarán aumentando, y con ellas el riesgo de que las catastróficas condiciones de incendios forestales se conviertan en la “nueva normalidad” de Australia.

 

Traducción del inglés por Victor Román 
Artículo original en The Conversation

Novedades

Nuestro reportero del futuro Juan Scaliter, autor de "Exploradores del futuro" y "La Ciencia de los Superhéroes", viaja cinco años hacia adelante y nos envía la primera de sus historias sobre todo lo que presencia desde la perspectiva de una familia común y corriente.

La otra vida de Pi: el transporte del 2025

Al cumplirse casi cinco años de iniciada la pandemia, los autos privados son prohibidos, la inteligencia artificial invade el transporte, y la energía solar amenaza a la energía eléctrica

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.