Todo lo que siempre quisiste saber sobre el comercio de armas

Respondiendo preguntas comunes sobre el comercio mundial de armas

Todo el mundo sabe que las armas son una mercancía, y una de las que más vende. Pero no todos saben quién, dónde y cómo intercambiarlas, especialmente a gran escala. ¿Las armas y el equipo militar como producto difieren de, por ejemplo, las computadoras o los zapatos? ¿Los vendedores de armas garantizan sus productos? ¿Cómo es la competencia en este mercado? ¿Los sistemas de armas son compatibles en todo el mundo? Hemos recopilado estas y otras preguntas ingenuas para responderlas.

¿Las armas dan una garantía?

Por supuesto. La garantía del fabricante de un producto es una de las bases para hacer negocios. ¿Quién querría comprarle un tanque a alguien, si no es responsable de la calidad de su montaje y de su proceso de fabricación?

Los fabricantes establecen diferentes períodos de garantía para distintas clases de armamentos y equipos militares, y estas pueden diferir si se tratan de entregas en el mercado interno o para exportación. Por ejemplo, el período de garantía para vehículos y sistemas del sistema de misiles antiaéreos S-400 Triumph rusos, exportados, puede ser de hasta dos años.

Por eso, el Ministerio de Defensa de China adquirió dichos complejos con una garantía de 18 meses para reparaciones de fábrica en caso de mal funcionamiento. Los mismos misiles se entregan a Turquía con un período de garantía de 20 meses. A modo de comparación, el mismo período de dos años se establece para Rusia.

Al mismo tiempo, los misiles antiaéreos del S-400 tienen un período de garantía de 10 años, el cual el fabricante puede extender hasta los 20 años según las condiciones de almacenamiento.

Los sistemas de misiles estratégicos RT-2PM2 Topol-M tienen un período de garantía de 15 años. Al mismo tiempo, el fabricante (Votkinsk Plant) y el desarrollador (el Instituto de Ingeniería de Calor de Moscú) pueden extender el período de garantía de estos complejos hasta los 20 y 25 años. Tal extensión es posible después de estudiar todos los sistemas del complejo por especialistas.

En 2014, la United Aircraft Corporation anunció una extensión a tres años del período de garantía para los cazas Su-35S entregados. Anteriormente, el período de garantía para dichos aviones era de solo un año.

Las armas y el equipo militar suministrados a los clientes, desde una pistola hasta un submarino, se someten a pruebas selectivas de fábrica (si ya estamos hablando de producción en serie aceptada para el servicio). En tales pruebas, una o más muestras de equipos que pasan un ciclo completo de controles se eliminan del lote.

Si pasaron estos controles, se reconoce la calidad de todo el lote y se le entrega al cliente. Si la muestra de prueba falla, el lote entero es probado.

Sin embargo, los clientes reciben periódicamente equipos o armas de baja calidad o que no funcionan correctamente. En este caso, el comprador debe presentar una queja. Esta se hace por escrito al fabricante, redactada durante el período de garantía y que describe el incumplimiento identificado del producto con las características requeridas o la escasez de sistemas, dispositivos y herramientas relacionados suministrados.

Dependiendo del tipo de equipo, el fabricante lleva los productos a la fábrica para eliminar las deficiencias identificadas o envía especialistas para realizar reparaciones en el acto.

¿Son compatibles las armas de diferentes países del mundo?

Los tipos de armas relativamente simples pueden ser compatibles, pero en general, la compatibilidad es muy complicada.

Por ejemplo, el rifle ORSIS T-5000, lanzado en Rusia con el calibre .338 Lapua Magnum, puede cargarse con cartuchos de este calibre fabricados en los Estados Unidos o Polonia. En un rifle de asalto Kalashnikov AK-12 con rieles Picatinny, será posible instalar una mira de imagen térmica de fabricación alemana. Porque en todos estos casos estamos hablando de una especie de normas internacionales que, sin embargo, no son respetadas por todos y no siempre.

Pero hay casos mucho más complicados. Por ejemplo, en 2017, Turquía adquirió varios sistemas de misiles antiaéreos S-400 de Rusia. El primer regimiento S-400 fue entregado al cliente en 2019.

Al mismo tiempo, Turquía es miembro de la OTAN (Alianza del Atlántico Norte) desde 1952 y compra armas y equipos militares fabricados de acuerdo con los estándares de esa alianza, es decir, principalmente de acuerdo con los estadounidenses (el bloque fue fundado en 1949 en los EE.UU. y Washington todavía tiene una influencia seria en su desarrollo y actividades).

El sistema de defensa aérea de Turquía está construido sobre la base de sistemas de misiles antiaéreos y artillería de producción estadounidense, sueca, alemana y suiza, y la cobertura de radar del sistema es proporcionada por radares principalmente de producción estadounidense.

Todavía no es posible integrar los sistemas S-400 en este sistema; no podrán intercambiar datos con él ni recibir la designación de destino. Así que los Triumph en Turquía todavía están operando como unidades independientes.

Sin embargo, para resolver este problema, las autoridades turcas a principios de este año crearon un grupo de trabajo, que tendría que buscar opciones para introducir el S-400 en el sistema de defensa aérea del país. Cómo se hará esto, aún no está claro.

El problema de introducir el complejo en el sistema de defensa aérea no se limita al intercambio de datos con radares y complejos antiaéreos de producción occidental. Los S-400 turcos deben poder distinguir los aviones militares turcos de los aviones militares de otros países.

Para esto, los desarrolladores rusos solicitaron que los S-400 turcos estén de acuerdo con el estándar STANAG 4193. El sistema de reconocimiento estatal ruso ("amigo o enemigo") suministrado al Ministerio de Defensa ruso es, por supuesto, incompatible con STANAG 4193.

En general, nada es imposible. Cualquier país, si establece una meta y adquiere las sumas de dinero correspondientes (las cuales serán considerables), puede construir, por ejemplo, su propio sistema de defensa aérea a partir de complejos, radares y estaciones de control de estadounidenses, europeos, rusos, chinos o indios.

Tal mezcolanza funcionará (por dinero, los desarrolladores intentarán establecer el intercambio de datos entre todos los componentes como mínimo), pero se gastará mucho más dinero en su creación que en crear el mismo sistema solo desde complejos rusos o solo de la OTAN. Lo mismo vale para el resto.

Al mismo tiempo, la creación de un "zoológico" de armas y equipo militar de diferente producción dentro de las fuerzas armadas de un país aumenta ligeramente el costo de nuevas compras de armas.

Por ejemplo, cierto país durante muchos años equipó a sus fuerzas aéreas con cazas F-16 Fighting Falcon y F-15 Eagle de fabricación estadounidense. Y luego decidió que era necesario reponer la flota con cazas rusos Su-30MK. Después de comprar estos aviones, habrá un problema con la compra de municiones: los misiles y proyectiles para aviones estadounidenses son completamente inadecuados para los rusos.

Sin embargo, el número de países con tales "zoológicos" en servicio es bastante grande. Por ejemplo, la Fuerza Aérea India está armada con aviones soviéticos, rusos, brasileños, estadounidenses, franceses, ucranianos, indios, canadienses y británicos. La flota de ese país cuenta con Mirages 2000 francés y Su-30MKI rusos, Jaguar Sepecat británicos y el MiG-21 soviético, Tejas indias y versiones indio-soviéticas del MiG-27.

¿Hay alguna competencia entre vendedores de armas? Y si es así, ¿cómo compiten?

No existe una competencia pura en el mercado mundial de armas y equipos militares, ya que la política tiene un impacto significativo en las licitaciones. Volvamos al caso de Turquía.

A mediados de la década de 2010, las relaciones políticas entre este país y los Estados Unidos comenzaron a deteriorarse. Hubo varias razones para esto, incluidas las opiniones de los Estados Unidos sobre el genocidio armenio en el Imperio Otomano en 1915 y el intento de golpe militar en Turquía en 2016. Además, a principios de la década de 2010, Estados Unidos se negó a vender el dron MQ-1 Predator a Turquía.

Como resultado, en la licitación celebrada a mediados de 2010 para el suministro de sistemas de misiles antiaéreos a las fuerzas armadas turcas, ganó la propuesta rusa, el S-400. Por cierto, las relaciones entre Rusia y Turquía al mismo tiempo comenzaron a mejorar.

Todos esto junto (el deterioro de las relaciones con Estados Unidos y el establecimiento de relaciones con Rusia) influyeron en la decisión de adquirir el S-400, y no el Patriot estadounidense o el HQ-8 chinos, que también participó en la licitación.

Sin embargo, las relaciones entre los Estados Unidos y Turquía continúan deteriorándose ahora. Además, Estados Unidos adoptó en octubre pasado una resolución que reconoce el Genocidio Armenio.

En respuesta en diciembre del año pasado, la parte turca anunció su intención de adoptar una resolución sobre el genocidio de los indios durante la colonización del continente americano. Debido al deterioro de las relaciones políticas y la compra del S-400, Estados Unidos comenzó a amenazar a Ankara con la prohibirles el suministro de cazas F-35 Lightning II.

Además, debido a la divergencia de opiniones sobre la operación turca contra los kurdos en Siria, Alemania, Gran Bretaña, España, los Países Bajos, Noruega, Francia, la República Checa, Italia y Finlandia ya se han negado a suministrarles armas. Las relaciones entre Turquía y Rusia también comenzaron a deteriorarse debido a la guerra en Siria.

El deterioro gradual de las relaciones con los países grandes obligó a Turquía a embarcarse en un programa de sustitución de importaciones, en cuyo marco se está desarrollando el tanque de batalla principal Altay, la familia de drones Anka, el caza TF-X y algunas otras armas.

Pero si descartamos la política, la competencia entre fabricantes y vendedores de armas y equipo militar se lleva a cabo en licitaciones. Por ejemplo, un país anuncia que tiene la intención de adquirir una gran cantidad de cazas. Si esta licitación es internacional, el país envía invitaciones relevantes, para participar en la competencia, a los países que cuenta con las naves en las que está interesado.

Si los potenciales vendedores aceptan esta invitación para el momento señalado, brindan a los militares del país comprador información detallada sobre sus aviones de combate. Y si, a su vez, la información recibida por los militares del país comprador es aceptable, invitan a los fabricantes a traer aviones de combate para probarlos.

Durante tales pruebas, que a veces toman varios años, el ejército evalúa qué tan caros son los cazas en operación, qué tan convenientes son para usarlos, qué tan rápido pueden entrenarse los pilotos, cómo vuelan los cazas y cómo superan a sus competidores. En la etapa final, los postores nombran sus precios a los compradores.

Antes de finalizar la licitación, los militares estudian las características iniciales y los datos sobre los combatientes obtenidos durante las pruebas, y los comparan entre sí. Luego, en base a estas comparaciones (y las de los precios), se toma una decisión de compra.

También sucede que no se toma una decisión, los militares no compran nada y los postores regresan a casa. Por cierto, la participación en la licitación puede llevarse a cabo a expensas del vendedor potencial, y el futuro comprador puede pagarla parcialmente. Sucede de diferentes maneras.

De hecho, está lejos de ser un hecho que, siguiendo los resultados de la licitación, los militares comprarán exactamente el caza más barato con las mejores características. A menudo sucede que gana el fabricante de un avión costoso con peor rendimiento.

Incluso si la política no tiene nada que ver, hay otra razón importante: un acuerdo compensatorio. Este es un tipo de soborno legalizado que un país le da a otro. Tal acuerdo se concluye después de la transacción principal para el suministro de armas y equipo militar. Implica cualquier bonificación que un posible comprador de armas pueda obtener si firma un contrato.

Algunos países tienen condiciones oficiales para transacciones de compensación, que el vendedor debe aceptar inicialmente, incluso antes de participar en la licitación. Otros países han prohibido oficialmente las transacciones de compensación: Estados Unidos, Reino Unido, Estonia, Qatar, Finlandia y algunos otros. Esto significa que los fabricantes que desean vender sus armas y equipo militar a estos países no firman ningún acuerdo adicional que no sea el contrato principal.

Otros países, sin embargo, no ocultan sus requisitos de compensación. Los requisitos compensatorios ​​de Brasil indican que el vendedor invierta al menos el 100% del valor de la transacción en la economía brasileña. India requiere que el 30% del valor del negocio de armas se reinvierta en su economía, Israel el 35%, los Países Bajos al menos el 100%, Rumania el 80% y Turquía el 50%.

Las reinversiones generalmente se entienden como transferencia de tecnología, organización de la producción local de ensamblajes, creación de empleos y capacitación de especialistas militares.

En casos excepcionales, las transacciones compensadas pueden involucrar la provisión de servicios inusuales. Por ejemplo, en 1996, India compró 40 cazas rusos Su-30MKI, después de haber recibido el derecho de producir independientemente y, si es necesario, reexportar hasta 150 aviones de este tipo.

En mayo de 2003, Malasia compró 18 cazas Su-30MKM a Rusia a cambio de ayuda para enviar al primer astronauta malasio al espacio.

En 2012, el consorcio europeo Eurofighter ayudó a las empresas pesqueras en Omán a criar grandes peces marinos en aguas poco profundas, donde sería más fácil capturarlos. Esta asistencia se proporcionó como parte del acuerdo de compensación del contrato principal para el suministro de 12 cazas Typhoon a Omán.

La práctica de los acuerdos de compensación es casi universal, aunque a menudo no se anuncia. Sin embargo, si la política no influyó en la transacción de compra de armas, significa que una oferta de compensación rica lo afectó.

La publicidad de armas y equipo militar tiene más carácter de imagen. El hecho es que, para la venta exitosa de armas por un valor de millones y miles de millones de dólares, el banal comercial de "compre nuestros submarinos" no es suficiente.

La probabilidad de que un país que forma parte de la OTAN compre un submarino de fabricación rusa tiende naturalmente a cero. Pero dicha compra no será rechazada, por ejemplo, por India o Vietnam, que no están limitadas por los estándares y acuerdos de la OTAN. Pero no se centrarán en la publicidad, sino en todas las consideraciones anteriores.

¿Quién vende armas a quién?

El mercado mundial de armas y equipo militar se puede dividir en tres segmentos: “negro”, “gris” y “blanco”.

En el primer caso, las ventas de armas son realizadas por empresas o grupos de personas, evitando todo tipo de acuerdos internacionales, prohibiciones existentes y sin el conocimiento de las autoridades. El volumen de dicho mercado es relativamente pequeño y, según diversas estimaciones, oscila entre 200 y 500 millones de dólares al año.

El segmento “gris” es más grande y supera los 2 mil millones de dólares por año. En este segmento, el suministro de armas y equipo militar se lleva a cabo en secreto, pero con el conocimiento de las autoridades.

Finalmente, el segmento “blanco” del mercado de armas es el más ambicioso y relativamente fácil de rastrear. Hay varias organizaciones de investigación que monitorean el mercado blanco, incluido el Instituto de Investigación de Paz de Estocolmo (SIPRI). Según las estimaciones de esta organización, en 2018 el mercado global de armas ascendió a 1.82 billones de dólares.

También está el Registro de Armas Convencionales de las Naciones Unidas, al que los países vendedores de armas pueden presentar voluntariamente listas de productos militares exportados.

El comercio de armas en el mercado “blanco” es realizado por empresas autorizadas por sus estados, bajo el estricto control de las autoridades. Además, dado que los estados realmente intercambian armas entre sí, las reglas de la Organización Mundial del Comercio, como la regulación del comercio arancelario o la transparencia de la política comercial, no se aplican a las transacciones.

Al mismo tiempo, los países se guían por ciertos principios políticos generales y acuerdos internacionales existentes. En particular, según una resolución de la ONU, se impuso un embargo al suministro de armas y equipo militar a Irán. Un embargo similar se aplica al suministro de armas a Corea del Norte.

En general, los países que venden armas deben seguir las resoluciones de la ONU, pero a menudo por razones políticas, algunos estados no lo hacen. Dado que tales acuerdos con países deshonestos están prohibidos, tienen lugar dentro del segmento gris del mercado de armas. Es casi imposible probar tales entregas, pero ocurren.

En particular, se sospecha que China y Rusia suministran combustible a Corea del Norte, el cual es utilizado para desarrollar su propio programa nuclear. Anteriormente, Ucrania era sospechosa de suministrar motores de cohetes de la misma Corea del Norte.

Los estados también pueden introducir sus propias prohibiciones sobre el suministro de armas a uno u otro país, nuevamente, por razones políticas. Como ya se mencionó, algunos países europeos han introducido sus propias prohibiciones sobre el suministro de armas a Turquía.

Estados Unidos, el mayor proveedor de armas del mundo, ha prohibido la venta de armas a varios países, incluidos Cuba, Taiwán (está en vigor una prohibición parcial por temor a empeorar las relaciones con China), Azerbaiyán, Corea del Norte, Irán y otros estados.

Finalmente, algunos países tienen regulaciones oficiales de exportación de armas y equipo militar. Por ejemplo, Suiza no vende oficialmente armas a países que están en guerra o en cuyo territorio se estén realizando combates. Japón no exporta armas a países donde las hostilidades están en curso, y a países que representan un peligro potencial para la “paz mundial”.

En muchos países del mundo, existe una prohibición del suministro de armas a ambos lados de un conflicto armado al mismo tiempo.

Sin embargo, dado que las reglas del comercio de armas y equipo militar son establecidas por los estados y los estados son vendedores de armas, a veces violan sus propias reglas. Típicamente, tales violaciones ocurren dentro del segmento gris.

Por separado, vale la pena mencionar las reglas de reexportación. Los fabricantes de armas y equipo militar en la gran mayoría de los casos establecen condiciones para la reventa de sus productos. Estas condiciones se indican en el contrato de suministro de armas.

Por ejemplo, Rusia requiere la aprobación obligatoria de las reexportaciones. Esto significa que si India compra aviones de combate de Rusia y quiere revenderlos a, por ejemplo, Sudáfrica, primero tendrá que pedir permiso. Algunos países, como Estados Unidos, prohíben la reexportación en muchas transacciones: el comprador no tiene derecho a revender productos militares estadounidenses.

¿Alguien puede entrar al mercado de armas?

El mercado mundial de armas está oligopolizado. Esto significa que tiene un pequeño número de vendedores compitiendo entre sí, y la entrada al mercado está limitada por altas barreras. Esto no quiere decir que los países pequeños no vendan productos militares a otros estados, pero sus posibilidades de ocupar una cuota de mercado significativa son nulas.

Por ejemplo, en 2018, Costa de Marfil se convirtió en un exportador militar, antes de lo cual durante muchos años no había vendido nada a nadie. El país vendió transportes de personal blindados France 9 Bastion por 1 millón de dólares. Estos vehículos fueron entregados a las fuerzas de paz de la ONU en Costa de Marfil.

Según SIPRI, Ecuador, Taiwán, Tailandia, Montenegro, Chile y Serbia también notaron proveedores de productos militares en 2018. Un año antes, algunos de estos países no podían vender nada a nadie, y algunos de los estados de esta lista no vendieron ningún arma por muchos años.

Estas naciones se convierten en exportadores esporádicamente, en los casos en que los aliados quieren apoyarlos económicamente o si es más barato, más fácil y más rápido comprar armas a estos proveedores.

En otros casos, entrar en el mercado de armas y aumentar su participación en él se hace posible con un aumento en las capacidades de producción de un país y su influencia política: es más fácil para los aliados o países dependientes vender productos militares que para cualquier otra persona.

China muestra un buen ejemplo de ingreso al mercado oligopolizado de armas. Durante muchos años, este país fue el mayor importador de armas, pero en la década de 2000 cambió a exportador.

Entonces, si en 2003-2012, China fue el mayor importador de armas, después de haber comprado 21.200 millones de dólares en armas extranjeras durante este período, ya en 2013 el país se convirtió en un notable exportador, ingresando a los 5 principales proveedores de productos militares.

En 2013, China ocupó el 5% del mercado mundial de armas. A finales de 2017, según SIPRI, China se convirtió en el segundo mayor exportador de armas del mundo, llevando a Rusia al tercer lugar.

En 2017, Estados Unidos exportó armas y equipos militares por valor de 226.6 mil millones de dólares, China 54.1 mil millones, y Rusia 37.7 mil millones. Entre los compradores de productos militares chinos se encuentran Bielorrusia, Argelia, Bangladesh, Sudáfrica, Egipto, Kazajstán, Pakistán, Tayikistán, Venezuela, Emiratos Árabes Unidos y una docena de estados más.

Los productos chinos que son demandados en el mercado mundial son los vehículos aéreos no tripulados, vehículos blindados, misiles antibuque, sistemas de misiles antiaéreos, tanques de batalla principales y submarinos.

¿Es cierto que China ha copiado todos sus desarrollos militares?

La industria militar de China se está desarrollando de muchas maneras en su propia forma única, que fue facilitada en parte por la URSS. El hecho es que la Unión Soviética cooperó activamente con muchos países cuyos regímenes simpatizaban con la causa de la construcción del comunismo, y les suministró productos militares terminados y líneas de producción completas.

Muchas de estas líneas siguen funcionando hoy en día: en China producen principalmente equipos de aviación, que alguna vez fueron diseñados en la URSS. Entonces, Beijing hoy produce copias de cazas soviéticos Su-27, bombarderos Tu-16, transportadores An-26 y muchos otros.

Solo debe tenerse en cuenta que las copias modernas de los aviones soviéticos, excepto por su apariencia, no tienen casi nada que ver con los originales: cuentan con equipos modernos chinos y usan armas chinas.

Muchas de las escuelas de diseño chinas todavía se están desarrollando y aún no han formado su propio “estilo”. Por lo tanto, los diseñadores no son tímidos para tomar prestadas las ideas de otras personas y resolverlas.

Por ejemplo, China tenía un avión de entrenamiento L-15, similar al ruso Yak-130 y al italiano M-346 Master, o tenía el caza FC-31, muy parecido al estadounidense F-35 Lightning II. Los nuevos portaaviones chinos Tipo 001A y Tipo 002 son similares a sus antepasados: el portaaviones Liaoning, el antiguo crucero Varyag, comprado en Ucrania, cuidadosamente estudiado y completado.

En el mercado mundial de armas, la generosidad de la URSS, que suministró a China líneas de producción, a veces juega en contra de Rusia. Durante la misma licitación turca que suministró los sistemas de misiles antiaéreos, participaron el complejo HQ-8 de fabricación china, una copia del S-300P soviético.

En la primera etapa, el ruso S-300VM “Antei-2500” participó en la misma competencia. Los competidores de los complejos chino y ruso fueron el europeo Eurosam y el estadounidense Patriot PAC-3. En 2013, el ejército turco anunció que el HQ-8 chino ganó la competencia (aunque luego canceló su decisión).

¿En qué moneda pagan los tratos de armas?

Todo depende de las condiciones en que las partes acuerden. Los Estados Unidos se ocupan de la venta de armas en dólares, los países de la Unión Europea, en euros. Durante mucho tiempo, Rusia usó dólares para acuerdos mutuos, pero ahora está transfiriendo gradualmente las transacciones a acuerdos en rublos.

Desde 1992, la mayoría de las transacciones para la venta de armas rusas a los países de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (Rusia, Armenia, Bielorrusia, Kazajstán, Kirguistán y Tayikistán) se realizan en rublos, pero también se pueden realizar en moneda libremente convertible.

Además, se están llevando a cabo negociaciones para cambiar los acuerdos a rublos en el suministro de armas rusas entre los países miembros de la Organización de Cooperación de Shanghai (incluye 25 países). Al mismo tiempo, otros estados, al vender sus armas y equipo militar, pueden recibir pagos en sus monedas nacionales.

Además de las transacciones monetarias, los vendedores de productos militares a veces recurren al trueque. Dichas transacciones se realizan exclusivamente por razones políticas con países amigos.

La Unión Soviética recurrió activamente a esta práctica, suministrando a India cazas a cambio de plátanos, y a Cuba con consultores militares, armas pequeñas y equipo de tierra a cambio de cigarros y ron. Por cierto, desde 1962 y casi hasta el colapso de la URSS, se suministraron hasta 10 millones de cigarros cubanos al año a la Unión.

Con algunos países, Rusia ha conservado la tradición del trueque. Por ejemplo, en 1994, Malasia pagó con aceite de palma por 18 cazas MiG-29.

A mediados de la década de 2000, Rusia suministró a Venezuela helicópteros Kalashnikovs, Mi-35 y Mi-26T, así como combatientes Su-30MK, acordando aceptar parte del pago por ellos en forma del derecho al drenaje libre de petróleo de pozos de lodo (derrames extensos de petróleo) y partes de desarrollo de campos petroleros en el valle del río Orinoco.

En 2018, Rusia vendió 11 aviones de combate Su-35 a Indonesia a cambio de aceite de palma, caucho y café.

¿Es cierto que los vendedores de armas ponen “marcadores” para que no puedan ser utilizados contra el país productor?

Se denomina “marcadores” al software, hardware o elementos de ambos que permiten encender o apagar equipos militares de forma remota. Las teorías de conspiración afirman que el uso de “marcadores” de un país puede desactivar las armas vendidas anteriormente a otro país.

Por ejemplo, Rusia suministró al ejército chino sistemas de misiles antiaéreos S-300 y S-400. Es agradable pensar que una guerra entre ambos países es imposible, solo porque los desarrolladores rusos pueden deshabilitar remotamente el equipo de estos complejos. Sin embargo, no existen datos confiables sobre la existencia de “marcadores”.

Hay una versión que en 1982 durante la Guerra de las Malvinas el lado británico aprovechó los “marcadores” instalados en los misiles antibuque Exocet pertenecientes a Argentina. Supuestamente solo por esto, el destructor británico Sheffield, alcanzado por tal misil, no fue hundido.

La munición golpeó el costado de la nave, pero no explotó. Al mismo tiempo, se produjo un incendio debido a un motor de cohete que operaba en el destructor, que mató a 20 personas e hirió a 26 más. La teoría conspiranoica afirma que los británicos, con el apoyo de la compañía francesa MBDA, fabricante del cohete Exocet, apagaron la ojiva de los misiles argentinos utilizando el “marcador”.

De hecho, ningún “marcador” apaga nada. En 2017, el Departamento de Defensa del Reino Unido publicó algunos de los documentos sobre la Guerra de Malvinas.

Estos documentos citan la evidencia de los oficiales y marineros de Sheffield, y algunos marineros afirman que Exocet explotó, mientras que otros no. Resulta que los militares británicos nunca oyeron hablar de ningún “marcador”.

Además, resultó que durante el ataque con cohetes (varios misiles Exocet fueron disparados contra Sheffield, los argentinos no sabían sus coordenadas exactas), la tripulación del barco falló abiertamente.

Suponiendo que el destructor estaba fuera del alcance de Argentina, la tripulación del destructor estaba relajada: el oficial de guardia estaba tomando café y sin controlar la situación, el oficial de defensa aérea estaba seguro de que el Sheffield estaba fuera del alcance de los misiles argentinos.

Finalmente, el radar del sistema de defensa aérea del destructor británico fue bloqueado por el radar de otro barco. No es necesario hablar de manipular “marcadores” en tales condiciones.

 

Vasily Sychev
Traducido por
Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

Sobre N+1: Es la primera revista online de divulgación científica y tecnológica que permite la reproducción total o parcial de sus contenidos por medios de comunicación, bloggers e influencers, realizando la mención del texto y el enlace a la web: “Esta noticia ha sido publicada originalmente en la revista N+1, ciencia que sumawww.nmas1.org”.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.