La ciencia en Europa recibe un duro golpe con el Brexit

No solo las economías y un importante grupo inmigrantes serán afectados con el reciente resultado del referéndum para la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) o el consumado Brexit. Esta decisión se trae buena cantidad de sorpresas negativas –en ambos lados del Canal de la Mancha– para el esencial campo de la ciencia.  

El Reino Unido tiene el 3,3% de los investigadores del mundo y es responsable del 6,9% de la producción científica global, porcentajes trascendentales si se toma en cuenta que su población es menor al 0.9% mundial. Sin embargo, “un 30% de sus investigadores son extranjeros”, dice Eduardo Oliver, presidente de la sociedad de científicos españoles en el Reino Unido, quien considera al Brexit “catastrófico” tanto para el país como para el resto de Europa.

Si tomamos en cuenta 9 de cada 10 científicos se manifestaron en contra, entre ellos Stephen Hawking, tres premios nobel y la prestigiosa Royal Society Británica, entonces, algo malo debe estar ocurriendo.

¿El fin de investigación conjunta con la UE?

“En ciencia, hoy más que nunca la unión hace la fuerza. Miles de grupos investigan juntos con un mismo fin para abrir avenidas al conocimiento y mejorar nuestra calidad de vida, y todos ellos bajo el paraguas común de los programas marco de la UE, dice Oliver a la AgenciaSinc.es.

El Brexit trae consigo “una restricción al acceso de fondos de investigación europeos y el aislamiento de la dinámica de la ciencia europea, dice Nerea Yrigoyen, científica en la División de Virología de la Universidad de Cambridge.

Además de que una economía golpeada produciría recortes en investigación y desarrollo para aquella nación, el Reino Unido tampoco podrá hacer uso de fondos de los programas como Horizonte 2020 (programa europeo de financiamiento científicos) y los proyectos del Consejo Europeo de Investigación (institución que aprueba financiamientos científicos), de los que es principal beneficiario.

Para Paul Nurse, Premio Nobel, director del Instituto Francis Crick en Londres y ex presidente de la Royal Society, "estar en la UE da a Reino Unido acceso a ideas, personas y a inversión en ciencia. El Brexit es un pésimo resultado para la ciencia y muy malo para el Reino Unido”.

Fuga de talentos

Las limitaciones que el Brexit impondrá a la migración y el fin de la política de fronteras abiertas de la que goza el Reino Unido como miembro de la UE, también restringirán la entrada de personal calificado, talentos no necesariamente británicos que aportaron mucho a los avances científicos de este país.

“Este es un duro golpe para el contrato de personas calificadas en la Unión Europea”, dijo a The Guardian Ewan Birney, co-director del Instituto Europeo de Bioinformática en Cambridge, quien es consciente que la pérdida de derechos de ciudadanos europeos, también incentivará la pérdida de talento o la fuga de este, el que seguramente se verá obligado a buscar otras latitudes donde sean mejor acogidos.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.