Una raya biónica hecha de células vivas de rata

En un futuro no muy lejano, los robots dejarán de ser netamente metálicos: se fabricarán usando tanto chips como células vivas. Es lo que nos sugiere la última creación de un equipo de bioingenieros surcoreanos de la Universidad de Harvard y que acaba de presentarse en la revista científica Science: una raya biónica hecha a partir de células de rata.

Este sistema biohíbrido está compuesto de solamente cuatro capas: dos de silicona impresas en 3D, un esqueleto de oro, y una capa de tejido muscular cultivada a partir de células cardíacas (cardiomiocitos) de ratas de laboratorio. Estas células se contraen al ser estimuladas y así provocan el movimiento de las aletas. Los científicos han modificado genéticamente estas células para que estas puedan ser estimuladas por la luz. De este modo, pueden controlar sus movimientos a través de frecuencias luminosas: tanto aumentar la velocidad o dirigir a la raya biónica hacia la izquierda o derecha.

La raya puede incluso movilizarse con facilidad en un complejo circuito. Este animal biónico tiene unas 200 mil células de rata, un largo de 16 milímetros y apenas pesa 10 mg.

Kevin Kit Parker y Sung-Jin Park, principales creadores de este proyecto,  están seguros de que este uso de células cardiacas de rata echan más luces para conocer la constitución del corazón, lo que aportará en el futuro para crear un corazón humano artificial. Asimismo, los científicos creen que se está llegando a un punto en el que se fusionan la biología y la ingeniería y que su pequeña raya está inaugurando una nueva era en la robótica.

Daniel Meza

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.