El proyecto futurista de reciclar cohetes

La empresa SpaceX ha logrado traer de vuelta a tierra con éxito a otro cohete Falcon 9, un cohete 'reciclable', a pocos minutos de que el mismo lanzara a la nave Dragon al espacio partiendo desde Cabo Cañaveral, Florida, la madrugada del lunes. Dragon, que va dirigida a la Estación Espacial Internacional con un cargamento, llegaría este miércoles.

Luego del lanzamiento, el cohete regresó al Complejo de SpaceX, también ubicado en Cabo. Se trata de la segunda vez que la compañía hace posible este tipo de aterrizaje en suelo firme, y la quinta vez que SpaceX recupera uno de sus cohetes después de usarlo.

En pasados intentos, los cohetes lograron bajar a un barco ‘drone’ (no tripulado) en medio del océano. Esto, debido a que los aterrizajes flotantes requieren mucho menos combustible que los aterrizajes en suelo.

¿Por qué? Si un cohete debe acelerar muy rápido durante el lanzamiento (en caso necesite llegar más alto, o lleve una carga muy pesada) entonces usará mucho combustible y quedará muy poco para maniobrar el descenso. Por ello, posarse en un barco ‘drone’ es la única opción. No fue el caso del lanzamiento del Dragon, por lo que el cohete se posó en el suelo duro con éxito.

En total, este es el quinto cohete que SpaceX consigue recuperar. La compañía almacena sus cohetes recuperados en el Centro Espacial Kennedy de la NASA.

La meta de SpaceX, compañía del millonario Elon Musk, es que los cohetes que lanzan naves espaciales se puedan reutilizar. Antes los cohetes eran desechables; se destruían después de su lanzamiento. Con esta novedad se reducirá radicalmente los costos de los viajes espaciales (crear un cohete desde cero costaría hasta 60 millones de dólares).

El próximo paso de la compañía es reutilizar los cohetes recuperados, algo que -según The Verge- se planea para setiembre y octubre de este año.

Daniel Meza

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.