Astrónomos descubren cañones inundados en luna de Saturno

Titán, la luna más grande de Saturno, tiene cañones profundos inundados con hidrocarburos líquidos, informó un estudio publicado en Geophysical Research Letters.

Los cañones de Titán tienen más de 570 metros de profundidad y presentan pendientes empinadas por lo menos 40 grados, pese a que son bastante reducidos, con anchos de 0.8 kilómetros, dijeron investigadores.

El descubrimiento refuerza la sorprendente similitud entre la Tierra y Titán, los únicos dos mundos en el Sistema Solar que (hasta donde se conoce) albergan líquidos estables en sus superficies. Adicionalmente, Titán tiene una atmósfera gruesa dominada por el nitrógeno, igual que la Tierra.

“La Tierra es cálida y rocosa, con los ríos de agua, mientras que Titán es frío y congelado, con ríos de metano; estas similitudes son para resaltar”, indicó uno de los coautores del estudio, Alex Hayes, asociado del equipo del radar Cassini en la Universidad de Cornell, Estados Unidos.

Los investigadores, dirigidos por Valerio Poggiali de la Universidad de Roma, analizaron imágenes de Titán tomadas por la nave Cassini durante un vuelo cercano a la luna en mayo del 2013. Las fotos se enfocaron en un sistema de canales que desagua hacia Ligeia Mare, un inmenso mar de hidrocarburos cerca al polo norte de Titán.

Cassini también usó su radar como altímetro para medir la profundidades del cañón. Estas medían entre 240 metros y 570  metros de profundidad.

Los cañones se formaron por el levantamiento del paisaje o cambios en el nivel del mar, como ocurre en la tierra, indicaron los autores. Por el momento, no se sabe con exactitud cuál de estos factores influyó más. Existen aun más cañones por estudiar en el satélite.

La misión Cassini-Huygens, de US$3.2 mil millones, es un esfuerzo conjunto de la NASA, la Agencia Espacial Europea (ESA) y la Agencia Espacial Italiana, lanzada en 1997 y que llegó al sistema de Saturno recién el 2004. Cassini explorará al planeta de los anillos por otro año, y luego acabará su misión ‘inmolándose’ en su atmósfera el 2017. Los astrónomos seguirán estudiando por años toda la información que captó.

Daniel Meza

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.