Los bebes recién nacidos lloran en el idioma de sus madres

Los bebes recién nacidos cuyos padres hablan una lengua tonal lloran en un patron de melodía más alto comparados con los que tienen padres que utilizan una lengua no tonal, de acuerdo a un estudio alemán publicado en Journal and Voice.

"El llanto de los recién nacidos, cuyas madres hablan un lenguaje tonal, se caracteriza por una variacion melódica significativa frente a los recién nacidos alemanes, por ejemplo", dijo Kathleen Wermke, profesora y jefe del Centro para el Desarrollo Pre-habla y Trastornos de la Universidad de Wurzburgo

La lenguas tonales, como el chino mandarín, utilizan diferentes tonos de voz en cada sílaba para diferenciar el significado de cada palabra. Por ejemplo, una palabra aparentemente idéntica puede tener múltiples significados, según cómo se pronuncie. 

Si bien el chino mandarín posee cuatro sonidos característicos -lo cual lo convierte en un idioma tonal complejo-, existe otra lengua mucho más dificil: Lamso (Noroeste de Camérun), con ocho tonos diferentes.


 

En una prueba realizada a bebes de Camerún y Alemania, los resultados mostraron que los pequeños cameruneses tuvieron una variación significativamente mayor del tono global "intra-expresivo" (el intervalo entre el tono más alto y el menos alto) frente a los alemanes. Es decir, evidenciaron diferentes tonalidades durante un episodio de llanto: "Sus llantos sonaron mucho más cantados," dijo Wermke. 

Por otro lado, los investigadores hallaron que los recién nacidos muestran un alto grado de universalidad transcultural en su llanto. Por ejemplo,observaron que 55 recién nacidos de China habían desarrollado todas las influencias de la civilización moderna de su país (smartphones, radios, etc); mientras que los bebes cameruneses que nacieron en un entorno rural no contaban con estas.

Pero, "pese a las diferencias culturales entre los bebes, mostraron efectos similares en su lenguaje tonal en comparación con los recién nacidos del grupo alemán", afirmó Wermke.

Este estudio y sus resultados sugieren que los factores genéticos están involucrados en el proceso de aprendizaje del lenguaje, pero no los exime de aprender otros idiomas y, por ende, diferentes tonalidades.

Expertos de la Universidad de Edimburgo  creen que la baja complejidad de las lenguas no tonales conllevaría a una ventaja, permitiendo que las personas pueden aprender otro idioma a edades más tempranas, gracias a las funciones cerebrales que desarrollan. 

María Gracia Granara Q.

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

 

 

 

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.