Los huesos se regenerarían más rápido con esta nueva técnica

Una nueva técnica podría ayudar a liberar todo el potencial de un tratamiento para la regeneración ósea, según un estudio publicado en Science Magazine. Sus autores, bioingenieros de la Universidad de Gasglow (Escocia), indicaron que el tratamiento mejoraría las terapias para las lesiones en la espina dorsal, injertos óseos y otras cirugías ortopédicas.

En el trabajo, científicos discuten sobre el uso corriente que le han dado al polímero (macromoléculas compuesta por varias unidades químicas) producido comercialmente para ayudar a estimular los 'factores de crecimiento', moléculas que ayudan al cuerpo a regenerarse.

Los 'factores de crecimiento' juegan un papel importante en la biología del desarrollo, tanto en el crecimiento como el envejecimiento. Una molécula de factor de crecimiento conocida como proteína morfogenética ósea 2 (BMP-2) ya ha demostrado en trabajos previos cómo ayuda a regenerar el hueso en pacientes.

Sin embargo, la técnica más usada para la aplicación de esta proteína a través de implantes ha sido limitada por la tendencia del cuerpo humano de eliminarla rápidamente a través de su sistema. Para la eficiencia de su uso, los médicos tendrían que aumentar las dosis de esta, sin embargo, esto puede causar efectos secundarios negativos como deterioro neurológico o, incluso, tumores.

La nueva técnica, desarrollada por investigadores del Instituto Celular, Molecular y Biología de Sistemas de la Universidad de Gasglow, utiliza una propiedad única del polímero poli que permite que los 'factores de crecimiento' sean eficaces en dosis 300 veces menor que las actuales. Asimismo, las pequeñas dosis reducen el riesgo de los efectos secundarios negativos y el costo del tratamiento. 

"En sí mismo, el polímero que estamos usando parece bastante corriente, pero hemos decubierto que tiene un enorme potencial para aplicaciones clínicas. Asimismo, imita a los factores de crecimiento naturales del cuerpo", afirmó Mateo Dalby, ingeniero del instituto.

El polímero facilita la reacción gracias a la fibronectina, proteína que se sujeta a los 'factores de crecimiento' para permitir que el cuerpo inicie el proceso de regeneración. Es decir, se abre a las células del cuerpo y los tejidos.

En consecuencia, esta mejora en el tratamiento permitiría que las personas que han sufrido lesiones en el tejido óseo por accidente o enfermedades sean tratados de manera más eficaz.

Aún se está explorando sobre la aplicación del polímero BMP-2 y se espera que, luego de ser ensayado en humanos, se pueda poner en marcha en los próximos cinco años.

María Gracia Granara Q.

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.

Leer también

Blog/Genética

The Conversation

Análisis e investigación científica

A principios de este año, un comité internacional convocado por la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos publicó un informe que fue ampliamente considerado como la puerta a la edición genética de embriones humanos para la investigación. Pero el estudio de Oregon no implicó la creación de "bebés de diseño", a pesar de algunos titulares.

Tras editar embriones humanos con CRISPR, analicemos las implicaciones éticas

A inicios de mes, el 3 de noviembre, la República Popular China lanzó el primer cohete de carga pesada de su historia, el Larga Marcha-5, hito considerado el más grande de todos los avances espaciales del gigante asiático. Dicho lanzador empata la capacidad del imponente Delta-4 Heavy estadounidense, que puede enviar hasta 25 toneladas a la órbita baja de la Tierra. La misión pone al país presidido por Xi Jinping en una posición inmejorable en la carrera espacial y es una muestra más de cómo China es “con pleno derecho, la nueva gran potencia de la exploración espacial”, según el astrofísico Antonio Eff-Darwich. El académico y catedrático de la Universidad de la Laguna brindó una entrevista a N + 1 analizando alcances y potencialidades de aquel país en el referido campo.

China es, “con pleno derecho, la nueva gran potencia espacial” [ENTREVISTA]

El pasado 8 de septiembre la NASA lanzó desde Cabo Cañaveral la sonda OSIRIS-REx, con el objetivo de estudiar in situ al asteroide Bennu. Se trata de una misión crucial que traerá por primera vez muestras no contaminadas de un asteroide de tipo primitivo que podremos estudiar en detalle, con los mejores instrumentos de laboratorio que existen. Allí estuvo el Dr. Javier Licandro, Investigador Titular del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) y colaborador en la referida misión de la agencia espacial estadounidense.

¿Estamos preparados ante el impacto de un mortal meteorito?