La ropa hecha con este tejido será mucho más fresca

Un tejido inventado por ingenieros de la Universidad de Stanford, Estados Unidos, es capaz de disipar el calor del cuerpo humano. La invención fue presentada en una publicación en la revista Science

El tejido, que lleva el nombre de Nano PE, fue diseñado modificando un polietileno industrial (un plástico transparente que se usa, entre otras cosas, para fabricar bolsas).

Al comparársele con otros materiales, este tejido sobre la piel solo aumentó la temperatura en 0,8 grados centígrados, mientras que el algodón la incrementó en 3,5, y los derivados de polietileno en 2,9.

Los investigadores indican que esta nueva familia de tejidos puede convertirse en la base de prendas que mantienen a la gente fresca en climas cálidos.

“Se puede enfriar a las personas en vez contar con un aire acondicionado en un edificio en el trabajan o viven, ahorrando con ello mucha energía”, dijo Yi Cui, profesor asociado de Ciencia de los Materiales en la citada universidad.

El tejido se enfría dejando que el sudor se evapore, algo que las telas actuales ya hacen. Pero el material tiene un segundo mecanismo que permite enfriar el calor del cuerpo.

El cuerpo humano, emana calor en forma de radiación infrarroja. Las mantas calientan atrapando la emisión de calor infrarrojo cercano al cuerpo. La radiación térmica de nuestro cuerpo es lo que hace visible a una persona a través de gafas de visión nocturna.

El nuevo material es un polietileno de nano-poroso. Para desarrollar este material, los investigadores mezclaron la nanotecnología, la fotónica y la química para dar al polietileno una serie de características útiles para prendas de vestir. Así, este permite que se escape el vapor de la radiación térmica, el aire y el agua.

Los investigadores encontraron una variante de polietileno utilizada comúnmente en la fabricación de baterías que tienen una nanoestructura transparente a la radiación infrarroja.

Los investigadores decidieron modificar el polietileno industrial con productos químicos benignos para permitir que las moléculas de vapor se evaporen a través de nanoporos. Para volver a este material similar a una tela, crearon una versión de tres capas: dos láminas de polietileno separados por una malla de algodón que brinda la resistencia y espesor.

No obstante, existen científicos que están trabajando para mejorar la funcionalidad de la ropa. Hace un año la Universidad de Wollongong en Australia, desarrolló una ropa inteligente que puede conectarse con un receptor inalámbrico para transmitir datos relacionados al deporte o la salud. Esta ropa inteligente es capaz de medir la flexión y extensión de la rodilla de un deportista, así como sondear la evolución de una rehabilitación médica a una muñeca con esguince.

Miguel Guerra L.

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.