El yoga y la acupuntura reducen el dolor, confirma estudio

Una investigación estadounidense concluyó que algunos de los tratamientos complementarios más populares como el yoga, tai chi, acumpuntura, son herramientas efectivas para ayudar a afecciones de dolor comunes. El estudio fue publicado en la revista Mayo Clinic Proceedings, y es de autoría de científicos de los Institutos Nacionales de Salud (NIH).

Muchas personas alrededor del mundo sufren de dolores crónicos que no pueden ser aliviados totalmente por la medicación convencional, que además es culpada de producir efectos secundarios no deseados. Por ello, muchos pacientes se vuelcan a tratamientos complementarios. Sin embargo, la mayoría de médicos carecen de evidencias sólidas para orientar en estos campos alternativos. El estudio, realizado en EE.UU., busca informar y orientar sobre el manejo del dolor incluyendo a los tratamientos complementarios.

Para ello, en los últimos 50 años, se analizó a 105 pruebas relevantes para los pacientes con dolencias y a partir de ello se obtuvo conclusiones. Pese a que se registró niveles de seguridad bajos, ninguna de las pruebas clínicas reportó efectos secundarios negativos por las intervenciones.

Se utilizó siete enfoques para una o más afecciones: dolor de espalda, osteoartritis, dolor de cuello, fibromialgia, severos dolores de cabeza y migraña. Se halló un gran potencial en efectividad y seguridad en: la acupuntura y el yoga para el dolor de espalda; la acupuntura y el tai chi para la osteoartritis de la rodilla; la terapia del masaje para el dolor de cuello con dosis adecuadas y por un beneficio de corto plazo; y, finalmente, técnicas de relajación para dolores de cabeza y migraña.

Adicionalmente, pese a que la evidencia no fue tan fuerte como en los casos previos, hallaron también que la terapia del masaje, la manipulación espinal y la manipulación osteopática puede proveer un poco de ayuda para el dolor de espalda y las técnicas de relajación y el tai chi pueden ayudar a la gente con fibromialgia.

“Esto ayudará a que nuestros proveedores de salud y pacientes tengan diálogos más informados en relación a estos enfoques no-farmacológicos”, indicó David Surtleff, director adjunto del NCCIH (Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa), departamento especializado del NIH que lleva a cabo el estudio.

El dolor crónico, que a veces dura entre 3 y 6 meses, es un problema muy común en los EE.UU. Una encuesta oficial el 2012 reveló que 25.3 millones de adultos estadounidenses (11.2%) sufrían de él en los previos tres meses; que 40 millones (17.6%) acusaban dolor intenso. Las pérdidas económicas por dolores crónicos en aquel país fueron estimadas en $635 mil millones.

Daniel Meza

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.