El encanto de las auroras y los mares bioluminiscentes [FOTOS]

Fotógrafos de Tasmania, Australia, capturaron una de las más raras combinaciones de belleza que este planeta tiene por ofrecer: las auroras australes con un buen grupo de plancton bioluminiscente.

El azul vivo de los mares es causado por un una afloración de dinoflagelados llamados Noctiluca scintillans o chispas de mar. Estos se iluminan cuando son perturbados, aun por movimientos ligeros. Por su parte, las auroras también señalan la perturbación de la magnetósfera por el viento solar, que envía partículas cargadas hacia adentro de la atmósfera superior.

Fotografiar a los dos juntos es difícil –la actual floración ha ganado fuerza en las aguas del sur de Tasmania en semanas recientes, pero al mismo tiempo de la Aurora se extinguió. Sin embargo, los fotógrafos de Bioluminescence Australia siguieron a los dinoflagelados y capturaron estas imágenes a lo largo del mes pasado.

El viento y las mareas barren el plancton, por lo que playas brillantes un día pueden ser oscuras a la siguiente.  

Los dinoflagenlados son muy comunes en el océano, explicó Michael Latz, biólogo marino y experto en esta especie en el Instituto Scripps de Oceanografía, de California, EE.UU.  "Por razones desconocidas, se vuelven abundantes y los llamamos floraciones; durante la noche, exhiben fantásticos espectáculos", explicó a Review Journal.

Estas muestras (sin las auroras) son muy comunes y ocurren en las costas no solo de Australia, sino también del Caribe, California, entre otras locaciones. La forma de las chispas de mar es casi esférica, y tiene un diámetro de 200 a 2.000 micrómetros (milésima de un milímetro). 

Las chispas de mar, por otro lado, se alimentan de otros plancton, de otros dinoflagelados, de huevos de peces y bacterias. Si no estás en Tasmania, puedes disfrutar de las estas fascinantes criaturas bajo la aurora desde aquí.


Ni el brillo del cielo compite con las chispas de mar (Leoni Williams).


Esta vez, sobresalen las auroras (Wayne Painter).


No hay aurora, pero aun así, los dinoflagelados hacen un gran espectáculo (Leena Wizz).


El agua iluminada adorna las rocas (Toby Schrapel).


La fotógrafa combina la bioluminiscencia con los alrededores (Jess Lane).

Daniel Meza

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.