Los períodos más violentos de la historia de la humanidad

La agresión intraespecífica, que lleva a matar a los de nuestra misma especie, fue heredada parcialmente de algún antiguo ancestro y además es compartida con otros primates. Posteriormente, los niveles de agresión en la sociedad humana variaron notablemente: crecieron con la llegada de la Edad de Hierro, alcanzaron su pico durante la Edad Media, pero cayeron dramáticamente en la Edad Moderna.

A estas conclusiones llegó un equipo científicos españoles que analizó los niveles de violencia intraspecífica en distintos mamíferos y sociedades humanas. Los resultados del artículo fueron publicados en la revista Nature.

El estudio halló que la violencia letal está “profundamente enraizada” en el linaje de monos, simios y el homo sapiens. Esto sugiere que “un cierto nivel de violencia letal en humanos surge de la ocupación de un lugar en clado mamífero” –clado es un grupo de criaturas que descienden de un ancestro en común.

Los investigadores reunieron información de más de 4 millones de muertes en 1.024 especies modernas, además de 600 poblaciones humanas desde la Edad de Piedra (entre 50.000 a 10.000 años hasta hoy).


 

Árbol evolutivo mamífero; muestra la violencia intraespecífica mediante líneas naranjas y amarillas. 

Los animales de muestra representan a un 80% de los mamíferos. A continuación, los científicos miraron específicamente a la proporción de muertes causadas por la violencia letal entre miembros de la misma especie –en humanos esto incluía guerras, homicidios, entre otros asesinatos intencionales.

Adicionalmente, usaron estas cifras para hallar similitudes entre las especies con ancestros similares. Estas fueron usadas para reconstruir una historia ancestral de índices de matanza. En promedio, se halló que la matanza intraespecies fue la causa de un 0.3% del total de muertes de los mamíferos.

Esto fue distinto al observar algunas especies. Entre los ancestros de todos los primates, roedores y liebres, las matanzas causaron 1.1% de muertes. Cuando se trataba del siguiente y más reciente ancestro común de los primates y musarañas, el índice aumentó a 2.3%.


Los chimpancés demostraron un nivel de 2% de violencia intraespecífica.

Para cuando apareció el ancestro humano común, 200.000 a 160.000 años atrás, el índice era alrededor del 2%, similar a otros primates. “Esto significa que los humanos heredaron filogenéticamente la inclinación hacia la violencia”, indicaron los autores.

La filogenética es el estudio de la relación genética entre especies en el tiempo. De ella resulta el árbol evolutivo con un ancestro primordial en la base; el padre de todos los organismos.

“Hay un componente evolucionario en la violencia humana, aunque este no es el único”, concluyó el trabajo. La violencia, muy probablemente, fue atizada también por las necesidades de supervivencia.  


Los niveles de violencia en las sociedades humanas: el rojo es el indicador más alto.

Los científicos también compararon la violencia intraespecífica entre distintas sociedades: la paleolítica, la neolítica, las edades de bronce y hierro, las edades medias, el viejo y el nuevo mundo, etc.

Resultó que, por un tiempo muy largo, las estadísticas humanas no distaron mucho de los niveles de los primates hasta la edad de Bronce. Pero al llegar a la Edad de Hierro, empezó una escalada sangrienta que creció hasta llegar a la Edad Moderna, cuando empezó a declinar.

El curso de la violencia tiene su explicación en el tipo de gobiernos: las tribus y bandas prehistóricas competían entre sí, los caciques y reyes antiguos dispararon las muertes en sus guerras y conquistas, y el Estado moderno, con sus leyes y tratados rebajaron el porcentaje a menos del 2% esperado.

Los hallazgos, que demuestran que las organizaciones sociales y el monopolio de la violencia por parte del estado llevan a índices menores de muerte, coinciden con estadísticas de otras fuentes bibliográficas como The Better Angels of Our Nature, libro del cognitivista Steven Pinker.

Daniel Meza

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.