No solo ratones: serpientes y hasta aves pueden ser presas de las arañas

El video de una araña cazador, o araña de la madera, arrastrando un ratón que yace inerte entre sus patas ha causado furor entre internautas: en las últimas 24 horas ha sido reproducido más de 11 millones de veces en la red social Facebook, donde fue publicado por el usuario Jason Womal.

Womal, australiano residente de la ciudad de Coppabella, en la provincia de Queensland, captó el momento sin mucho esfuerzo: Australia es el hogar de varias especies de arácnidos que sorprenden por sus extraordinarias dimensiones o lo letal de sus venenos.

La araña en cuestión, captada en el video viral, es un espécimen de la familia Sparassidae, especialista en la caza nocturna por su gran velocidad y sus cuatro pares de ojos, dispuestos en dos filas en la parte frontal y trasera de su cabeza. Los machos de esta especie pueden llegar a medir hasta 30 cm de diámetro, con las patas abiertas. Estas, colocadas en su posición de ataque, pueden hacer lucir a esta araña como un cangrejo. No obstante su impresionante apariencia, esta especie no representa un peligro para los humanos: a pesar de que su veneno es paralizante, no es letal y no produce la necrosis en tejidos. De hecho, se han reportado escasas veces mordeduras. Estos insectos prefieren los lugares oscuros, apacibles y fríos  y difícilmente se acercan a un humano. De hecho, difícilmente cazan mamíferos, como el ratón del video, y más bien, sí, insectos como cucarachas y grillos, que son parte de su dieta usual.

Esta especie convive en Australia con otras como la araña de espalda roja, que recibe su nombre por el pigmento colorado en su lomo. Aunque sus dimensiones son mucho menores (hasta 4 cm de diámetro el macho), sus ataques a humanos son más comunes. De acuerdo con el Museo Australiano, cerca de 250 casos de mordeduras de hembras requieren la administración de antídotos cada año.  No obstante su tamaño, la resistencia de su telaraña no le impide a esta pequeña atrapar a animales hasta 50 veces más grandes, como una pequeña serpiente.

En la misma división de arácnidos que cazan presas mayores, hallamos a la araña de seda de oro (su telaraña ha sido empleada en experimentos para la reparación de tejidos). Al igual que la de lomo rojo, puede que crezcan hasta los 10 cm en promedio, pero ello no impide que sus presas sean pequeños pájaros, murciélagos o reptiles, a pesar de que la dieta de este insecto está principalmente compuesta por escarabajos, moscas y polillas. No son proclives a atacar a humanos y su mordedura no supone más que una hinchazón y ocasionalmente náuseas acompañadas de mareos.

Hans Huerto

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.