Los videojuegos se politizan por las elecciones en Estados Unidos

A medida que se acercan las elecciones del 8 de noviembre que elegirá entre Hillary Clinton y Donald Trump para presidente de los Estados Unidos, los videojuegos en Internet han ido adquiriendo notorios tintes políticos.

Tratar temas actuales es una tendencia creciente en la industria gamer, y no ha sido una excepción en la campaña presidencial del país norteamericano. En este momento existen incontables juegos relacionados a Trump en la red. Solo de solicitar juegos relacionados al republicano en Google, el motor de búsqueda arroja títulos como “Punch the Trump” (Pégale a Trump) —cuyo título es muy elocuente, “Donald Trump Simulator” —que manipulando un avatar de Trump se evita que mexicanos y chinos ingresen a ese país—, o “Stop Trump” —un juego británico que consiste impedir que el candidato ingrese camuflado al Reino Unido. 

Pero los grandes creativos también están empezando a entrar en esta corriente. Chris Baker, ex director creativo del popular sitio Buzzfead, lanzó “GOP Arcade” hace poco: es una serie de mini-juegos satíricos riéndose de actitudes conservadoras en EE.UU., con más de un millón de jugadores al momento. El título más popular, “Thoughts&Players”, solicita al jugador “pensar” o “rezar” en caso de un tiroteo. El humor negro viene con el comentario posterior haciendo clara alusión a la retórica de control de armas que sigue a las tragedias reales: no es recomendable pedir la prohibición de armas pues “dependes de las armas” o “eso no es estadounidense”. Otro es “Bomb the right place”, una alusión a la tradicional política exterior característica del Partido Republicano en la visión de sus creadores. Las noticias ‘jugables’ consisten en juegos de poco peso, dice Baker.

El incremento en juegos abiertamente políticos tuvo su impulso gracias a herramientas como Twine y Construct 2, que permitieron a desarrolladores independientes a crear juegos en días o hasta horas, lo que les permite estar a la altura de la agenda periodística diaria. Para Chris Klimas, creador de Twine, es importante que estos juegos sean creados rápidamente y así no perder la coyuntura. Su calidad de juegos de Internet o web-based, indica Klimas a NewScientist, es muy compatible con las redes sociales, y se puede acoplar muy bien a las conversaciones que las personas tienen en línea.

Una encuesta hecha a 4.000 gamers estadounidenses encargada por la Entertainment Software Association el año pasado arrojó que más del 80% de estos planeaba votar en elecciones. Hay, entonces, una buena porción de jugadores que participan de temas políticos vigentes como el cambio climático, política exterior, o electoralismo.

Pero los videojuegos cargados de política también están llegando al mercado masivo de dicho segmento: un caso es Mafia III, lanzado este año. El usuario en dicho juego se enfrenta con abiertos actos de racismo en una ciudad sureña de los Estados Unidos en 1960. Otro caso es el del reconocido juego de estrategia Civilization V, del cual se hacen versiones en Steam (plataforma de minijuegos): por ejemplo, se añaden escenarios como la Rusia de Vladimir Putin.

Además de los videojuegos, hay otros aspectos en Internet que podrían influir en los comicios electorales estadounidenses. Según un estudio psicológico, los resultados de búsqueda sesgados que ofrece Google podrían afectar el voto hasta en un 2% (alrededor de 2,6 millones de votos), una diferencia que podría ser determinante.

 

Daniel Meza

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

 

Suscríbete.

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.