Las primeras fotos a color de la destrucción del módulo marciano Schiaparelli

La Agencia Espacial Europea (ESA) ha publicado una nueva serie de imágenes del lugar del accidente de la sonda Schiaparelli —el módulo de descenso de la misión ExoMars, designado para obtener información sobre la superficie marciana. 

La Schiaparelli descendió el mes pasado al suelo de Marte, pero minutos antes tocar la superficie del planeta rojo, la base de operaciones de la ESA perdió contacto con el aparato. Con el paso de los días, se supo que un mal funcionamiento en los retrocohetes de propulsión de la sonda, así como el desprendimiento prematuro de su paracaídas, originaron que la sonda cayera a gran velocidad a lo largo de 2 a 4 kilómetros, con lo cual impactó violentamente el planeta.

Ahora, las imágenes a color de la zona de impacto, donde el módulo finalmente quedó destruido, arrojan más luz sobre cómo fue la caída y cómo el viento marciano desplazó los restos del paracaídas.

Módulo de descenso Schiaparelli y su paracaídas. Foto: NASA / JPL-Caltech / Universidad de Arizona

 

A pesar que se preveía que la Schiaparelli había quedado inservible tras la caída, aún no había pruebas gráficas fehacientes de ello. Su objetivo principal era poner a prueba tecnologías de descenso de vehículos en Marte para las futuras misiones de ExoMars. La próxima está prevista para 2020. 

Una solución a los problemas que tuvo la Schiaparelli le urge a la ESA, pues proyecta en ese año desplegar en el suelo de Marte un rover de seis ruedas, con el que explorará la composición y la actividad del terreno, en busca de pistas sobre la eventual existencia de vida. No obstante, para ello deberá la ESA persuadir a sus 22 estados miembros para cubrir un déficit de 300 millones de euros en el financiamiento total de la actual y la futura misión, equivalente a 1.500 millones de euros. A inicios de diciembre, los representantes de ESA tratarán de probar que los fondos que reciben no son inversiones perdidas. Pero además deberán cargar con el fracaso que supuso la misión 2003 llamada Beagle-II, que tuvo resultados similares a los de la Schiaparelli.

Hans Huerto

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.