Amigable tabla periódica te dice para qué sirve cada elemento [FOTO]

Una nueva tabla periódica, muy amigable e ilustrativa, enseña a cualquier mortal —incluso a aquellos que no fueron muy entusiastas del curso de química en la escuela— cuál es el lugar en la naturaleza y cuál es la aplicación de cada uno de los elementos, incluso de aquellos elementos más extraños como el vanadio o el rubidio. La propuesta fue elaborada por Keith Enevoldsen de elements.wlonk.com

El kriptón (Kr), indica por ejemplo la tabla, es un gas usado en las luces fluorescentes de las linternas, el estroncio para la pirotecnia (fuegos artificiales), y el xenón (Xe) para las lámparas de alta intensidad —como las usadas en los faros costeros. El tulio (Tm) sirve para las cirugías oculares. El acero elástico vanadio (Vn), para hacer resortes. El antimonio (Sb), para las baterías de autos.

El americio, otro elemento que para algunos suena a desconocido, es usado en detectores de humo. Revelado por primera vez en 1945 durante el Proyecto Manhattan, el americio (Am) no se encuentra de forma natural en la naturaleza y solo es producido en un reactor nuclear bombardeando plutonio con neutrones.


La tabla periódica de Enevoldsen, completa.

 

El suave y reactivo metal rubidio (Rb), por su parte, es usado en los relojes más precisos que existen —los relojes atómicos— y los dispositivos de navegación como los GPS. Por su parte, el niobio (Nb) es un elemento ideal para la levitación magnética de los trenes. Otros lo usan como imanes para resonancias magnéticas en hospitales.

Pero además de los más raros, la tabla muestra de aquellos elementos más familiares: el helio (He), hecho para que los globos pesen menos que el aire. Este popular gas inerte también puede ser hallado en láseres y refrigerantes muy fríos. Se le conoce también por alimentar el continuo ardor del sol y estrellas.

Está también el manganeso (Mn), usado para producir acero altamente perdurable. Dicho metal es usado para maquinaria capaz de remover la tierra y perforar rocas. Algunos trazos de este elemento pueden ser hallados en las piedras preciosas amatistas.

De otro lado, no hay descripciones de usos prácticos para elementos superpesados, como rutherfordio (Rf), seaborgio (Sg), hassio (Hs), copernicio (Cn) y dubnio (Db) en la nueva tabla periódica. Estos elementos radiactivos de corta vida no se pueden encontrar en la naturaleza y son elementos sintéticos principalmente empleados en la investigación atómica.

Asimismo, el nihonio (Nh), tennesino (Ts), oganesón (Og) y moscovio (Mc), cuatro miembros de la tabla periódica que fueron renombrados recientemente nuevos nombres por la Unión Internacional de Química Pura y Aplicada (IUPAC) tampoco presentan usos prácticos más allá de la mera investigación.

 

Daniel Meza

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.