El calentamiento global amenaza al reno, animal símbolo de la Navidad

Si Papá Noel existiera y esta Navidad necesitara a sus ayudantes de siempre —los renos— para a distribuir sus regalos por todo el mundo, necesitaría más conforme pasan los años: esto, debido a que estos animales representativos de las fiestas de fin de año están empequeñeciéndose por culpa del calentamiento global. De esto da cuenta un trabajo reciente presentado en una reunión de la Sociedad Ecológica Británica (BES) en Liverpool, Reino Unido, citado en una nota de Phys.org.

Los renos son mamíferos artiodáctilos cuyo hábitat originario son la tundra y taiga del hemisferio norte —aunque fue aclimatado exitosamente en islas subantárticas. Sus numerosas especies se distribuyen en Norteamérica, aunque también las hay en gran cantidad en los países escandinavos.

En los pasados 16 años, el peso del reno adulto en Svalbard en la Noruega Ártica cayó en un 12%. El tiempo que estos alcanzaron la adultez, los nacidos en el 2010 apenas alcanzaron los 48 kilogramos, un peso bajo si se compara con los 55 kilogramos de aquellos nacidos en 1994.

Doce por ciento podría no sonar a demasiado, pero tomando en cuenta lo importante que es el peso corporal para la reproducción y la supervivencia, es un indicador potencialmente alto, sostienen los autores del trabajo. Anteriores estudios demostraron que cuando el peso de los adultos en abril es menor a 50 kilogramos, la población decrece.

El culpable de los renos cada vez más pequeños es, para los autores de la investigación, una vez más el cambio climático. Los científicos dicen que las temperaturas de los suelos árticos llegaron a estar el año pasado alrededor de 2.8 grados Celsius (cinco grados Fahrenheit) más altos que cuando los récords empezaron un siglo antes.

Inviernos más cálidos significan más lluvia que cae sobre la nieve y que se congela. Este hielo, a su vez, previene a los renos de alimentarse de liquen, lo que comprende el grueso de su dieta invernal y lo que generalmente encuentran bajo o entre la nieve nieve. El liquen es un organismo complejo compuesto de hongos viviendo en simbiosis con un alga o bacteria. A raíz de la carencia de este, el reno muere de hambre, abortando a sus crías o dando a luz a jóvenes mucho más débiles.

A esta situación hay que añadirle el hecho de que las poblaciones de renos se han incrementado las últimas dos décadas, lo que genera que la competición sea mayor y esto contribuya al tamaño más pequeño. Lo último, a su vez, indica que en el futuro podría haber más aunque más pequeños renos con riesgos más altos de muertes por el incremento hielo en los suelos.

Para este trabajo, el equipo siguió renos árticos desde 1994, atrapando, marcando y midiendo crías de 10 meses todos los inviernos y regresando al año siguiente a recapturar y notar los tamaños de los pesos.

Un estudio hecho en el año anterior describió cómo 61.000 renos murieron de hambre en la Península Yamal de Siberia por un evento “lluvia sobre nieve”, como el descrito en el trabajo citado en este artículo.  

 

Daniel Meza

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.

Leer también

A inicios de mes, el 3 de noviembre, la República Popular China lanzó el primer cohete de carga pesada de su historia, el Larga Marcha-5, hito considerado el más grande de todos los avances espaciales del gigante asiático. Dicho lanzador empata la capacidad del imponente Delta-4 Heavy estadounidense, que puede enviar hasta 25 toneladas a la órbita baja de la Tierra. La misión pone al país presidido por Xi Jinping en una posición inmejorable en la carrera espacial y es una muestra más de cómo China es “con pleno derecho, la nueva gran potencia de la exploración espacial”, según el astrofísico Antonio Eff-Darwich. El académico y catedrático de la Universidad de la Laguna brindó una entrevista a N + 1 analizando alcances y potencialidades de aquel país en el referido campo.

China es, “con pleno derecho, la nueva gran potencia espacial” [ENTREVISTA]