FBI y Demócratas enfrentados por filtración de correos electrónicos en campaña

La difusión de correos electrónicos intercambiados en el seno del Comité Nacional Demócrata (CND) estadounidense en plena campaña presidencial ahora tienen enfrentados al partido con el FBI, al saliente presidente Barack Obama con grupos de inteligencia rusos y al entrante Donald Trump cuestionando las sanciones impuestas.

Una serie de informaciones privadas sobre el manejo de la campaña demócrata, así como sobre sus dos precandidatos presidenciales, Hillary Clinton y Bernie Sanders, fue difundida por Wikileaks, luego de que un supuesto hacker, que se hacía llamar Guccifer 2.0, se las entregara. Se atribuye a esta difusión, junto a una amplia serie de factores adicionales, la desestabilización del proceso electoral, que, señalan, terminó beneficiando al republicano ganador, Donald Trump. Se atribuye en realidad a Rusia la ejecución de una serie de campañas de desinformación para precipitar el triunfo de Trump, más afín al mandatario ruso Vladimir Putin que su rival demócrata en las elecciones, Hillary Clinton.

Ya Barack Obama ejecutó sanciones contra Rusia, al expulsar a 35 diplomáticos de ese país a fines de año, tras conocerse una serie de correos electrónicos en donde varios de ellos celebraban el triunfo de Trump. Aun así, el entrante presidente estadounidense ha usado Twitter para mostrar su escepticismo sobre lo adecuado de la sanción y sobre si Rusia realmente estaría detrás de los ataques cibernéticos en plenos comicios.

Mientras, el CND se ha enfrentado esta semana al FBI en el marco de las investigaciones sobre el hackeo a sus servidores que terminó en la revelación de cerca de 20.000 emails. Mientras los demócratas reclaman que el FBI no llevó a cabo una investigación lo suficientemente exhaustiva, el buró más bien señala que el partido no colaboró con las pesquisas y no quiso dar acceso a sus servidores.

Mientras el CND dijo a Buzzfeed el miércoles que ni el FBI ni ninguna otra agencia de inteligencia evaluó sus servidores y acusó al buró de basarse exclusivamente en la información de la empresa privada forense Crowdstrike; en un comunicado dirigido a WIRED, un alto funcionario del FBI señaló el jueves que "el FBI reiteró a los funcionarios de DNC la necesidad de obtener acceso directo a los servidores y datos, solo para ser rechazado”.

Ello contradice la versión del CND que aseguró esta semana que se reunió varias veces con la División Cibernética del FBI y su Oficina de Campo de Washington (DC) y la División de Seguridad Nacional del Departamento de Justicia para responder a una variedad de solicitudes de cooperación, “pero el FBI nunca solicitó acceso a los servidores".

Hoy, el Departamento de Inteligencia de los EE.UU. deberá informar a Trump sobre las conclusiones de su investigación, cuestionadas por el CND, y la próxima semana deberá difundir un informe desclasificado al respecto.

Aunque hay un consenso entre las agencias de inteligencia oficiales y privadas acerca de que varios ataques cibernéticos y de desinformación durante la campaña presidencial provinieron de Rusia, no hay evidencias concluyentes sobre si fue este país el que intervino en el hackeo a los servidores del CND. El informe oficial deberá confirmar o contradecir esa hipótesis.

 

Hans Huerto

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

 

Suscríbete.

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.

Leer también

Quienes siguen la campaña de los Estados Unidos, sabrán que el republicano suele usar su cuenta de Twitter constantemente para atacar a sus rivales, lo que a veces despierta más críticas que aprobaciones. El informe periodístico solo confirma lo que se sospechaba hace unos días: @realDonaldTrump solamente despachaba tuits desde iPhone u ordenadores de escritorio. Cuando el mensaje provenía de un Android, era seguro que Trump era el autor, pero esto ya no ocurre más, al menos hasta después de mañana. Los asesores del republicano han evaluado y dispuesto que es mejor que su líder se mantenga en silencio mientras todos hablan de los emails que perjudican a Clinton relacionados a su asistenta Huma Abedin.

¿Por qué a Trump le quitaron su propia cuenta de Twitter?