Firmas SpaceX y Boeing volarán seis veces a la Estación Espacial por contrato con NASA

La NASA continúa firmando contratos de outsourcing —desde 2010, por decisión de la Casa Blanca, la agencia espacial terceriza varios de los servicios para sus operaciones— y esta vez han sido cuatro más los adjudicados a SpaceX y Boeing para transportar astronautas a la Estación Espacial Internacional (ISS por sus siglas en inglés) en 2018.

Las firmas aeroespaciales se encargarán de los traslados en el marco de los proceso de la tripulación de la estación, compuesta actualmente por seis astronautas. A SpaceX y Boeing se les han asignado seis viajes, respectivamente. De acuerdo con un comunicado de la NASA, en cada servicio de “taxi espacial” se transportarán hasta cuatro astronautas y 220 libras de carga (comida, agua, combustible, baterías y equipo) a la estación espacial.

Phil McAlister, director de la División de Desarrollo de Vuelos Espaciales Comerciales de la NASA, señaló que la gestión no solo permite asegurar la adecuada rotación del equipo en la ISS sino que además le resta incertidumbre financiera a las firmas proveedoras SpaceX (del emprendedor tecnológico de Tesla Motors, Elon Musk) y Boeing (parte del grupo aeronáutico más importante del mundo).

La NASA seleccionó Boeing y SpaceX en septiembre de 2014 para conducir personal a la ISS. Con los viajes de sus naves, se espera aumentar a siete la tripulación, para que el miembro adicional pueda duplicar su tiempo dedicado a la investigación científica.

La selección de las firmas se da en el marco del Programa de Tripulación Comercial de la NASA, creado para que la agencia acceda a traslados “seguros, confiables y rentables desde y hacia la Estación Espacial Internacional y órbita terrestre” a través de empresas de la industria aeroespacial estadounidense.

Una vez que la NASA acabe de certificar y aprobar la licencia de vuelo tripulado de las firmas, la prueba debut de SpaceX sin tripulación se daría en noviembre, mientras que en mayo de 2018 se pondría a examen y con pasajeros a Crew Dragon, su aeronave que ya ha llevado carga a la ISS en 2012. Asimismo, el Boeing CST-100 Starliner tripulado despegaría en agosto de 2018.

El avance diligente del proceso en su conjunto es de vital importancia para la agencia estadounidense, ya que el acuerdo para el traslado de sus astronautas que mantiene vigente con su par ruso, Roscosmos, acaba en 2018 y no será renovado.

Fue a partir de 2011 que Estados Unidos, tras cerrar su programa de transbordadores espaciales, llevaba en cohetes rusos Soyuz a sus astronautas a la ISS, a US$80 millones por asiento.

Tanto SpaceX como Boeing lanzarán sus servicios de taxis espaciales desde la costa de la Florida. Boeing puede operar desde la Estación de la Fuerza Aérea de Cabo Cañaveral, mientras que SpaceX optará por el Centro Espacial Kennedy de la NASA.

Ambas empresas esperan florecer en el rubro de los vuelos comerciales hacia destinos fuera de la Tierra. En septiembre último, el CEO de SpaceX, Elon Musk, indicó tendría que contar con un millón de personas dispuestas a pagar un boleto para viajar a Marte a fin de que el precio del mismo baje a US$200.000.

 

Hans Huerto

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete.

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.

Leer también

A inicios de mes, el 3 de noviembre, la República Popular China lanzó el primer cohete de carga pesada de su historia, el Larga Marcha-5, hito considerado el más grande de todos los avances espaciales del gigante asiático. Dicho lanzador empata la capacidad del imponente Delta-4 Heavy estadounidense, que puede enviar hasta 25 toneladas a la órbita baja de la Tierra. La misión pone al país presidido por Xi Jinping en una posición inmejorable en la carrera espacial y es una muestra más de cómo China es “con pleno derecho, la nueva gran potencia de la exploración espacial”, según el astrofísico Antonio Eff-Darwich. El académico y catedrático de la Universidad de la Laguna brindó una entrevista a N + 1 analizando alcances y potencialidades de aquel país en el referido campo.

China es, “con pleno derecho, la nueva gran potencia espacial” [ENTREVISTA]

El pasado 8 de septiembre la NASA lanzó desde Cabo Cañaveral la sonda OSIRIS-REx, con el objetivo de estudiar in situ al asteroide Bennu. Se trata de una misión crucial que traerá por primera vez muestras no contaminadas de un asteroide de tipo primitivo que podremos estudiar en detalle, con los mejores instrumentos de laboratorio que existen. Allí estuvo el Dr. Javier Licandro, Investigador Titular del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) y colaborador en la referida misión de la agencia espacial estadounidense.

¿Estamos preparados ante el impacto de un mortal meteorito?