Cómo el frío y la oscuridad mataron a los dinosaurios en 30 años

Minúsculas gotas de ácido sulfúrico en el aire, que se formaron en la atmósfera después del impacto de un masivo asteroide, fueron un factor determinante en la desaparición de los dinosaurios, hace 66 millones de años.

De acuerdo con un estudio —publicado en Geophysical Research Letters— conducido por un equipo del Instituto para la Investigación del Impacto Climático de Potsdam, fue esta sustancia la que intensificó el enfriamiento de la Tierra y el oscurecimiento de la misma tras el impacto.

A las inundaciones de roca volcánica, producto de erupciones en todo el globo, sumadas al impacto de asteroides (principalmente el de Chicxulub en México) se les atribuyen cambios que acabaron con los grandes reptiles, pero no ha sido hasta ahora muy clara la gravedad de los efectos desencadenados. Los estudios existentes se centraron en el efecto del polvo levantado a la atmósfera por el impacto, pues este se mantuvo en el ambiente bloqueando la luz del Sol por años y con ello enfriando la superficie del planeta y dejando sin  posibilidades de vida a las plantas en el suelo, y con ello a miles de especies que dependían alimentariamente de estas.

Pero el más reciente trabajo explora la posibilidad de que el enfriamiento haya durado más debido al ácido sulfúrico en gotas, suspendidas en el aire, que llevó la temperatura media global anual del aire en la superficie 26 ° C por debajo de su promedio de entonces. Las capas de hielo se expandieron e incluso en los trópicos, las temperaturas medias anuales pasaron de 27 a 5°.

Según Julia Brugger, autora del estudio, en el trabajo se utilizó por primera vez una simulación por computadora en un modelo climático que combina la atmósfera, el océano y el hielo marino. Se halló que el enfriamiento superficial del océano y tierra desencadenó una inusual floración de plancton. Ello, a raíz de que las aguas superficiales se enfriaron y con ello se volvieron más densas; el agua más caliente de las capas más profundas del océano, por consiguiente, subió a la superficie, llevando nutrientes que propiciaron la floración masiva de las algas. Estas probablemente produjeron sustancias tóxicas a su vez, durante sus procesos de descomposición, afectando aún más la vida en las costas.

De acuerdo a las proyecciones del trabajo de Potsdam, el clima tardó unos 30 años en recuperarse. Los dinosaurios, acostumbrados a un clima cálido, que propiciaba la aparición de vegetación exuberante, que abundaba en precipitaciones, incendios forestales y humedad, no pudieron resistir la revolución climática.

Si bien a los dinosaurios el fin les sobrevino desde el cielo, con el asteroide, las especies animales y vegetales en la actualidad están condenadas a sufrir los cambios climáticos por un contaminante que puebla el planeta hace solo 200.000 años. Por ello, las naciones tomaron, hacia fines del año pasado, una serie de medidas conjuntas, llamadas el Acuerdo de París, para frenar las emisiones de carbono y con ello mantener a raya el cambio climático.

 

Hans Huerto

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.