Mclaren desarrolla un reloj de grafeno que solo pesa 40 gramos

La empresa Richard Mille presentó el 16 de enero en el Salón International de la Alta Relojería en Ginebra, un cronógrafo con un peso de tan solo 40 gramos, siete de los cuales son la masa del mecanismo de reloj básico. El bajo peso fue alcanzado gracias a que el principal componente del dispositivo fue el grafeno, de acuerdo con un comunicado de prensa de la Universidad de Manchester.

La primera muestra de grafeno fue obtenida en el laboratorio de Andrew Geim en la Universidad de Manchester en 2004. Más tarde, en 2010, fue galardonado con el Premio Nobel de Física por el estudio de las propiedades del material, junto a Konstantin Novoselov. El grafeno tiene una densidad 6 veces menor que la del acero y es 200 veces más resistente que este.

Lo revolucionario de sus características dio pie a la rápida aparición de un mercado de productos que explotan las bondades del grafeno, introduciéndolo en su confección. Tan solo en noviembre, una firma italiana anunció el inicio de la producción de cascos de motocicletas con recubrimiento de grafeno.

Richard Mille, junto con la Universidad de Manchester y el equipo de carreras McLaren F1 (pioneros en la inclusión de la fibra de carbono en el diseño de autos de carrera) desarrollaron el reloj RM 50-03, usando un compuesto único que incorpora el grafeno para fabricar un cuerpo fuerte pero ligero para contener el delicado mecanismo del reloj. El compuesto de grafeno conocido como Graph TPT, desarrollado, para el caso, pesa menos que los anteriores materiales similares utilizados en relojería. El grafeno también le ha sido inyectado a la correa del reloj, a fin de extender los beneficios del material a todo el artículo.

Para ello, los físicos del equipo de diseño estudiaron la microestructura del material mediante imágenes de rayos X y espectroscopia Raman, a fin de conocer cómo la presencia del grafeno mejoraría la performance y el balance del reloj.

Además de su fuerza, el grafeno tiene interesantes propiedades electrónicas: en él, los electrones se comportan como partículas sin masa y su movilidad es miles de veces mayor que la movilidad de los electrones en el silicio. Por lo tanto, entre las posibles aplicaciones del grafeno se cuentan las pantallas flexibles y otros dispositivos electrónicos.

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.