Esta tabla periódica te muestra los violentos orígenes de cada átomo en tu cuerpo [FOTO]

“Estamos hechos de estrellas”, dijo el divulgador científico y astrónomo Carl Sagan en el primer capítulo de su famosa serie de TV sobre el espacio “Cosmos: un viaje personal”. En ese espíritu, un grupo de astrónomos de la Ohio State University modificó la tabla periódica de elementos para mostrar exactamente a qué tipo de material estrellas Sagan se refería, y qué tanta participación de ellas hay en nuestro mismísimo cuerpo.

En el gráfico a continuación, revelado por primera vez en un tuit del científico Corey Powell, muestra los violentos orígenes de cada elemento del sistema solar, incluyendo los átomos en nuestros cuerpos —entes compuestas por un promedio de 7.000.000.000.000.000.000.000.000.000 (siete mil cuatrillones) de átomos.

Según los autores — Jennifer A. Johnson e Inese Ivans— la idea de desmenuzar los orígenes de estos elementos surgió en una reunión hace 8 años, aunque los primeros intentos de llegar a la ansiada tabla no fueron satisfactorios.

La principal dificultad, contaron al Business Insider, fue, con todo el conocimiento adquirido, hacer un mapa no muy complicado que pueda incluir todos los detalles. Finalmente, seleccionaron seis tipos de eventos cósmicos capaces de forjar nuevos átomos: el Big Bang, los rayos cósmicos, la fusión de estrellas de neutrones, y tres clases distintas de estrellas en explosión (enanas blancas, supernovas y estrellas de masa baja). Cada porción de color muestra una cantidad estimada del elemento en la que el evento tuvo participación.

La tabla, como puedes ver, indica que una serie de elementos críticos en nuestros cuerpos —el oxígeno, el fósforo, sodio, magnesio y azufre —provienen de estrellas gigantes en explosión, o supernovas. Estas tienen lugar al final de la vida de una estrella, cuando se quedan sin combustible o acumulan demasiada materia. La increíble cantidad de energía y neutrones que este evento libera permite que se formen los elementos (en un proceso conocido como nucleosíntesis) y sean distribuidos en todo el Universo.

Otros elementos clásicos —como el carbono y el nitrógeno— provienen de estrellas parecidas al sol, de menor masa, finalizando sus vidas como enanas blancas. Elementos extraños como el boro, el berilio e isótopos del litio, son únicos en sus orígenes, porque son el resultado de partículas de gran energía llamadas rayos cósmicos que se acercan a nuestra galaxia a una velocidad cercana a la de la luz. La mayoría de los rayos cósmicos se originan desde fuera del sistema solar, y algunas veces hasta de la Vía Láctea, y cuando estos colisionan con ciertos átomos, generan estos nuevos elementos.

El hidrógeno, componente clave del agua y nuestros propios cuerpos, provino del Big Bang (hace 19 mil millones de años).

De acuerdo a los autores de la tabla, toda la evidencia científica contenida en el cuadro “data de algunas décadas atrás” y está en continua evolución —no olvidemos que el estudio ameritó un arduo análisis de estrellas del tamaño del sol muriendo, enanas blancas explotando y estrellas de neutrones, cuerpos de gigantescos volúmenes. Por su parte, elementos como el tecnecio y el prometio son grises porque la única vez que los vemos es cuando lo hacemos en colisionadores o bombas nucleares.

La tabla tiene una versión similar en Wikipedia, aunque de acuerdo a los autores, no es muy clara en ciertos lugares y contiene errores.

Hace poco, científicos elaboraron una tabla periódica muy amigable e ilustrativa donde cualquier persona —y no necesariamente los entendidos en química— pueden ver cuál es el lugar en la naturaleza y aplicación de cada uno de los elementos.

 

Daniel Meza

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.