Peligrosa sustancia es hallada en buena parte de envases de comida rápida

No solo las grasas saturadas, el alto contenido de azúcar, los carbohidratos y el sodio en exceso: una nueva sustancia perniciosa al organismo humano ha sido descubierta en una variedad de comidas rápidas, de acuerdo con un estudio del Silent Spring Institute.

La investigación, publicada en Environmental Science and Technology Letters observó la presencia de compuestos fluorados en envoltorios de comida rápida en los Estados Unidos y determinó qué tipos de envases lo tienen. Los resultados arrojaron que al menos un tercio de las muestras de envases revisados dieron positivo al contenido de la sustancia.

Se trata de partículas altamente sintéticas, de amplio uso industrial, que no se biodegradan en lo absoluto.

Comercialmente, estos productos químicos con conocidos como polifluoroalquilo y perfluoroalquilo (PFAS), usualmente empleados en la fabricación de utensilios de cocina antiadherentes, aunque también se pueden encontrar en muebles, inmobiliario de exteriores, ropa impermeable y envases de comida para llevar. Este químico hace a los envases repelentes a la grasa, las manchas y el agua.

Al estar presentes en una serie de objetos de uso común, la exposición humana a este producto químico tóxico se acumula, según un estudio de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de los Estados Unidos de 2015: los PFAS estuvieron presentes en 97% de las muestras de sangre humana.

Laurel Schaider, autor principal del reciente estudio, hallaron PFAS en 407 muestras de envolturas de papel, cartones y vasos de bebidas de 27 marcas de comida rápida en los Estados Unidos. La mitad de la prueba se realizó en envolturas con contacto directo con los alimentos.

Los investigadores encontraron compuestos fluorados en el 56% de las envolturas de postre y pan, el 38% de envolturas de sándwiches y hamburguesas, el 20% de cajas de bebidas y el 16% de vasos.

Estas sustancias pueden pasar del envase a la comida y de ahí al organismo, dependiendo de la temperatura del alimento, su composición y la duración del contacto. En el cuerpo, las PFAS pueden producir cáncer de riñón y testículo, niveles más altos de colesterol, toxicidad en el desarrollo e inmunotoxicidad, según algunos estudios.

Hans Huerto

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.