Prodigiosa esponja puede absorber y retirar petróleo derramado cientos de veces

Un nuevo material puede absorber hasta 90 veces su propio peso en petróleo derramado para luego ser exprimido y reusado muchas veces, emergiendo como un nuevo y esperanzador método para limpiar lugares afectados por vertidos accidentales de este hidrocarburo. El estudio que expone al detalle las propiedades del referido material fue publicado en Journal of Materials Chemistry y reseñado en Newscientist.

Actualmente, existe una gran cantidad de productos que tienen por objetivo absorber el crudo, llamados comúnmente “absorbentes”. No obstante, son buenos solamente para un uso –su utilidad se asemeja a la del papel toalla, con el que se limpia una suciedad cualquiera de la cocina o la mesa y luego es desechado. Los absorbentes descartados acaban generalmente siendo incinerados.

Pero, ¿qué tal si el aceite puede ser recuperado y el absorbente reusado? La posibilidad descubierta por un equipo de investigadores del Laboratorio Nacional Argonne en Illinois cumpliría con ambos objetivos, evitando así incluso desperdiciar el crudo. La esponja de la que estamos hablando consiste en una ‘espuma’ hecha de poliuretano o plástico de poliimida, recubierto de moléculas de silano.

Para evitar que una insuficiente atracción química haga inútil a la esponja, y que demasiada atracción haga que el petróleo no pueda ser liberado, los científicos se aseguraron en el laboratorio de colocar la cantidad correcta de silano para que este pueda ser usado una y otra vez. No obstante, para probar las capacidades del material, tuvieron que realizar un test a gran escala. 

Para ello, el equipo produjo varias de estas esponjas de unos 6 metros cuadrados cada una, y estas fueron colocadas dentro de bolsas de malla (básicamente bolsas de lavandería) que alojarían a la espoja y permitirían manipularla. Luego, se suspendió las esponjas desde un puente sobre una gran piscina, diseñada para practicar respuestas a emergencias como los derrames de crudo.

Luego, jalaron las esponjas hacia un tubo arrojando petróleo para probar la capacidad del material de remover la sustancia del agua; después, llevaron estas esponjas hacia un escurridor para remover el aceite y luego repetir el proceso, realizando diferentes tests por muchos días. La prueba fue llevada a cabo en diciembre, en las instalaciones de la privada National Oil Spill Response Research & Renewable Energy Test Facility, en Nueva Jersey. 

Resultó que la nueva esponja lo hizo mucho mejor que sus pares no procesadas o que el absorbente más comercial en el mercado. No se sabe, sin embargo, si el material puede desempeñarse de la misma forma con la presión de las profundidades del mar. Aun así, la nueva esponja parece ser útil para derrames cerca de las orillas, donde la limpieza no deja de ser difícil. El reto del equipo es optimizar estos procesos para aumentar la capacidad de su método.

 

Daniel Meza
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.