¿Odias los Captcha? Google desarrolla tecnología para decirles adiós para siempre

Los controles de seguridad de sitios web que exigen demostrar que el usuario se trata de un humano y no de un bot probablemente desaparecerán gracias a un nuevo sistema desarrollado por Google.

Los Captcha son usuales chequeos de seguridad en que una web pide al internauta probar que es humano para brindarle acceso al contenido al que desea llegar: esto se puede probar completando un sencillo rompecabezas autogenerado por la página cada vez que se intente ingresar a ella (y haya dudas sobre nuestra condición humana, poca cosa) o escribiendo un código o palabra que se nos presenta como una imagen en la pantalla. Estas medidas son filtros para impedir que bots —programas automatizados— accedan y utilicen sitios web.

Los chequeos de Captcha son desplegados a menudo, por ejemplo, en webs de venta de entradas a espectáculos artísticos o deportivos, para evitar que bots automatizados acaparen rápidamente los mejores boletos. Asimismo, sirven como doble filtro para cuando se intenta iniciar sesión en una red social o servicio de correo electrónico y fallidos intentos de introducir la contraseña han levantado las sospechas sobre la autenticidad de nuestra humanidad.

Para acabar con las tediosas preguntas de los Captcha e intentos esforzados de descifrar borrosos jeroglifos, el nuevo sistema de Google registra cómo una persona interactúa con un sitio web para determinar que se trata de un usuario humano.

El sistema reCaptcha de Google ya había simplificado el proceso pidiendo a los usuarios que marquen solo una casilla de verificación que monitorea cómo cada persona ha interactuado con ella, para separar clics humanos naturales de bots.

Pero el último desarrollo de Google elimina la casilla de verificación, y en su lugar analiza cómo las personas han interactuado con otros elementos en un sitio web como el botón "Enviar formulario".

Por ejemplo, un script automatizado puede tardar solo un segundo en rellenar un formulario de un sitio web y no mover el ratón durante el proceso.

Hans Huerto

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete.

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.

Leer también

El Parlamento Europeo ha instado a la elaboración de un marco legal para regular el uso y creación de robots e inteligencia artificial que brinde derechos y responsabilidades para dicho sistemas. Los mismos son, cada vez con mayor certeza, la señal de que estamos entrando a una nueva era. Por ello, en votación dentro de la Comisión de Asuntos Jurídicos del Parlamento Europeo, se aprobó un documento que sería el primer marco legal posible para dicha regulación.

Las nuevas leyes para los robots que propuso la Unión Europea

Tanto como en los humanos, —que sudamos para refrescar el calor ocasionado por la intensa actividad muscular— los robots —especialmente los más dinámicos— sufren por el sobrecalentamiento de sus motores. Este sobrecalentamiento, a su vez, se vuelve una gran limitación para su performance. A menudo, para resolver estos problemas, los técnicos utilizan sistemas mecánicos como ventiladores, disipadores térmicos o radiadores —lo que implica mayor espacio y peso.

Robot japonés ‘suda’ para refrigerar sus sistemas