Día de Pi: ¿por qué la ciencia sigue fascinada con este número incalculable?

3.14. 3.1416. 3.14159. 22/7. La relación entre la longitud de una circunferencia y su diámetro. 3,14159265358979323846… y al infinito. Todas estas son formas de escribir Pi, el número irracional expresado por la letra griega π, cuyo valor absoluto es aún desconocido, pues su naturaleza exige constantes cálculos y actualizaciones. La última de estas data de 2011, cuando mediante el uso de super ordenadores se logró calcular 10 billones (10.000.000.000.000) de decimales para el número. Y ni siquiera así Pi, que cada 14 de marzo (3.14) celebra su día, es un número completamente cerrado.

Ello supone un desafío para la ciencia, el de desarrollar más y mejores formulaciones de Pi y así calcular más certeramente su valor, presente en muchos ámbitos de la naturaleza y el universo. El resultado siempre será una aproximación, por lo que se trata de encontrar la más cercana.

Pi es la relación entre diámetro y circunferencia, como ya se dijo. ¿Qué ocurre cuando empleamos como valor del diámetro el del universo observable, de 93 mil millones de años luz? Empleando Pi podríamos conocer la circunferencia exacta, pero al no tener un valor exacto, el cálculo tambalea. En casos como este, se pone en claro la importancia de mejores aproximaciones.

Su irracionalidad, huelga decirlo, se basa sin embargo en que al no haber un patrón claro ni reconocible en la sucesión de sus millones de decimales, podríamos pasarnos la vida entera calculando Pi y aún así no arribaríamos a un valor definitivo.

La espiral del ADN, las ondas concéntricas que se forman al arrojar una piedra a un estanque quieto, las ondas de radio, las de luz, la tasa de sinuosidad de un río: en todos estos cálculos encontramos la constante Pi y sin ella los cómputos mencionados sería imposibles.

El caso de los ríos fue precisamente explicado nada menos que por Albert Einstein, cuyo cumpleaños, curiosamente, se celebra hoy también. Él empleó la mecánica de fluidos y la teoría del caos para mostrar que los ríos tienden a formar meandros, curvas. Las más leves en generarán corrientes más rápidas en el lado exterior de la curva, lo que causará erosión y una curvas más definidas. Este proceso apretará gradualmente el bucle, hasta que el caos haga que el río vuelva repentinamente sobre sí mismo, momento en el que comenzará a formar un bucle en la otra dirección.

Debido a que la longitud de un bucle casi circular es como la circunferencia de un círculo, y la distancia en línea recta de una curva a la siguiente es similar al diámetro, tiene sentido que la relación de estas longitudes sea pi.

La celebración del Día de Pi comenzó hace 28 años en el Exploratorium de San Francisco. El físico Larry Shaw, que trabajó en el equipo de electrónica del museo, comenzó a celebrar Pi el 14 de marzo de 1988, principalmente con personal del museo. La tradición ha crecido para incluir a los entusiastas de las matemáticas y otras ciencias en que Pi se ve representado.

Si quieres saber cómo es Pi con al menos 1.000 decimales, click AQUÍ.

Hans Huerto

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.