Los bigotes de las focas ‘inspiran’ a los nuevos sensores de los submarinos de guerra

Michel / Flickr

 

Especialistas del Centro de Guerra Submarina Naval de los Estados Unidos iniciaron un estudio con mamíferos pinnípedos marinos, es decir, focas y morsas. Los investigadores presumen que al comprender los principios de la estructura y funcionamiento de los bigotes de las focas (capaces de detectar un pez a distancia y determinar su tamaño), se podrán crear nuevos sensores de alta precisión para barcos y submarinos, informó Military.com.

Los peces conforman la dieta principal de las focas, por ello, para encontrarlos, estos animales utilizan sus bigotes como sensores. Estos vellos especiales, llamados vibrisas, pueden detectar hasta el movimiento en el agua más imperceptible, por ejemplo, cuando el pez mueve sus branquias. Además, permite a los mamíferos marinos cazar de día o de noche, incluso en aguas turbias. 

Ningún sensor militar se compara al nivel de precisión que tienen los bigotes de las focas. Para detectar objetos bajo el mar, los barcos y submarinos utilizan varios métodos, divididos en dos grupos: activos y pasivos. Entre los activos está el uso del sonar, en donde el barco emite una señal y analiza el “retorno”. Los sistemas pasivos, por su parte, se limitan a detectar los sonidos emitidos por las naves enemigas. 

Sin embargo, son los sistemas pasivos los que prometen más avances tecnológicos, además de tener la ventaja estratégica de no emitir ninguna señal al adversario. Hasta ahora, sus mayores desventajas han estado en su incapacidad de detectar cuando un submarino enemigo se esconde cerca de las corrientes termales o cuando este está ubicado cerca del suelo marino. 

El nuevo proyecto de la marina de los Estados Unidos consiste en el estudio del funcionamiento de las vibrisas de las focas, para lo cual imprimieron modelos en 3D. Con ellos, se espera comprender cómo funciona su proceso de detección de movimiento, para lo cual también deben comprender cómo funcionan las bolsas de vellos en la foca que contienen las vibrisas.

El estudio del funcionamiento de las vibrisas de la foca data de 2011, cuando un equipo de zoólogos alemanes descubrieron que las focas pueden detectar los peces escondidos en la arena al fondo del mar gracias a ellas. Además, los científicos descubrieron que ni las corrientes de agua, ni los peces cercanos, interfieren con la detección de aquellos peces que están más al fondo.

 

Basilio Sychev
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.

Leer también

El estudiante de doctorado del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) y de la Universidad de La Laguna (ULL) Alejandro Suárez Mascareño (ASM), y sus directores de tesis, los investigadores del IAC Rafael Rebolo y Jonay Isaí González Hernández (JIGH), han descubierto un planeta del tipo supertierra, GJ 536 b, con alrededor de 5,4 masas terrestres, orbitando una estrella cercana muy brillante. El estudio ha sido aceptado en noviembre por la revista especializada Astronomy & Astrophysics e involucra investigadores de varios países. N+1 habló con ellos para conocer la importancia de su hallazgo en la búsqueda de vida extrasolar. 

¿Es posible habitar una Supertierra 6 veces más grande que nuestro planeta? [ENTREVISTA]