Adolescentes sedentarios, huesos débiles, revela estudio

Los adolescentes inactivos tienen huesos más débiles que los que son físicamente activos, según un nuevo estudio de la UBC y el Centro de Salud y Movilidad de la Cadera del Instituto de Investigación de la Salud Costera de Vancouver.

En la investigación, se midió la actividad física y, a través de imágenes de rayos X 3D de alta resolución, la fuerza ósea de 309 adolescentes durante un período específico de cuatro años, crucial para el desarrollo esquelético saludable para años venideros.

Ello evidenció que los adolescentes menos activos (realizaban menos de 30 minutos diarios de actividad física moderada) tenían huesos más débiles que sus pares que hacían al menos una hora diaria de ejercicio, por lo que eran más propensos a fracturas, dijo Leigh Gabel, autor principal del trabajo y candidato de doctorado en ortopedia en la UBC.

El intervalo observado de cuatro años -entre los 10 y 14 años en niñas y 12 y 16 en niños- es el momento en que el 36% del esqueleto humano se forma y el hueso es particularmente sensible a la actividad física. El sedentarismo, que no exige a los huesos, impide el desarrollo de la resistencia del hueso, dijo Gabel, por lo que correr y otras prácticas deportivas se recomiendan en esta etapa de la vida para un desarrollo posterior saludable durante la etapa adulta.

"Necesitamos ​​en la escuela y la comunidad enfoques que faciliten que los niños y las familias sean más activos", dijo la coautora Heather McKay, profesora de ortopedia y práctica familiar en la UBC y el Centro de Salud y Movilidad de la Cadera.

Y con “actividad” la científica quiere decir que se puede tratar de, incluso, un baile en casa, juegos con una mascota o hasta saltar la cuerda en el jardín.

Hans Huerto

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete.

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.