Simpático mamífero fue bautizado en honor al Nobel Mario Vargas Llosa

Este nuevo roedor lleva el nombre del Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa.

 

Científicos de la Universidad Mayor de San Marcos, de Perú, bautizaron como Neacomys vargasllosai a un pequeño roedor recién descubierto en honor al Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa. El flamante mamífero en mención habita regiones de Perú y Bolivia.

El trabajo de investigación –cuyos autores son Natali Hurtado y Víctor Pacheco, especialistas en pequeños mamíferos del Museo de Historia Natural (MHN) de la referida universidad– fue publicado en la revista Zootaxa.

“El descubrimiento es importante porque aprendimos que se trataba de una especie endémica de Sudamérica totalmente nueva y de un género muy complejo, si bien conocíamos que era de la tribu Oryzomyini de la subfamilia Sigmodontinae”, explicó Pacheco en exclusiva para N + 1. “Al hacer contacto con ella, pudimos observar que tenía características morfológicas y moleculares que la diferenciaba del Neacomys spinosus o ratón espinoso grande, que se pensaba habitaba de la Amazonía brasileña a las partes bajas y piedemonte del sureste de Colombia, este de Ecuador y Perú, y norte y centro de Bolivia; pero que los autores también lo restringen a las yungas de los departamentos de Amazonas, San Martín y Huánuco en el Perú”.

El Vargasllosai, por su parte, vive en la región yunga del sur del Perú, principalmente en Puno, y regiones análogas en Bolivia, (incluyendo territorios desde La Paz hasta Santa Cruz). El equipo le otorgó el nombre del celebrado escritor al ser este uno de los más ilustres alumnos de esa casa de estudios; por haber nacido en Arequipa, al igual que uno de los investigadores; y porque al igual que el roedor en mención, vivió en Bolivia.

El pequeño animal, afirmó Pacheco, supera ligeramente en tamaño a un ratón doméstico, al tener una longitud total promedio de 19 cm. Aunque aun no se ha investigado ampliamente su dieta, se presume que se nutre de insectos, frutos y semillas de la región, siendo animales omnívoros. Su comportamiento es sigiloso, no se acerca a las casas y prefiere los ambientes silvestres. Pese a su apariencia espinosa, es inofensivo. Lo que se ve como espinas puntiagudas son más bien cerdas que no hacen daño. No las usan para defenderse como lo harían los erizos o puercoespines, con quienes no están directamente emparentados.

La relevancia de descubrimientos de especies como este radica en que a partir de ellos se genera una necesidad de programas de conservación de la zona, que no solo es habitada por este roedor, sino también por otras especies muy diversas. En estos hábitats aumentó inevitablemente la presencia humana y los cultivos de cítricos, café y coca.

“No podemos detener el desarrollo, pero sería necesario separar zonas como áreas de protección para cuidar a los osos de anteojos y otros mamíferos y aves que tienen su hábitat en esta área y así proteger a un mayor número de especies”, refirió el coautor. “Una alternativa que desarrollé en un artículo anterior sugería ampliar el área protegida en el Parque Nacional Bahuaja Sonene, entre Puno y Madre de Dios”, recomendó.

El descubrimiento incrementa el listado de especies de mamíferos de Perú a 551. El Departamento de Mastozoología del MHN es un centro de formación de mastozoólogos que han descubierto varias especies de animales entre murciélagos, marsupiales y roedores en el país.

 

Daniel Meza
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete.

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.