Los ateos y los más religiosos son los que menos le temen a la muerte

Osteographia, or The anatomy of the bones, William Cheselden, 1733 / U.S. National Library of Medicine

 

Un metaanálisis llevado a cabo por investigadores británicos, australianos y neozelandeses demostró que las personas ateas y las más religiosas son las que demuestran un menor miedo a la muerte. Los resultados de la investigación fueron publicados en la revista Religion, Brain & Behavior.

Las ideas sobre la relación cercana entre la religión y el miedo, en este caso, el miedo a la muerte, ha sido expresada por diversos pensadores, incluidos los filósofos antiguos (por ejemplo, Lucrecio Caro). Este tema también ha sido estudiado en la teoría contemporánea de la gestión del miedo (terror management theory), según la cual en cada persona existe un conflicto psicológico básico que surge del deseo de vivir y la conciencia de la inevitabilidad de la muerte. Este conflicto genera el miedo existencial, por lo cual, para poder sobrellevarlo, se crearon la cultura y la religión. 

Para comprender si la religión realmente ayuda a aliviar el miedo a la muerte, un equipo de investigadores de la Universidad de Oxford y de otras instituciones llevaron a cabo un repaso sistemático y realizaron un metaanálisis de estudios cualitativos previos sobre ese tema en distintas partes del mundo. En total, fueron utilizados 100 investigaciones originales y seis metaanálisis de investigaciones hechas entre 1961 y 2014 que tuvieron una participación de cerca de 26 mil personas. En el análisis se estudiaron diferentes parámetros de creencias religiosas, tales como la creencia en dios y en la vida después de la muerte, la devoción por los rituales religiosos y la visita a los templos, así como el saber si la naturaleza de la fe es real o producto de una convención social, entre otros puntos. 

El análisis reveló una débil pero clara tendencia: los que demostraron menos miedo a la muerte fueron los ateos confesos y los más religiosos. Adicionalmente, los verdaderos creyentes temen menos a la muerte que los creyentes que se adscriben a una religión por motivos pragmáticos. 

Los investigadores señalan que los resultados arrojados por el metaanálisis de estudios previos fueron en extremo heterogéneos. Incluso, algunos de ellos ni siquiera revelaron una correlación significativa entre la religión y el miedo a la muerte. De acuerdo a los investigadores, esto puede demostrar que esta correlación no está instalada y que varía dependiendo del contexto. 

Pero sobre todo, buena parte de la investigación fue realizada en los Estados Unidos, ocupándose de las religiones abrahámicas (solo muy poco estudios fueron hechos en Medio Oriente y el Este de Asia), por lo que no permite obtener resultados universales y se requiere de estudios adicionales. 

“[La regularidad encontrada] complejiza significativamente el viejo paradigma que dice que la religiosidad disminuye el miedo a la muerte. Puede ser que el ateismo también se reconcilie con la muerte, o que la gente que no le teme a la muerte simplemente no tiene motivos para ser religiosa”, dijo el jefe del proyecto, Jonathan Jong. 

En estudios previos sobre temas similares, se descubrió que la creencia de que los doctores sienten desdén por la muerte no es real. Así mismo, una investigación descubrió que la religiosidad incrementa el estatus social de una persona y también hace a los niños menos altruistas. 

 

Oleg Lichuk
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.