El lugar más frío del cosmos es la tumba de dos estrellas

El lugar más frío del universo es la tumba de dos estrellas, luego de que una colapsara arrastrando a la otra hacia su fin. Así lo demuestra una investigación de astrónomos sobre la base de observaciones conseguidas con el ALMA, la red de telescopios instalada en el desierto en el desierto de Atacama, en Chile. El documento se publica en The Astrophysical Journey.

Si uno observa mediante un telescopio el cosmos, casi cualquier parte estará a 2.7° Kelvin. Pero el lugar detectado, conocido como la nebulosa de Boomerang, es incluso más frío: a 5.000 años luz de distancia, en la constelación Centaurus, su temperatura es 0,1° kelvin, justo por encima del cero absoluto (0° kelvin).

La muerte conjunta de dos estrellas en la región explicaría la variación. La desaparición de al menos una de dimensiones menores produce una expansión y esferas de gas ionizado, llamadas nebulosas planetarias. Pero cuando los astrónomos observaron Boomerang en 1995, vieron que absorbía la luz del fondo cósmico de microondas (CMB) —destellos del Big Bang que mantienen el universo 2.7 grados por encima del cero absoluto—, indicando que esta nebulosa debía ser aún más fría.

Así que Wouter Vlemmings en la Universidad Chalmers de Tecnología en Suecia y Raghvendra Sahai, en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, tomaron el ALMA para mapear Boomerang. En ella, una esfera gigante de gas viene despidiendo material —por lo menos 3,3 veces más la masa del sol— a 170 kilómetros por segundo. Demasiado para una sola estrella muriendo. No quizás demasiado para dos.

La alta resolución de ALMA permitió al equipo investigar el frígido corazón del sistema también. Resulta que dentro de la cáscara de gas dos pequeñas burbujas se están expandiendo hacia fuera desde la estrella central.

El equipo sugiere que la estrella única era en realidad dos, una mucho más grande que la otra. Cuando la estrella masiva murió y comenzó a hincharse, se tragó la más pequeña. La segunda continuó orbitando el núcleo de la primera dentro de la cáscara del gas. Eventualmente, entró en espiral en su núcleo hace aproximadamente 1.000 años en una fusión violenta.

En última instancia, la nebulosa de Boomerang se calentará también. Es sólo que los astrónomos lo están observando cuando todavía está bastante frío.

"Podría ser un evento bastante común, pero debido a la corta escala de tiempo y el número de fuentes, podría ser que en la vecindad inmediata del sol sólo esperamos ver uno o dos de estos", dice Vlemmings. "Probablemente tuvimos la suerte de encontrar esta fuente en el momento adecuado".

Hans Huerto

Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.