Confirmado: misteriosas señales de radio provienen de otra galaxia

Una investigación confirmó que las extrañas ráfagas rápidas de radio (FRB, por sus suglas en inglés), que los astrónomos persiguen desde hace una década, sí provienen del espacio exterior, informó la Universidad de Tecnología de Swinburne. El paper con estas conclusiones fue aceptado para su publicación en la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society y está disponible en la web de artículos preimpresos arXiv.

Los FRB son pulsos intensos de luz de radio de una duración de milisegundos que vienen de grandes distancias; son alrededor de mil millones de veces más luminosas que cualquier elemento que se haya visto en nuestra propia galaxia.  Sus aparentemente bajos niveles de ocurrencia (menos de dos docenas han sido detectados) han desatado todo tipo de teorías, científicas y no –se ha dicho que entidades alienígenas serían quienes están detrás de estos fenómenos inexplicables.

Los investigadores usaron entonces el radiotelescopio Molonglo, a 40 km de Canberra (Australia), capaz de producir más de 1.000 terabytes de información telescópica al día.

Con él, detectaron durante su observación tres ráfagas, dos de las cuales fueron descubiertas relativamente cerca del plano galáctico.

La información colectada coincidía perfectamente con información sobre las señales de radio dada a inicios de este año, cuando un grupo de investigadores dijo haber descubierto el origen de un FRB en una galaxia enana a 3 mil millones de años luz de la tierra — reafirmando que las referidas señales no podían venir de la Tierra de ninguna forma.  

Sin embargo, el punto exacto de origen de estos eventos aún no se ha determinado, indicó el estudio. Solo una FRB ha sido relacionada con una galaxia específica, señaló Manisha Caleb, quien llevó a cabo la investigación.

La información, además, sugiere que las FRB vienen de la dirección de las constelaciones Puppis e Hydra (en la imagen, las FRB son representadas como luces rojas).

Estas ráfagas fueron descubiertas en 2007 y desde entonces se han convertido en uno de los mayores misterios de los astrónomos, que buscan saber qué o quién en el Universo está transmitiendo breves ráfagas de energía de radio a través del cosmos.

Una de las teorías más llamativas sobre las FRB, planteada por un equipo de Harvard, llegó a sugerir —con ánimos de romper prejuicios— que estas podrían ser transmisiones de civilizaciones extraterrestres. Otra explicación consistía en que estas ráfagas no provenían realmente del espacio exterior, sino que eran una forma de interferencia local que engañaba a los astrónomos para hacerles buscar nuevas teorías de una imposible energía de radio.

 

María Cervantes
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de 
Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.

Leer también

A inicios de mes, el 3 de noviembre, la República Popular China lanzó el primer cohete de carga pesada de su historia, el Larga Marcha-5, hito considerado el más grande de todos los avances espaciales del gigante asiático. Dicho lanzador empata la capacidad del imponente Delta-4 Heavy estadounidense, que puede enviar hasta 25 toneladas a la órbita baja de la Tierra. La misión pone al país presidido por Xi Jinping en una posición inmejorable en la carrera espacial y es una muestra más de cómo China es “con pleno derecho, la nueva gran potencia de la exploración espacial”, según el astrofísico Antonio Eff-Darwich. El académico y catedrático de la Universidad de la Laguna brindó una entrevista a N + 1 analizando alcances y potencialidades de aquel país en el referido campo.

China es, “con pleno derecho, la nueva gran potencia espacial” [ENTREVISTA]