Los robots son los nuevos útiles escolares en centro educativo suizo

Ayberk Özgür / YouTube

 

Investigadores de la Escuela Politécnica Federal de Lausana, en Suiza, han propuesto usar los robots modulares Cellulo como parte de su inventario educativo. La información del proyecto está disponible en la página del laboratorio CHILI. 

Desde que los componentes electrónicos abarataron sus costos, los investigadores han empezado a buscar nuevas esferas de aplicación para robots, siendo el sector educación una de las más prometedoras. Así, los robots han sido utilizado para enseñar herramientas básicas de programación a los niños. En el caso del proyecto del presente artículo, el robot Cellulo es utilizado como material pedagógico interactivo. 

El proyecto Cellulo se dedica al desarrollo robots simples y de bajo coste. Este consiste en varias pequeñas unidades robóticas con ruedas y luces LED que se agrupan como en un enjambre y son capaces de interactuar entre si, por lo que resultan útiles para para ilustrar distintas ideas teóricas. Una característica llamativa de su programación es que estos robots son capaces de ofrecer “resistencia” cuando uno quiere separar una unidad del resto del grupo, ya que esta responde bloqueando sus ruedas y regresando a su posición en el enjambre lo antes posible. 

Los desarrolladores han propuesto usar Cellulo como una demostración del comportamiento de los átomos y las moléculas individuales en la materia: el movimiento de uno de estos “átomos” robóticos activa el desplazamiento de sus vecinos. Del mismo modo, la luz LED sirve para ilustrar cuando un átomo se “recalienta”. Los autores del proyecto señalan que con la aplicación de los Cellulo voladores (todavía en fase de desarrollo), el profesor tendrá herramientas metodológicas adicionales para ilustrar el comportamiento de los gases.

Otra aplicación educativa de Cellulo se presenta en las clases de astronomía. Aquí, los robots pueden avanzar en “órbitas”, imitando el comportamiento de los cuerpos celestes. Un estudiante podrá alterar una órbita o extraer un cuerpo de un sistema y observar cómo esta acción afecta a los demás “planetas”. 

A pesar de que sus aplicaciones en el aula parecieran multiplicarse, aún no se han reportado los planes para un uso comercial de Cellulo y tampoco se sabe si el proyecto pasará a ser de código abierto. 

El año pasado, la Universidad de Harvard presentó la plataforma Root, otro proyecto de aplicación robótica en educación. En ella, los robots se desplazan por una pizarra blanca de acrílico, cuya ruta ha sido previamente delimitada con un simple marcador.

 

Nicolás Vorontzov
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete.

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.

Leer también

El estudiante de doctorado del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) y de la Universidad de La Laguna (ULL) Alejandro Suárez Mascareño (ASM), y sus directores de tesis, los investigadores del IAC Rafael Rebolo y Jonay Isaí González Hernández (JIGH), han descubierto un planeta del tipo supertierra, GJ 536 b, con alrededor de 5,4 masas terrestres, orbitando una estrella cercana muy brillante. El estudio ha sido aceptado en noviembre por la revista especializada Astronomy & Astrophysics e involucra investigadores de varios países. N+1 habló con ellos para conocer la importancia de su hallazgo en la búsqueda de vida extrasolar. 

¿Es posible habitar una Supertierra 6 veces más grande que nuestro planeta? [ENTREVISTA]

Tanto como en los humanos, —que sudamos para refrescar el calor ocasionado por la intensa actividad muscular— los robots —especialmente los más dinámicos— sufren por el sobrecalentamiento de sus motores. Este sobrecalentamiento, a su vez, se vuelve una gran limitación para su performance. A menudo, para resolver estos problemas, los técnicos utilizan sistemas mecánicos como ventiladores, disipadores térmicos o radiadores —lo que implica mayor espacio y peso.

Robot japonés ‘suda’ para refrigerar sus sistemas