Para los antiguos humanos, el canibalismo no era solo cuestión de hambre

America tertia pars, Theodor de Bry, 1592
Biblioteca Mário de Andrade / Public Domain

 

El investigador británico James Cole calculó los valores energéticos del cuerpo de un hombre contemporáneo y del cuerpo de un homínido extinto para comparar esta información con las condiciones de vida del paleolítico. Así, concluyó que el canibalismo recurrente en los hombres antiguos no hallaba explicación desde el punto de vista de su valor alimenticio, por lo que es posible especular que las razones para comer carne humana fueron distintas. La investigación fue publicada en la revista Scientific Reports.

Las evidencias arqueológicas del canibalismo entre los homínidos antiguos son muy raras, aunque abarcan grandes áreas geográficas. No se han tenido las razones precisas para explicar esta práctica, pero se asume que el hambre, la agresión entre grupos y los rituales post-mortem fueron algunas de las motivaciones.  

Cole, quien realizó su investigación en la Universidad de Brighton, decidió medir el valor calórico del cuerpo humano para postular una hipótesis novedosa. En promedio, un hombre de 66 kg tiene 144 mil calorías. Si se solo se toma en cuenta la parte del cuerpo que ha sido usualmente consumida por caníbales, esta cifra llega a las 126 mil calorías. 

Desglose calórico de los órganos y tejidos del cuerpo humano. 
James Cole / Scientific Reports, 2017

 

Seguidamente, Cole comparó esta información con la dieta disponible en los sitios arqueológicos de 900 a 14 mil años de antigüedad donde se hallaron restos de canibalismo. Así, un kilogramo de mamut o bisonte contenía cerca de 2000 calorías, y la carne humana, 1300. Por lo tanto, un cuerpo humano podía alcanzar para alimentar a 25 personas durante medio día, mientras que el mamut promedio alcanzaba para 60 días y el bisonte para 10 días. 

De acuerdo a esta información, Cole concluye que el canibalismo como fuente de alimentación tenía muy poco sentido como medio de supervivencia. Por el contrario, durante la Edad de Piedra, sus razones podían deberse a motivos sociales y culturales, asegura el investigador. 

Los expertos en el campo de la paleoantropología encuentran interesantes los descubrimientos de Cole; sin embargo, consideran que sus resultados se deben interpretar con cuidado y no son concluyentes, ya que la muestra del estudio no ha sido muy grande.

Previamente, en un estudio recientes sobre la dieta de los Neandertales, se descubrió que ellos podían adaptarse a una dieta vegetariana y también que tenían cierto conocimiento sobre plantas medicinales. Otro estudio comprobó que también eran caníbales. 

 

Oleg Lishchuk
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete.

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.