Uno de cien padres en el mundo es engañado y cría al hijo de otro hombre

El Imperio Contraataca.

20th Century Fox

 

Uno de cada cien padres es víctima de un engaño por parte de sus parejas y acaba criando al hijo de otro hombre, concluyó recientemente una investigación genética a gran escala. La cifra parece altísima, pero tranquilo: los investigadores esperaban que la cifra sea muchas veces mayor. Las conclusiones de este estudio fueron publicados en la revista Trends in Ecology & Evolution.

De hecho, el estudio sugiere que la porción de “paternidad errónea” se ha mantenido bajo por cientos de años (entre 1% y 2%).

Para el autor del estudio Maarten Larmuseau, un investigador de KU Leuven University (Universidad Católica de Lovaina La Vieja, en español), en Bélgica, la expectativa se debe a previos estudios de alta incidencia de infidelidad femenina antes de los 30 (se estimó entre 5 y 27%) y a la imagen que dejan programas televisivos del género talk show

Asimismo, los hallazgos desafían la creencia evolucionaria de que las mujeres buscan buenos genes para sus hijos teniendo sexo fuera de una relación monógama. Antes, se estimaba que había entre 10 y 20% de niños criados por hombres que no eran sus verdaderos padres biológicos. Algunos científicos habían teorizado que, desde una perspectiva evolucionaria, el engaño tenía ventajas tanto para hombres como para mujeres. Para ellos, significaba más oportunidades de tener más hijos (y así expandir su acervo genético). Para ellas, engañar les permitiría tener hijos con un hombre con “mejor genética” que su compañero más duradero, o con quien le pudiese asegurar descendencia en caso su pareja sea infértil.

En el 2013, un estudio de Larmuseau y su equipo halló que el índice de paternidad errónea en Flanders, Bélgica, fue alrededor de 1% en cada generación en 500 años. Más recientemente, el científico probó que la proporción se mantenía en Sudáfrica, Italia, España y Mali, con índices de paternidad errónea de entre 1 y 1.7% en aquellas áreas.

Una forma en que estos estudios estimaron el índice de paternidad errónea fue comparar los cromosomas Y de hombres que presuntamente compartían el patrón –comprobando así si estaban o no emparentados o no. 

Los hallazgos, además, sugieren que las supuestas ventajas de “hacer trampa” para las mujeres son opacadas por los costos. Si un hombre, por ejemplo, se entera de que no es padre, este podría dejar de involucrarse en la vida del niño, dijeron los investigadores. Futuras investigaciones permitirán conocer más detalles en índices de paternidad errónea entre personas de varios orígenes étnicos y socioeconómicos.

Antes, un equipo de investigadores australianos demostró que las personas escogemos a nuestras parejas por ciertos rasgos genéticos que compartimos con ellas. El estudio fue publicado por Nature Human Behaviour.

 

Daniel Meza
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.

Leer también

A inicios de mes, el 3 de noviembre, la República Popular China lanzó el primer cohete de carga pesada de su historia, el Larga Marcha-5, hito considerado el más grande de todos los avances espaciales del gigante asiático. Dicho lanzador empata la capacidad del imponente Delta-4 Heavy estadounidense, que puede enviar hasta 25 toneladas a la órbita baja de la Tierra. La misión pone al país presidido por Xi Jinping en una posición inmejorable en la carrera espacial y es una muestra más de cómo China es “con pleno derecho, la nueva gran potencia de la exploración espacial”, según el astrofísico Antonio Eff-Darwich. El académico y catedrático de la Universidad de la Laguna brindó una entrevista a N + 1 analizando alcances y potencialidades de aquel país en el referido campo.

China es, “con pleno derecho, la nueva gran potencia espacial” [ENTREVISTA]

El pasado 8 de septiembre la NASA lanzó desde Cabo Cañaveral la sonda OSIRIS-REx, con el objetivo de estudiar in situ al asteroide Bennu. Se trata de una misión crucial que traerá por primera vez muestras no contaminadas de un asteroide de tipo primitivo que podremos estudiar en detalle, con los mejores instrumentos de laboratorio que existen. Allí estuvo el Dr. Javier Licandro, Investigador Titular del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) y colaborador en la referida misión de la agencia espacial estadounidense.

¿Estamos preparados ante el impacto de un mortal meteorito?