Este robot "granjero" parece un oso perezoso pero se mueve como Tarzán

Georgia Tech

Un equipo de ingenieros del Instituto Tecnológico de Georgia, en los Estados Unidos, ha desarrollado un robot que puede desplazarse colgado de una cuerda con el objetivo de ser usado en los campos de cultivo. La página web de instituto publicó un informe sobre este proyecto. 

Una observación permanente del campo es indispensable para detectar a tiempo cualquier tipo de problemas. En áreas de gran extensión, resulta poco práctico realizar esta observación de modo presencial. Una de las soluciones está en el diseño de robots específicos para las tareas de agricultura. Sin embargo, hasta la fecha, los drones utilizados para este fin no resultan muy efectivos para cubrir pequeñas áreas y tienen el inconveniente de no poder operar de manera contínua, ya que es indispensable que regresen con regularidad a la base para una recarga de batería. 

Los ingenieros del nuevo proyecto de robot granjero propusieron una solución alternativa: instalar una serie de cables sobre el terreno de cultivo y desplegar un robot sobre ellos. El dispositivo tiene un par de brazos con los cuales se sostiene y avanza en el aire. Los desarrolladores lo describen de la siguiente manera: “Diseñamos un oso perezoso, pero lo convertimos en Tarzán”. 

De acuerdo a los científicos, el esquema del movimiento del robot es análogo al desplazamiento de un oso perezoso, el cual es altamente eficiente en el ahorro de energía, y por lo que se espera que el robot pueda ser operado por batería solar en el futuro. Al usar este tipo de energía ilimitada, el robot estará listo para subirse a la cuerda por algunos meses, desde donde observará los cultivos para enviar fotos a los agricultores, además de cumplir con otras funciones. 

Entre otros diseños de robots que supervisan labores agrícolas están los “robot-jardineros” Tertill, del creador de la aspiradora Roomba, Joe Jones, presentados el año pasado; y el Farmbot, basado en tecnología Arduino, que se puede armar en casa. Entre los drones para el trabajo de campo, DJI Agras MG-1 está diseñado para rociar los cultivos. 

Nicolás Vorontzov
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.

Leer también

Blog/Memorias del futuro

Juan Manuel Robles

Escritor y periodista

¿Recuerdan la canción “We are de champions”, de Queen? Por supuesto que la recuerdan. ¿Recuerdan cómo termina? Es posible que estén pensado “of the world”. Si esa es su respuesta, no necesito preguntarlo: apostaría a que están absolutamente seguros de ello. Sin embargo, cuando oímos la grabación original de Queen nos encontraremos con una sorpresa.

Efecto Mandela: teorías paranormales en los tiempos de Donald Trump

A inicios de mes, el 3 de noviembre, la República Popular China lanzó el primer cohete de carga pesada de su historia, el Larga Marcha-5, hito considerado el más grande de todos los avances espaciales del gigante asiático. Dicho lanzador empata la capacidad del imponente Delta-4 Heavy estadounidense, que puede enviar hasta 25 toneladas a la órbita baja de la Tierra. La misión pone al país presidido por Xi Jinping en una posición inmejorable en la carrera espacial y es una muestra más de cómo China es “con pleno derecho, la nueva gran potencia de la exploración espacial”, según el astrofísico Antonio Eff-Darwich. El académico y catedrático de la Universidad de la Laguna brindó una entrevista a N + 1 analizando alcances y potencialidades de aquel país en el referido campo.

China es, “con pleno derecho, la nueva gran potencia espacial” [ENTREVISTA]