MasterCard lanza tarjeta con escáner para huellas digitales

La corporación MasterCard, dueña del sistema internacional de pago del mismo nombre, ha presentado una nueva versión de su tarjeta de crédito que viene equipada con un lector de huellas digitales. Esta información fue revelada por una nota de prensa de la compañía. 

Las tarjetas de crédito y débito contemporáneas utilizan estándares EMV y necesitan de una contraseña al momento de realizar el pago a través del terminal. Este proceso de seguridad no resulta del todo confiable, ya que el usuario está obligado a cubrir su mano como medida de prevención al momento de ingresar la clave. 

Así, los escáner biométricos fueron creados como un método alternativo para confirmar la identidad del dueño de la tarjeta. Sin embargo, hasta hace poco, esta tecnología resultaba muy voluminosa para ser incorporada dentro de la tarjeta y requerían de llevar un aparato adicional para escanear las huellas digitales. 

La nueva tecnología de MasterCard tiene incorporado el escáner en la misma tarjeta. Una vez registrada la huella digital en la base de datos de la compañía, está información es registrada en el chip de la tarjeta. Para realizar un pago, el usuario coloca su dedo en el escáner incorporado, si la huella corresponde con la información registrada, la transacción se realiza sin necesidad de ingresar una contraseña.  

El uso de este tipo de tarjetas biométricas reduce la posibilidad de ataque por robo de contraseña. Asimismo, esta tecnología no necesita modificar la infraestructura de los terminales de pago EMV actuales. 

MasterCard ya inició el proyecto piloto de estas tarjetas en Sudáfrica, donde será utilizada por unos meses. El próximo año, la compañía iniciará la producción masiva de estas tarjetas, y también desarrollará la versión inalámbrica de tarjetas biométricas, posiblemente, con la incorporación de sensores para las tarjetas MasterCard Contactless (previamente conocidas como MasterCard PayPass).

Cabe señalar que, en teoría, esta tarjeta no es del todo infalible, ya que puede ser usada por un tercero en caso de robo porque es posible reconstruir la huella digital a partir de las huellas dejadas por el usuario en la propia tarjeta. Asimismo, es posible engañar escáners biométricos mostrando patrones de huellas digitales impresos en papel, tal como lo demostró este proyecto de la Universidad de Michigan. 

Nicolás Vorontzov
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.