Como los humanos, las palomas transfieren el conocimiento de generación en generación

odwalker / Flickr

Un estudio ha descubierto que la paloma mensajera (Columba livia domestica), conocida por su capacidad de regresar a “casa” sin perderse en el camino, puede compartir el conocimiento para “acortar” la ruta y transmitirlo a la siguiente generación. De este modo, sus descendientes no solo comparten esta información, sino que la amplían. Este es el primer caso que se conoce de una inteligencia de este tipo (conocido como “inteligencia colectiva”) en el mundo animal, a parte del ser humano y de algunos primates. El artículo del descubrimiento fue publicado en la revista Nature Communications

El aprendizaje colectivo combinado con los hallazgos individuales y la transmisión de conocimiento de generación en generación se denomina evolución cultural acumulativa. Este tipo de conocimiento permitió crear la civilización moderna y hasta ahora se creía que solo estaba presente en algunos primates. 

En la nueva investigación, el equipo de la Universidad de Oxford decidió comprobar si la inteligencia colectiva puede conllevar a una continuidad cultural en otras especies. Para ello, los investigadores estudiaron el comportamiento de las palomas mensajeras quienes son conocidas por su capacidad de determinar la ruta de regreso a “casa”, tanto solas como en bandada. 

Primero, los científicos soltaron a las palomas desde un mismo lugar para encontrar el camino de retorno. Cuando la paloma volaba por una ruta estable, se le acopló a un “estudiante” que no había partido desde el mismo punto inicial. Seguidamente, los investigadores simularon el cambio generacional volviendo a realizar el esquema de vuelo de una paloma experimentada con una novata. De este modo transcurrieron cinco “generaciones” y con cada nueva generación, la ruta se modificaba bajo la influencia del “estudiante”. 

La ruta de las palomas de la última “generación” se comparó con las rutas del grupo de control que realizaron los mismos vuelos. Se descubrió que las palomas del grupo del experimento llegaron a su destino por una trayectoria más corta comparado al grupo de control. Los autores de la investigación creen que la habilidad de escoger una ruta mejora con el cambio generacional y la acumulación de experiencia colectiva: la introducción de los “discípulos” hacen un vuelo más óptimo. 

De este modo, los científicos demostraron que la acumulación cultural no es exclusiva de los seres humanos, ya que otras especies también son capaces de acumular conocimiento. Sin embargo, cabe señalar que en el caso de las palomas este conocimiento no tiene relación con la conducta, como es el caso de las personas, sino que tan solo mejora la eficiencia de las habilidades de orientación.  

La inteligencia colectiva es útil para la supervivencia del grupo, pero no contribuye con el desarrollo de la inteligencia del individuo. Por ejemplo, el pájaro carpintero que vive en grupos tiene el tamaño del cerebro más reducido que sus pares independientes. 

Ana Manshina
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Novedades

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.