¿Cómo viven los pueblos que no conocen los números?

Tribu amazónica Umukomasã. Eduardo Fonseca Arraes

¿Cuántos números decimos a lo largo del día? Quizá no te hayas dado cuenta de la cantidad, pero nuestras vidas están marcadas por ellos: qué hora es, cuándo es la fecha de entrega del informe, la edad de tu hijo, ¿cuánto mide el sofá nuevo, entrará en el ascensor?, el susto que nos da la balanza... Todo a nuestro alrededor son cifras. La comunicación se vería reducida a constantes imprecisiones y conjeturas si no pudiéramos contar con este sistema. ¿O quizá no?

He aquí un dato importante: hasta hace aproximadamente 200.000 años no teníamos medios de representar con precisión cantidades, y es más: en los aproximadamente 7.000 idiomas que existen en el mundo, su utilización varía dramáticamente. Tanto es así, que hay culturas como las constituídas por cazadores-recolectores de la Amazonia, que no tienen palabras para nombrar  medidas exactas. Su manera de comunicar cantidades es a través de términos parecidos a unos pocos o algunos.

En el libro Los números y la creación de nosotros (Harvard University Press), escrito por el profesor de antropología de la Universidad de Miami (EE UU) Caleb Everett, se habla de la importancia de los números en la evolución de la sociedad. “Sin números, los adultos humanos sanos luchan para diferenciar y recordar exactamente cantidades tan bajas como cuatro”, cuenta el autor en este artículo de The Conversation.  Lo ilustra con un ejemplo: un experimento en el que un investigador introduce unas nueces en una lata, una por una y, después, las saca también una detrás de otra. Al observador, perteneciente a una tribu amazónica anumérica, se le pide que indique cuándo cree que el científico ha sacado todas las nueces de la lata. Los resultados sugieren que las personas que no conocen los números tienen serias dificultades para retener cantidades, incluso si solo hay cuatro o cinco en total. Como es de esperar, el autor asegura que esta limitación no tiene nada que ver con un problema cognitivo.

Sin embargo, muchas de estas personas lidian diariamente con tareas que requieren una discriminación precisa entre las cantidades. Sin contar, ¿cómo puede alguien decir si hay, digamos, siete u ocho cocos en un árbol? El científico considera que se puede llegar muy lejos sin conocer palabras para los números. "Por ejemplo, a la hora de dividir la comida, sencillamente se sientan alrededor, una persona corta el animal en pedazos y lo reparte a cada comensal siguiendo un círculo hasta que termina. Es un tipo de división sin números", explica.

Además, son sociedades en las que el préstamo económico es una figura inexistente. Su manera de organizarse se basa en compartir constantemente sin fijarse en la retribución. Para ellos, simplemente, no existe nuestra continua necesidad de contar con precisión.

Aunque claro, la comunicación se convierte en un problema al interactuar con alguien con un pensamiento basado en un sistema numérico, incluso conociendo el idioma. Un ejemplo: "Si alguien llegaba con tres pescados, dos muy pequeños y uno grande, la gente se refería al pez grande con la palabra que yo pensaba significaba dos, y para los dos peces pequeños decían la que pensaba era uno", cuenta Everett a la  BBC.

Pero en cuanto a lenguas, hay muchas otras curiosidades y complicaciones a la hora de hacernos entender con personas de otras culturas. En su libro La poesía de los números (Blackie Books) el matemático británico Daniel Tammet explica que si preguntas a un islandés qué va después del tres, seguramente no sabrá qué responder. El motivo es que este pueblo no entiende el número como algo abstracto, por lo que para ellos no es lo mismo tres vacas que tres mesas. En un manual de conversación, el número 4 aparece como fjórir. Pero cuatro ovejas son fjórar . Para ellos, el número abstracto situado al lado de la palabra que designa una cosa, como aparece en los manuales, no tendría mucho sentido.

Pero estas diferentes maneras de entender las cantidades no nos predispone ante otros conocimientos matemáticos. Según un estudio publicado en PNAS, la capacidad para entender la geometría es innata. Llegaron a esta conclusión a través de pruebas realizadas en una tribu del Amazonas, los mundurucu, que sin haber aprendido nunca esta disciplina, conciben las líneas, los puntos y los ángulos, con resultados comparables a las de escolares franceses y estadounidenses.
 

 

Beatriz de Vera
Si te gustó esta noticia, entérate de más a través de nuestros canales de Facebook y Twitter.

Suscríbete

Déjanos tu mail para recibir nuestro boletín de noticias

La confirmación ha sido enviada a tu correo.

Leer también

A inicios de mes, el 3 de noviembre, la República Popular China lanzó el primer cohete de carga pesada de su historia, el Larga Marcha-5, hito considerado el más grande de todos los avances espaciales del gigante asiático. Dicho lanzador empata la capacidad del imponente Delta-4 Heavy estadounidense, que puede enviar hasta 25 toneladas a la órbita baja de la Tierra. La misión pone al país presidido por Xi Jinping en una posición inmejorable en la carrera espacial y es una muestra más de cómo China es “con pleno derecho, la nueva gran potencia de la exploración espacial”, según el astrofísico Antonio Eff-Darwich. El académico y catedrático de la Universidad de la Laguna brindó una entrevista a N + 1 analizando alcances y potencialidades de aquel país en el referido campo.

China es, “con pleno derecho, la nueva gran potencia espacial” [ENTREVISTA]

Desde que Pokémon Go salió al mercado a inicios de julio de 2016, la pregunta que todos los analistas y consumidores se han hecho es, ¿hasta cuándo durará el interés por el juego? En la industria de juegos móviles, esta pregunta se puede contestar utilizando las herramientas de análisis para medir la adquisición, retención y monetización del juego a lo largo del tiempo. Los números indican que, si bien se ha alejado notablemente de los picos de su mejor momento, Pokémon Go aún sigue vigente como uno de los juegos más importantes del momento.

¿Se acabó el auge de Pokémon Go?